Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 13 s 3 s 2007 INTERNACIONAL 33 Sarkozy y Bayrou se disputan el apoyo público de Chirac El jefe del Gobierno francés, Dominique de Villepin, ya ha tomado partido por el ministro del Interior JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. A la espera que Jacques Chirac haga pública, más adelante, su preferencia personal sobre su posible sucesor a la presidencia de la República, Nicolas Sarkozy, conservador, y François Bayrou, centrista, se disputan veladamente la despedida presidencial. Dominique de Villepin, primer ministro y su guardia pretoriana han tomado partido a favor del ministro del Interior. Bayrou dice reconocerse en los valores y principios del adiós de Chirac a la presidencia de la República. Sarkozy no se considera heredero de nadie, y sus consejeros oscilan entre la esperanza de un espaldarazo presidencial y la crítica brutal contra la herencia del presidente saliente. Viejo y encarnizado rival, enemigo político a primera sangre verbal, Villepin anunció ayer que está dispuesto a defender junto a Sarkozy los ideales de nuestra familia política Primer ministro y ministro del Interior discuten las modalidades del puesto que Villepin pudiera tomar en la recta final de la campaña. Se espera que Sarkozy dimita dentro de unos días como ministro del Interior, para lanzar una nueva ofensiva electoral. Esa dimisión consagrará definitivamente su hegemonía política personal entre todas las familias del centro derecha y la derecha moderada. Ya era presidente de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) Ya contaba con el apoyo expreso de Jean Pierre Raffarin y otras personalidades del centro liberal. Alain Juppé, ex primer ministro, fue el primero de los hombres de Chirac que se enroló en la caravana Sarkozy. Simone Veil, gran dama del centrismo francés, se sumó gustosa al cuartel general de campaña del candidato conservador. Villepin se suma a las huestes de su hermano- enemigo aportando consigo el último reducto de la guardia pretoriana de Chirac. Se trata de apoyos de enorme calado, que no prejuzgan el resultado final. La herencia política de Chirac no tiene muchos valedores. Son muy mayoritarias las críticas contra ese legado. El mismo Sarkozy comenzó su campaña, hace un año, prometiendo la ruptura contra la demagogia de izquierda (Mitterrand) y derechas (Chirac) En la recta final de la campaña, Sarkozy debe recentrar sus proyectos. Y el ascenso de François Bayrou aconseja prudencia. Chirac continúa matizando su salida definitiva del Elíseo. Y solo dará su opinión definitiva mucho más adelante, quizá en vísperas de la primera vuelta (22 de abril) si no prefiere re- Ruptura con la demagogia Sarkozy, ayer, en una reunión con trabajadores de Airbus servarse para días antes del voto final (6 de mayo) Los franceses continúan reflexionando sus intenciones de voto. Mientras Ségolène Royal continúa estancada o retrocediendo, caída su credibilidad, Nicolas Sarkozy continúa recibiendo apoyos conservadores y roturando en las tierras del electorado popular- conserva- EPA dor. Chirac podrá influir, quizá; pero su pública consigna de voto quizá no sea finalmente decisiva ni siquiera entre los electores legitimistas. ABC. es Más información de la campaña electoral francesa en abc. es internacional