Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL Desafío islamista en el Magreb MARTES 13 s 3 s 2007 ABC LA AMENAZA SIGUE SIENDO REAL La UE busca un Luego será exigencia nuevo coordinador Ahora toca Afganistán. musulmanesla el régimendel doble sistema legal, la Sharía o Ley Coránica para los y ordinario para los restantes antiterrorista Tal como había anunciado, Gijs De Vries dejó el miércoles discretamente su oficina ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. El principal diario de Marruecos, el oficialista Le Matin publicaba ayer, el mismo día de la inmolación de un terrorista suicida en Casablanca, un artículo firmado por Gijs de Vries, citado como coordinador europeo de la lucha contra el terrorismo. El diario ha editado el artículo con cierto retraso, puesto que de Vries se encuentra de vuelta en su domicilio de La Haya y desde el miércoles pasado su puesto está vacante. No hay en estos momentos ninguna pista de quién puede ser su sustituto, ni siquiera de si el puesto va a seguir existiendo a falta de competencias. De Vries se fue en silencio, como había anunciado, sin ninguna despedida ruidosa, en cuanto ha terminado su mandato, después de haber renunciado expresamente a prolongarlo, en lo que fue interpretado como un pago político por el escándalo de los vuelos de la CIA en Europa que investigó el Parlamento Europeo. En el referido artículo, De Vries insistía en que los atentados de Madrid y Londres demuestran que Europa está en el punto de mira de los terroristas y que aunque Europa ha reforzado considerablemente los m edios que dedica a defenderse de la amenaza terrorista, esta última no ha disminuido. El riesgo de nuevos atentados en Europa y en otros lugares es todavía muy elevado y va a seguir siéndolo durante un futuro previsible. Frente a esta amenaza hay que reforzar la cooperación internacional Con este mensaje ha dejado el puesto este funcionario holandés en momentos en los que vuelve a sentirse la efervescencia de los movimientos yihadistas en todo el mundo. En Europa puede haber hasta 14 millones de musulmanes, y según los cálculos de los especialistas franceses sólo un diez por ciento de ellos pueden ser considerados como extremistas. De este último porcentaje, aquellos que estarían dispuestos a cometer atentados no serían tampoco más del diez por ciento. Pero el cálculo nos revela una cifra de 140.000 personas susceptibles de ser involucradas en actos terroristas. Es una población enorme. Especialistas como el Centro Europeo de Inteligencia Estratégica y Seguridad (ESISC) llevan meses advirtiendo de la amenaza permanente sobre el continente, y fuentes del entorno de De Vries en el Consejo Europeo recordaban ayer mismo que el hecho de participar o no en las operaciones militares de Irak o Afganistán no excluye a nadie de la amenaza, que sigue siendo muy elevada Pero la falta de competencias comunes sigue siendo el principal obstáculo. Los servicios de información de cada país no se fian de los de los demás y difícilmente comparten los datos estratégicos. Sólo los ministerios de Interior de los cinco grandes (España, Francia, Alemania, Gran Bretaña e Italia) cooperan a fondo, lo que no siempre es suficiente. Florentino Portero Aquí no se fía l cambio se ha producido gradualmente, pero ya es una realidad. Los que se reían del comando Dixán culpabilizando al Gobierno Aznar de tratar de crear un ambiente de tensión para justificar su política exterior, ahora reconocen, sin explicar las razones de tan monumental cambio de posición, que estamos amenazados. Los que aseguraron que el atentado del 11- M era consecuencia directa de nuestra política exterior ahora admiten que seguimos amenazados y que, en cualquier momento, podemos sufrir uno nuevo de características semejantes. Y es que la vergonzante retirada de Irak no libró a España de estar en el objetivo, como demostraron los intentos fallidos de volar la Audiencia Nacional o de atentar en la zona de la Villa Olímpica en Barcelona. La Guerra de Afganistán puso fin a un modelo de organización de Al Qaida. Campos de adiestramiento junto con centros de mando y control desarrollaban su actividad con la tranquilidad propia de una multinacional. Todo eso quedó atrás. Hoy los islamistas han tenido que reorganizarse para adaptar- E se a un nuevo entorno. Sin embargo, el cambio no ha sido tan brusco como cabía esperar. La posibilidad de perder Afganistán está prevista así como los pasos a dar a continuación. Mustafa Setmariam Nasar, un ciudadano sirio nacionalizado español, pasa por ser el dirigente de Al Qaida que diseñó la nueva estrategia. Desde luego fue quién la popularizó y hoy, desde la cárcel en la que se encuentra, puede sentirse orgulloso. Al Qaida desarrolló una estructura centralizada cuando las circunstancias lo hicieron posible y aconsejable. El atentado del 11 de Septiembre fue un claro ejemplo de una acción planificada y ejecutada siguiendo el modelo centralizado. Sin embargo, los dirigentes islamistas no parece que consideraran que este modelo fuera perfecto. Era el apropiado para una circunstancia determinada. Tampoco la información disponible permite aventurar que Osama bin Laden y sus compañeros consideraran que la guerra que habían declarado sería la guerra de Al Qaida. La organización tenía vocación de avanzadilla, de detonador de un movimiento Es necesario asumir que nos han declarado una guerra no por lo que hacemos sino por lo que somos Según especialistas franceses, en Europa habría 140.000 musulmanes cercanos al extremismo Patio de la Casa de España en Casablanca tras el atentado del 16 de mayo de 2003 LUIS DE VEGA mayor, el que ahora comienza a hacerse visible. Osama buscaba dar confianza a los radicales de todos los confines del Islam demostrando que era posible derrotar a Satán, es decir a usted, y enseñarles la forma de actuar. A partir de ahí el resurgir del auténtico Islam debía hacer el resto. En estos últimos años hemos podido constatar situaciones diferentes que nos permiten prever el futuro inmediato. Jefes locales de Al Qaida han asumido la condición de emir y han comenzado a trabajar con autonomía. Los contactos con el mando central se mantienen, pero son limitados y hacen referencia a líneas generales de actuación. En otros casos, jefes religiosos han desarrollado, o han permitido, en torno a su mezquita una acción de proselitismo, que ha llevado a algunos jóvenes a aceptar el martirio en su tierra o lejos de ella. Por último, nos hallamos ante un fenómeno característico del siglo XXI, la generación espontánea de células islamistas como efecto de la información de los medios de comunicación y de la propaganda radical en Internet. En Canadá un grupo de jóvenes decidió constituirse en unidad terrorista después de pasar horas delante de un ordenador visitando páginas vinculadas a Al Qaida, en las que aprendieron tanto ideología como tácticas de combate o la elaboración de explosivos. No basta con reconocer que estamos en peligro, tarde y sin explicar porqué ahora sí y antes no. Es necesario asumir que nos han declarado una guerra no por lo que hacemos sino por lo que somos y que, en el mejor de los casos, vamos a sufrir sus acciones durante muchos años. No se puede vencer si no se asume la realidad y si no se está dispuesto a luchar en defensa de los propios valores. Cuando se niega lo obvio, cuando al primer zarpazo se huye del campo de batalla, cuando en vez de defender los propios valores se presenta una Alianza de Civilizaciones que no es otra cosa que una cesión humillante a sus exigencias, lo único que se consigue en mostrar debilidad. La debilidad genera el mismo efecto llamada que las regularizaciones de emigrantes. Ya saben que si nos golpean cedemos. Salimos de Irak con la cabeza gacha. Ahora toca Afganistán. Luego será la exigencia del doble sistema legal, la Sharía o Ley Coránica para los musulmanes y el régimen ordinario para los restantes. Ya somos la vanguardia del derrotismo. Veremos qué nos deparan los próximos años.