Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA Los Estatutos catalán y andaluz ante el Constitucional MARTES 13 s 3 s 2007 ABC ¿Realmente son tan iguales? El Estatuto andaluz, a diferencia del catalán remite constantemente a las leyes estatales y a la Constitución s El principio de bilateralidad, uno de los principales motivos de recurso del PP, impregna todo el texto catalán POR MARÍA JESÚS CAÑIZARES FOTO J. M. SERRANO BARCELONA. Sí, es cierto. Existen similitudes entre los estatutos catalán y andaluz. Hay artículos prácticamente clónicos que, en el caso del texto catalán, han sido recurridos ante el Tribunal Constitucional (TC) por el Partido Popular y el Defensor del Pueblo. La Universidad Pompeu Fabra fue la primera en advertir de que al menos 39 párrafos eran idénticos, cifra que un estudio del Gobierno catalán rebaja a 14. Sin embargo, los recurrentes alegan que no se puede abordar la constitucionalidad de esos artículos sin tener en cuenta la filosofía general del Estatuto. Y desde ese punto de vista, hay diferencias importantes: mientras el texto andaluz remite constantemente a las leyes del Estado y a la Constitución, el catalán es mucho más abierto y está impregnado de un principio de bilateralidad que, según el PP, tiene difícil encaje en el modelo territorial actual. Pero lo que realmente aleja a ambos estatutos es la categoría que se otorga a cada comunidad en sus respectivos preámbulos y que, según algunos juristas, tiene más importancia de la que los impulsores de las reformas quieren darle: Cataluña es calificada como nación mientras que Andalucía es una realidad nacional Un breve repaso a determinados artículos que la Universidad Pompeu Fabra considera similares demuestra que existen matices jurídicamente importantes. Los estatutos catalán y andaluz establecen que sus respetivos tribunales superiores de justicia son el órgano jurisdiccional en que culmina la organización judicial en ambas comunidades y la última instancia jurisdiccional de todos los procesos judiciales. Pero una de las principales Pero en el caso andaluz, el funcionamiento de ese órgano se basa en el marco del principio de solidaridad las relaciones de la Comunidad Autónoma de Andalucía con el Estado En los asuntos de interés general, Andalucía participará a través de los procedimientos o en los órganos multilaterales que se constituyan Cataluña también prevé la participación en los organismos multilaterales, pero no queda vinculada a las decisiones en las que no haya manifestado su acuerdo y, además, puede hacer constar sus reservas a los acuerdos adoptados sin su aprobación El Estatuto andaluz dispone que las relaciones con las instituciones de la UE tendrán lugar en el marco general y permanente de relación entre los gobiernos de la Junta de Andalucía y del Estado Ambas comunidades autónomas se dotan de una agencia tributaria propia, aunque la andaluza adoptará la forma que mejor responda a los principios con carácter general de la Constitución y del presente Estatuto Andalucía dispone que el Estado y esta comunidad actualizarán con una periodicidad quinquenal su financiación, teniendo en cuenta la evolución del conjunto de recursos públicos disponibles y de las necesidades de gastos de las diferentes administraciones Esa actualización será aprobada por la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales. Relaciones con la UE: Agencia tributaria: Montilla expresó su apoyo al Estatuto impulsado por el presidente andaluz, Manuel Chaves diferencias se refiere al Consejo de Justicia de Cataluña, que actúa como órgano desconcentrado del Consejo General del Poder Judicial mientras que el de Andalucía especifica que es el órgano de gobierno de la Administración de Justicia en esta comunidad. das al Estado en la Constitución Infraestructuras: Competencias: Ambas comunidades autónomas se dotan de unas tipologías competenciales- -exclusivas, compartidas y ejecutivas- -que el Estatuto andaluz acompaña del respeto a lo dispuesto en la Constitución y en el presente Estatuto algo que el Estatuto catalán no hace. Respecto a las competencias exclusivas, que en ambos casos comprenden la potestad legislativa, reglamentaria y ejecutiva, la Comunidad autónoma de Andalucía añade la frase sin perjuicio de las competencias atribui- Los dos estatutos reconocen el derecho a vivir con dignidad en el proceso de la muerte, pero el texto andaluz lo hace de una forma genérica, remitiéndose a la ley. Dignidad en el proceso de la muerte: Andalucía y Cataluña, según sus textos estatutarios, participan en los organismos de ámbito suprautonómico que ejercen funciones sobre las infraestructuras de transporte en am bas comunidades. Andalucía vuelve a precisar que eso se hará en los términos previstos en la legislación del Estado Financiación: Educación laica: Ambos estatutos reconocen el derecho que asiste a los padres para que sus hijos e hijas reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones. Pero el Estatuto catalán habla de escuelas de titularidad pública, en las que la enseñanza es laica algo que podría excluir a la escuela concertada, mientras que el andaluz habla de la enseñanza pública, conforme al carácter aconfesional del Estado, será laica Participación en órganos constitucionales: Los estatutos catalán y andaluz contemplan la posibilidad de participar en la designacion de magistrados del Tribunal Constitucional y miembros del Consejo General del Poder Judicial. Pero, una vez más, Andalucía remite a la legislación del Estado. Inversiones: Comisión bilateral: Las dos comunidades regulan su comisión bilateral Estado- comunidad autónoma bajo el principio de lealtad institucional. La inversión del Estado en Cataluña en infraestructuras se quipara a la participación relativa del producto interior bruto de Cataluña con relación al producto interior bruto del Estado para un período de siete años mientras que el Estatuto andaluz supedita la inversión a la población. Los partidos políticos creen que el Tribunal Constitucional dictará una sentencia interpretativa La mayoría de los partidos políticos creen que el Tribunal Constitucional (TC) emitirá, posiblemente no antes de un año, una sentencia que, lejos de cercenar el Estatuto catalán, sea muy interpretativa. Es decir, que aconseje un redactado diferente en determinados artículos para acomodarlos a la Carta Magna. Y es que, desde que comenzaron los trabajos de reforma, el Estatuto catalán siempre ha estado sometido a la aplicación más o menos laxa de la Constitución, lo que, unido a la voluntad política que exige su desarrollo- -leyes, decretos, traspasos... dificulta enormemente la andadura de este texto, sobre todo si no hay un consenso total. El TC es el órgano competente para interpretar ese texto y por eso acudimos a él explica el coportavoz del PP en el Parlamento catalán, Daniel Sirera, quien pone como ejemplo de disparidad de criterio político las distintas posiciones en el tripartito y de CiU respecto a las polémicas leyes de dependencia, de adopciones internacionales y el decreto sobre el castellano. Efectivamente, hay 14 artículos idénticos en los estatutos de Andalucía y Cataluña, Poder judicial: la mayoría pertenecientes al poder judicial: tribunal superior de Justicia, presidente de este tribunal, la composición del Consejo de Justicia, las oposiciones y concursos, oficina judicial, Justicia gratuita, y demarcación, planta y capitalidad judiciales. Respecto al apartado dedicado a las competencias, es casi igual la regulación de las consultas populares, los acuerdos de colaboración, transportes, aplicación del derecho de la UE y el servicio meteorológico propio. En financiación, parecen una copia los artículos dedicados a los impuestos cedidos y la comisión bilateral económica. Pero, según Sirera, estos artículos deben ser interpretados a partir de la filosofía o espíritu que inspira esos preceptos.