Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MARTES 13 s 3 s 2007 ABC AD LIBITUM DEL DEBATE EL NIVEL POR OTRA PARTE EN EL TOP TEN DEL FÚTBOL MUNDIAL nales, y muchos de ellos juegan en equipos foráneos. ¿Se L sábado pasado, F. C. Barcelona y Real Madrid imaginan que eso ocurriera en las demás actividades ecobrindaron a la afición uno de los mejores partidos nómicas? Me refiero, sobre todo, a que el Gobierno se absde fútbol de los últimos años, y eso a pesar de que tuviera de meter sus sucias manos en un puchero que no le ninguno de los dos equipos pasa por su mejor momento; de corresponde y que la legislación no cambiara al ritmo del hecho, puede que el del Madrid sí sea su peor momento en vaivén electoral, por lo demás tan saludable para la vida los últimos cincuenta años. Es curioso cómo este país, tan política. Es difícil determinar cuáles son todos los ingrecorrientito en cualquier actividad humana, tiene dos de dientes para el progreso económico de un país, y por tanto los grandes del fútbol planetario. En el deporte mundial, para la prosperidad de la gente. Pero nadie duda de tiempo en tiempo, destaca un español: Manuel que uno de ellos es la seguridad jurídica que se deSantana, Miguel Indurain, Seve Ballesteros, Ferriva de la permanencia legislativa. Todo el mundo nando Alonso... Pero son admirables excepciones comprende y comparte que el reglamento del fútdentro de un generalizado tono medio. En el fútbol, bol no puede cambiar para favorecer los intereses sin embargo, nadie discute que Barça y Madrid, a concretos de un equipo. No es, desde luego, un repesar de su reciente eliminación de la Champions glamento perfecto, pero más vale malo conocido y League, figuran desde tiempo inmemorial en los constante. top ten de los clubes de fútbol del mundo. ¿Saben Un ejemplo con el ahora tan de moda sector elécpor qué? Porque el Gobierno no se mete. JOSÉ MARÍA trico: el Gobierno de José María Aznar impidió El fútbol es, desde luego, una actividad econóGARCÍA- HOZ las fusiones y adquisiciones entre empresas elécmico- deportiva regulada, sometida a diferentes letricas y el actual de José Luis Rodríguez Zapatero trata de yes que establecen lo que se puede y no se puede hacer. Peimponer sus propias fusiones. Aquél, en nombre de la comro la futbolera es una legislación constante, fija, que estapetencia, y éste, en nombre de los campeones nacionales: blece sin cambiarlas las reglas de juego en la cancha y en ninguno de los dos ha querido darse cuenta de que la enerlos pasillos, y a partir de ahí cada uno compite como puegía eléctrica está ya jugando la Champions en Europa. El de, dentro y fuera de las fronteras nacionales. Cuando el resultado queda bien a la vista: un guirigay en el quelo úniBarça falla, supongo que el culé Zapatero será víctima del co claro es la ausencia de racionalidad económica, el excemismo cabreo que el vikingo Aznar cuando el que pierde so de intereses políticos y la sobreabundancia de jugadoes el Madrid. Pero, afortunadamente, ninguno puede hares de ventaja, todo ello en perjuicio del accionista sin pacer nada más que morderse las uñas y la lengua. Y fuera de drinos. España, para qué hablar: a ver a qué gobierno nacional o Desde hacemuchos años, el Barça y el Madrid se enfrenautonómico se le ocurriría vetar a un equipo extranjero o tan en los campos y en los pasillos federativos. El primer riapoyar al propio en virtud de la defensa de los supremos infirrafe del que guardo memoria fueron los fichajes de Kubtereses de la Patria. ala, Di Stéfano y Puskas, y desde entonces la pelea no ha ceCon las manos del Gobierno fuera del negocio, con una sado. No digo que el enfrentamiento fuera modelo de fair legislación que no cambia al capricho del vencedor de las play, y todo sabemos que abundó el juego subterráneo, peelecciones y, por último, con un mercado global en el que ro Madrid y Barça siempre dirimieron sus diferencias sin los jugadores fichan por cualquier equipo en cualquier luacudir al juez y al margen de cualquier intervención gugar del mundo, el fútbol se ha convertido en la más exitosa bernamental. Seguramente en esa permanente competende las actividades españolas. También en el terreno indivicia, al tiempo feroz y libre, empezaron a forjar su leyenda. dual, pues la presencia prácticamente ilimitada de los futjosemaria garcia- hoz. com bolistas extranjeros ha subido el nivel técnico de los nacio- A UNQUE su cargo orgánico es secretario de Organización del PSOE, la verdadera función de José Blanco es la de encargado de dimes y diretes. Blanco, sin inmutarse, con la espectacular frialdad con que un faquir de circo se traga un sable de caballería, tras escrutar de dónde soplan los vientos dominantes en la opinión pública, se coloca muy modosito ante cualquiera de sus micrófonos amigos y, con serenidad de canónigo antiguo, emite doctrina. La que convenga en cada ocasión y sin diferencias formales que permitan interpretaciones caprichosas. Es un oráculo contemporáneo y, como M. MARTÍN tal, maneja con mayor FERRAND precisión las insidias que los enigmas. Ahora que los ánimos están crispados y que el terrorismo, o el antiterrorismo, secuestra la totalidad del debate nacional, tras el éxito de la convocatoria del PP cuajada en la más multitudinaria concentración humana de la democracia española, Blanco ha creído conveniente echarle agua al vino de la gloria emergente de Mariano Rajoy. Para ello, hierático y solemne, ha pronunciado una de las mayores patochadas de cuantas se recuerdan en los anales del debate político: A Rajoy le parecen muchos los que se manifestaron: son la mitad de los que han muerto hasta ahora en la guerra de Irak Asistimos en los últimos años- -los tres marcados por el zapaterismo- -a un notable empobrecimiento del que ya era paupérrimo nivel en el debate público nacional; pero Blanco, en un hábil cruce entre los diálogos de sordos y el método Olendorff para la enseñanza de idiomas, ha conseguido reducir ese debate a la nada para, al servicio de la propaganda, dejar en ruido cualquier voz argumental. Los manifestantes que acudieron a la convocatoria de Rajoy fueron muchos. A partir de ahí podría sacarse cualquier conclusión, positiva o negativa; pero tratar de desvirtuar la naturaleza de los hechos- ¡la mitad de los muertos en Irak! -es poco sutil y altamente sintomático de una escasez ética que resulta dominante en la línea política en la que Blanco es un mero mascarán de proa. No se trata de solicitar para la expresión política un altura académica. Resultaría cómica en virtud de muchos de sus intérpretes; pero sí parecen exigibles, en atención a la condición representativa de sus protagonistas, unos mínimos de respeto y coherencia. Conviene recordarlo porque, hoy, Alfredo Pérez Rubalcaba comparecerá ante la Comisión de Interior del Congreso y, mañana, en aras de la especialización monotemática de nuestra vida política, el PP formulará en el Pleno una serie de preguntas de sustancia antiterrorista. En ambos casos sería deseable que, al tiempo que el Gobierno cumple con su deber de informarnos, se reconstruya una mínima voluntad antiterrorista común entre los dos grandes partidos nacionales. Blanco debe callarse; Zapatero, rectificar. E