Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12 s 3 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 75 Andalucía firma la paz con Juan Ramón Jiménez Para exponer los manuscritos del poeta en la muestra que hoy se inaugura en Moguer, la Junta andaluza se ha visto obligada a corregir el decreto que pretendía la propiedad de los papeles y obligó a los herederos a defenderlos en los tribunales JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. Entre las guerras floridas de la poesía española destacaba una entre Juan Ramón Jiménez (sus herederos) y su tierra natal (sus gobernantes) que acaba de terminar en armisticio, afortunadamente para todos, hace muy pocas semanas. Hoy se inaugura en Moguer una importante exposición sobre Juan Ramón, que conmemora los cincuenta años de concesión del premio Nobel de Literatura en 1956, pero que hace tan sólo un mes hubiera sido imposible organizar, debido a un litigio casi incomprensible que impedía que los manuscritos del poeta viajasen a territorio andaluz. ¿La causa? Un decreto aprobado en noviembre de 2004 que declaraba Bien de Interés Cultural cada uno de los lugares juanramonianos en Moguer y su completo contenido de bienes muebles. Hasta aquí todo normal. Pero, según este Decreto 520 04, impulsado por Carmen Calvo en su etapa de consejera de Cultura de la Junta, poco antes de ser nombrada ministra, forman parte los manuscritos y documentos depositados en la actualidad en el Archivo Histórico Nacional, que en el futuro serán ubicados, junto al resto del legado, en Moguer Una mención que sorprendió a la familia de Juan Ramón sin previo aviso y sin casi poder dar crédito. Hay que saber que los manuscritos pertenecen a sus herederos. Ellos los han depositado en el Archivo Histórico Nacional para que permanezcan a disposición de los investigadores. Pero la publicación del mencionado decreto encendió la mecha de un enconado litigio, que ha puesto en peligro la celebración del trienio juanramoniano- -que va desde la conmemoración del Nobel hasta la de su muerte en mayo de 1958- -al menos en Andalucía. La sobrina nieta del poeta, Carmen Hernández- Pinzón, relata a ABC la preocupación que la referencia a los manuscritos en el decreto de la Junta les causó: En primer lugar por la indefensión en que nos encontrábamos, puesto que no hubo notificación previa alguna de la Junta. Además, porque los manuscritos no son sitios históricos, sino bienes muebles y no tenía sentido incluirlos, salvo que hubiera una ambición expropiatoria. Pero además no entendíamos nada puesto que el Archivo Nacional está fuera de la región andaluza Los abogados de ambas partes afilaron sus argumentos para un litigio que, desde el pasado verano, estaba visto para sentencia. Pero las fechas apretaban. La Residencia de Estudiantes inauguró la gran exposición sobre el poeta de Moguer el 25 de octubre de 2006 y la ha cerrado en febrero, organizada por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales y la Fundación El Monte. Aquel 25 de octubre hubo un primer contacto entre Carmen Hernández- Pinzón y la directora general del Libro de la Junta andaluza, Rafaela Valenzuela, que abrió una nueva vía de diálogo entre ambas partes. Los herederos pudieron saber así que algo estaba cambiando, pero las espadas seguían en alto, no estaban dispuestos a ceder ni un papel hasta que el decreto fuera derogado. Al cerrarse la muestra en Madrid y saberse en Andalucía que no podría viajar a Moguer, todo el mundo se puso las pilas. Al final, la Junta, con el buen hacer de Rafaela Valenzuela, ha redactado un documento, firmado con fecha 10 de marzo de 2007, por el cual renuncia a cualquier ambición sobre los manuscritos del Ar- POPULAR Ellas Crean Intérpretes: O. Sangare (voz) D. Sidibe y S. Kouyate (coros) H. Toure (guitarra) Ch. Oumar (djembe) B. Diakite (kamele n goni) A. Traore (flauta) Z. Tereta (violín) S. Bah (bajo) S. Sidibe (percusiones) y A. Dante (batería) Círculo de Bellas Artes, Madrid. Fecha: 8- 03- 07 Raíces africanas PABLO MARTÍNEZ PITA Se trataba de la clausura de un festival, Ellas Crean, que celebra, además de la creación femenina, la diversidad cultural. Los dos actos que, por separado, ponían el cierre, estaban dedicados al flamenco, con María Pagés, y a la música africana, con Oumou Sangare. Era el broche de oro para un ciclo que, además de películas, recitales de poesía, coloquios, exposiciones, danza... en lo que se refiere al apartado musical ha contado con una gran estrella, como es la portuguesa Mariza, y varias cantantes llegadas del continente negro, que nos han traído, sobre todo, alegres y lejanos ritmos más o menos salpicados de aires occidentales. Sin embargo, Oumou Sangare sí posee un alto poder de convocatoria, como quedó demostrado en un recinto que se quedó pequeño para la gran cantidad de seguidores que acudió a la cita. Y ella no defraudó. Esta cantante llegada de Mali trae, además de su cargamento de sonidos mestizos, una vida dedicada a la defensa de la mujer africana. Así que no desaprovechó la ocasión (el Día Internacional de la Mujer Trabajadora) de exaltar y vitorear repetidas veces a este maltratado sector de la población. El que tuvo que pasar un mal rato fue el técnico de sonido. Resultaba casi imposible poder compaginar la gran cantidad de instrumentos que se encontraban encima del escenario con la dificultad añadida de que compartían espacio instrumentos como la guitarra eléctrica con otros de origen tribal, como el kamele n goni (guitarra hecha con una calabaza) casi inaudible. Poco a poco fue mejorando este apartado, pero lo que estaba claro es que Oumou Sangare nos tenía preparada una verdadera fiesta en la que se mezclaban los sonidos wassoulou de su tierra con, por ejemplo, el rhythm and blues. La poderosa voz y figura de la estrella de la noche ofreció un sólido recital de raíces africanas salpicadas de detalles pertenecientes a la evolución que siguió está misma música. Ella demostró, una vez más, que es una de las grandes del circuito de la world music. Juan Ramón Jiménez chivo Histórico Nacional para conocimiento de los tribunales. En varios lugares de sus tres folios y de maneras distintas, Andalucía desvincula los manuscritos de Juan Ramón pertenecientes a sus herederos del Decreto 520 04 que trajo la guerra entre unos y otros. Con la muestra de Moguer, que hoy inaugura la ministra ABC de Cultura, Carmen Calvo, se abre una etapa que puede tal vez llevar la paz también a la Fundación JRJ, que sufre parejos problemas políticos. A cambio, los herederos sólo exigen voluntad política inequívoca y que cuenten con ellos. Más información sobre el escritor: http: www. fundacion- jrj. es La Fundación El Monte dio a la Junta el empujón que faltaba La Fundación El Monte había financiado la muestra de la Residencia de Estudiantes en la seguridad de que sería una inversión de gran impacto cuando la exposición viajase a tierra andaluza. Pero nada sabía El Monte del conflicto entre la Junta y los herederos de Juan Ramón. Se lo dijo a su responsable de Cultura, José Juan Díaz Trillo, la cantante Chili, especializada en poner música a los poemas del Nobel, mientras ambos hablaban de un proyec- to, hace poco más de un mes. Díaz Trillo no podía creerlo, ni entender cómo nadie había prevenido a la Fundación antes de financiar la muestra en Madrid. Puso el grito en el cielo y a toda máquina la capacidad de presionar de su entidad en el Gobierno de la Junta. Todo podría haber acabado en enorme chapuza, pero tuvo remedio. La presión de El Monte a la postura ya flexible de los políticos acabó por dar la vuelta a la tortilla y se decidió corregir el decreto de 2004. Lo único que han debido lamentar es que la muestra de Madrid ya estaba desmontada y ahora ha sido mucho más caro volver a ponerla en pie. A pesar de todo, ha valido la pena.