Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MADRID LUNES 12 s 3 s 2007 ABC AL DÍA SE DICE, SE COMENTA Paz de cara a la galería en IU ante la cercanía de las elecciones. Tras semanas de infarto, con guerras intestinas muy intensas que tenían lugar en el escenario más inoportuno de los posibles- -en vísperas del inicio de un proceso electoral- al fin los sectores mayoritarios y minoritarios consiguieron alcanzar un acuerdo para, por lo menos, fijar los nombres de los cabezas de cartel para Ayuntamiento madrileño y Comunidad de Madrid. Dos enemigos declarados: Inés Sabanés es la candidata a presidir el Gobierno regional por parte de CARTAS DE LOS LECTORES IU, y Ángel Pérez el número uno de la lista a la Alcaldía de Madrid. Y aunque aún no se ha terminado de dilucidar quién ocupará el resto de los puestos- -especialmente, en la Comunidad Sabanés presiona para conseguir más apoyos en puestos claves- lo cierto es que ambos candidatos ya han reiniciado la campaña electoral: hasta acuden juntos a actos y presentan sus propuestas. Ambos se saben queridos- -o más bien necesitados- -por el PSOE: en las dos instituciones, la única posibilidad de los socialistas de gobernar es contar con su colaboración. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepase el espacio destinado a ellas. Luis Prados de la Plaza Increíble, pero cierto Si un ciudadano en Madrid tiene la mala fortuna de que le hayan robado su vehículo o se lo haya llevado la grúa municipal, prepárese a pasar un Infierno. Después de pasar por los trámites en comisarías o grúa, está obligado a llevar el parte a los bajos de Colón, donde le dan otro parte para recoger su ve- Y TÚ, MÁS omo cada vez que el alcalde inaugura un trozo de túnel, a la oposición no se le ocurre ni siquiera disimular el disgusto de muerte que le produce la noticia, el gabinete estratégico de darle leña al mono desde la Casa de la Villa, ha dispuesto apretarle las clavijas a diputados y concejales que se ponen de los nervios en cuanto se corta una cinta y se explica cómo va quedando la cosa. Mucho más preocupante, sin embargo, se considera la sospecha de tanto accidente subterráneo, tal como viene sucediendo en el Metro, así como la interpretación que cada sector presenta, casi siempre, en un descarado alarde de arrimar la noticia triste o jubilosa al carro de sus intereses. Aunque estemos engrasando los motores de la campaña electoral que viene fina, por cierto, y con signos de impunidad el insistente alarde de avilantez ¡hala! al diccionario! como solía decir mi admirado e inolvidable Jaime Campmany) invita a organizar un cursillo de originalidad para recuperar las buenas costumbres de palabra culta e intenciones rectas. Porque, hasta el momento, lo que impera es la difamación y el insulto, seguido del... y tú, más A pesar de que se ha abierto un expediente para averiguar lo que ha sucedido en el último contratiempo de la línea 5 del Metro, estación de Carabanchel (y esta vez con heridos, por fortuna no de gravedad, aunque parezca que la van buscando) no han salido del túnel oscuro más que algunos tornillos rotos, como los cables de la otra vez, cortados a tijera o alicates. Algo debe de tener alguien contra el Metro, cuando de vez en vez y sin tregua le buscan una baja de tensión, una avería, un desprendimiento de motor o cualquier otra zancadilla que sirva de referencia para poner a parir el avance del transporte colectivo tan excelente como el que ha conseguido extenderse en Madrid. Igual que los maltratos de parquímetros han salido en imágenes, para que nos conozcamos todos, sería de orden y ejemplo que el sabotaje del Metro se conozca con nombres y apellidos. A ver si son capaces, entonces, de responder y tú, más C hículo en el depósito municipal de Mediodía II (zona Mercamadrid) obligándole a pasar por la zona peligrosa y conflictiva del poblado de Las Barranquillas (conocido por las drogas) a unos 25 kilómetros de la ciudad. Para ir a ese depósito no hay medios de transporte, por lo que te ves obligado (si quieres recuperar el vehículo) a tomar un taxi, y muchos de ellos, se niegan a llevarte por ser zona conflictiva. ¿Se puede dar semejante trato inhumano, caro y pavoroso al contribuyente? Ruego al alcalde y a su Ayuntamiento que urgentemente trasladen dicho depósito a un lugar más cercano, donde no corramos peligro. Es de primera necesidad, y no puede demorarse. Maria Isabel Satrústegui Aznar REUTERS Ataque a la sede del PSM en Getafe La sede de socialista de Getafe amaneció ayer pintada con varias dianas e insultos al presidente del Gobierno en la fachada, marcas de haber intentado forzar la puerta de entrada y manchas de pintura. El secretario de Organización del PSM, Andrés Rojo, manifestó que el PP es culpable por crear un clima de tensión y crispación El PP lo consideró una calumnia y le instó a que, si tiene prueba de esa indignidad acuda a los tribunales Me parece que la cuestión sobre el debate de los parquímetros no es si se añaden zonas nuevas o no; la cuestión es: ¿cómo se solucionan los problemas de aparcamiento que las actuales zonas ser están ocasionando en las calles que son frontera? Los vecinos de Arturo Soria no podemos aparcar en nuestra calle, ni en las aledañas. Mi propuesta para el Sr. Alcalde sería que todo Madrid, fuera zona ser, si bien solo se tuviera que pagar por aparcar fuera de tu zona, de forma que los residentes no tuvieran que pagar por aparcar en su casa. Y así se evitaría el movimiento de coches dentro de Madrid pero cada cual podría aparcar en su propia casa sin problemas y gratis. María Lucas Parquímetros en Arturo Soria DIMES Y DIRETES Rafael Puyol Instituto de Empresa LA (IN) CULTURA DEL TÉ e dice que el primer cargamento de té llegó a Europa por Ámsterdam en 1610. De allí pasó a Inglaterra, donde se convirtió en la bebida de todas las clases sociale, s reemplazando incluso a la ginebra. En ese país se bebe la infu- S sión en todo momento, particularmente a las cinco de la tarde, que es la hora torera del té. Recuerdo que en un viaje por Menorca leí el reclamo de un bar, frecuentado por ingleses, que ofrecía el té de las cinco a cualquier hora Pero es preciso reconocer que salvo en esos lugares donde la presencia de súbditos de su Majestad alcanza alguna significación, la cultura del té no está extendida en nuestro país. Pedir, obtener y beber un té solvente se convierte en una epopeya titánica, sólo al alcance de los más templados. Si se llega a un establecimiento y se solicita un té, digamos un genérico sin otra identificación de clase o marca, con frecuencia te endosan una bolsita (fue el Sr. Lipton quien las inventó) en una taza dudosa. Tú, seducido por la performance inglesa, lo reclamas en tetera. Te la dan de metal, de tamaño tan minúsculo que parece salida de un laboratorio de nanotecnología y que además siempre babea, desperdiciando la mitad de un líquido previamente escaso. En este punto debes andarte con tiento. Si dices que el recipiente es pequeño, corres el peligro de que te ofrezcan la bebida en un vaso de sidra. Si afirmas que el agua está fría, te despachan convenciéndote de esa imposibilidad con el argumento irrefutable de que la cafetera de donde se extrae el agua tiene un par de cojones. Un té, además, es probablemente el producto que tiene la peor relación calidad- precio del mercado. La bolsita de marras apenas cuesta unos céntimos de euro y con el precio que te cobran se podría comprar una plantación en Malasia. Tengo una amiga aficionada al té que allí donde va reivindica las condiciones imprescindibles para hacerlo bebible. Todos deberíamos pedirlo con estas exigencias: un cierto reconocimiento de marca un receptáculo adecuado, la temperatura del agua apropiada, el tamaño del recipiente suficiente, la taza precisa, un precio justo, el limón del limonero y la leche de vaca. Ella ha encontrado a Dani, maestro tetero madrileño, que satisface, con profesionalidad, todas sus demandas. Cuando quieran, les doy la dirección del establecimiento.