Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12- -3- -2007 José Manuel Martínez, presidente de Mapfre Mapfre estudia su entrada en el mercado turco, de 71 millones de habitantes 39 les que les pemitan entrar en el consejo de la eléctrica porque, según algunas fuentes consultadas, la redacción del famoso artículo 42 es bastante ambigua Mientras todo esto sucede, y si no se produce otra sorpresa en este culebrón la Comisión Nacional de Energía (CNE) debería autorizar a Enel la compra de un primer paquete del 10 de Endesa y, posteriormente, la petición para ampliar su participación hasta el 24,9 Además, el grupo italiano se liberará de las ataduras legales que representa su filial Viesgo al sacarla la CNE de la lista de operadores dominantes, tal y como adelantó ABC. En este contexto el consejo de administración de la CNE comienza hoy a trabajar en el informe perceptivo para el Consejo de Ministros, que tendrá que decidir si autoriza a la eléctrica italiana a ejercer sus derechos políticos en Endesa. En un encuentro que se celebra en Sevilla, en línea con la intención del consejo de reunirse una vez al año en una comunidad distinta para estrechar las relaciones con cada región, el máximo órgano de gobierno de la CNE comenzará a estudiar la solicitud y la información remitida por el Ministerio de Industria sobre Enel, compañía que tiene limitado al 3 el ejercicio de sus derechos de voto en Endesa. Los nueve miembros del consejo también tratarán en la reunión el expediente cursado por la empresa argelina Sonatrach para poder elevar su participación en un 16 en el gasoducto Medgaz, al pasar de un 20 a un 36 consolidándose así como primer accionista del consorcio, tras la salida de BP y Total. Previsiblemente solicitarán información a la compañía argelina para poder evaluar con más detalle las consecuencias de este aumento. El preacuerdo de cielos abiertos abre las puertas de Estados Unidos a Iberia A partir del próximo 28 de octubre la aerolínea española podrá negociar una alianza con American Airlines, parecida a la alcanzada en 2002 con British Airways A. POLO M. NÚÑEZ MADRID BRUSELAS. El principio de acuerdo sobre cielos abiertos alcanzado el pasado 2 de marzo por la Unión Europea y Estados Unidos favorece a un grupo de países entre los que figura España y de manera especial a Iberia, compañía que actualmente sólo opera cuatro rutas desde Madrid a Nueva York, Chicago, Miami y San Juan de Puerto Rico. El texto será sometido el 22 de marzo a los ministros de Transportes de los Veintisiete y si es finalmente ratificado entrará en vigor el próximo 28 de octubre. A partir de esa fecha Iberia tendrá plena libertad para intentar alcanzar una alianza con American Airlines (AA) similar a la cerrada con Bristish Airways en 2002 y aprobada por la Comisión Europea el 10 de diciembre de 2003. Iberia y British Airways, socios e integrantes de la alianza Oneworld, explotan de forma conjunta quince idas y vueltas entre Madrid y Londres, y diez idas y vueltas entre Barcelona y Londres. Este modelo de negocio, en el que ambas comparten derechos de vuelo, estrategias comerciales, ingresos, gastos y beneficios, reporta pingües beneficios en uno de los corredores aéreos de Europa con mayor nivel de demanda, de ahí el interés potencial por replicarlo con American Airlines. Hasta la fecha la aerolínea de red española mantiene un acuerdo de código compartido con American Airlines, suscrito en 1998, para volar a dieciséis destinos, entre los que figuran Atlanta, Dallas, Las Vegas, Los Ángeles o San Francisco. Fuentes de Iberia confirman su interés por ampliar su presencia en Estados Unidos, aunque precisaron que hablar de una alianza con American resulta prematuro en estos momentos. Mientras la compañía que preside Fernando Conte decide si opta por negociar a partir de octubre un acuerdo de mayor calado, el próximo 6 de mayo iniciará vuelos sin escalas a Boston, con cinco servicios a la semana, y el 2 de junio enlazará Madrid y Washington, también con cinco frecuencias semanales. Informe de la CNE sobre Enel Iberia volará a partir de mayo a Boston y en junio a Washington Al margen de Iberia y con carácter general el preacuerdo no ha dejado indiferente a casi nadie. La Asociación de Aerolíneas Europeas asegura que el texto es más equilibrado que el que pretendía originalmente AFP Una liberalización que permitirá crear 80.000 puestos de trabajo A partir de octubre todas las aerolíneas europeas podrán volar desde cualquier punto de la UE a Estados Unidos, y no necesariamente desde su país de origen, como ocurría hasta ahora. De este modo Lufthansa, por ejemplo, podrá volar desde España a Estados Unidos si así lo desea. El resultado de esta liberalización será la creación en cinco años de 80.000 puestos de trabajo a ambos lados del Atlántico, más de 25 millones de pasajeros trasatlánticos adicionales y un ahorro de alrededor de 12.000 millones de euros que provendrán de unos billetes más baratos como consecuencia del aumento de la competencia. Estados Unidos, marcadamente desigual para los intereses de las compañías europeas El secretario general de esta asociación, Ulrico Schulte- Strathaus, ha declarado que si los beneficios pueden ser confirmados y cuantificados en análisis posteriores, y el acuerdo es respaldado por el Consejo, el compromiso se verá como un paso histórico a la ahora de redefinir las relaciones internacionales en el transporte aéreo Pese a esta visión optimista, Bristish Airways y Virgin Atlantic ya han anunciado que presionarán al Gobierno británico para intentar bloquear un preacuerdo que favorece los intereses de Estados Unidos y ofrece a los europeos minúsculas condiciones disfrazadas como significativos pasos adelante