Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12- -3- -2007 Tercer aniversario del 11- M ESPAÑA 17 Se prescindió de los discursos, por lo que la música y el silencio fueron las únicas formas de expresión Hubo algunos abucheos y pitidos para Zapatero, pero también para Mariano Rajoy de ellos llevaban pegatinas de No a la guerra de Irak y otros de 11- M, queremos saber En apenas diez minutos, la inauguración del monumento había concluido. Poco antes, los Reyes y los Príncipes de Asturias habían accedido al interior de la estación de Atocha, acompañados por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; su mujer, Sonsoles Espinosa, y el alcalde de Madrid y la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. Allí visitaron la sala en la que se encuentra una inmensa placa conmemorativa con los nombres de los fallecidos en el atentado y desde donde se puede observar el interior del cilindro y los mensajes- -escritos hace tres años por los ciudadanos- -que figuran en él. Una vez concluida la ceremonia, Don Juan Carlos, Doña Sofía, Don Felipe y Doña Letizia- -en avanzado estado de gestación- -saludaron a las autoridades, acompañados por el presidente del Gobierno, y abandonaron el lugar, entre los aplausos del público y algún Viva el Rey seguido de Viva España Fue en aquel momento cuando la tensión se hizo notar y afloró la división entre las víctimas y sus familiares y allegados. Por un lado, hubo abucheos, algún insulto, gritos de fuera, fuera y pitadas al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al que otros también aplaudieron e, incluso, alguien llamó guapo Pero también el líder de la oposición, Mariano Rajoy, recibió algún insulto cuando abandonó la estación. Después, ya sin la presencia de las autoridades, algunos de los asistentes continuaban enzarzados en discusiones políticas sobre la gestión de Rodríguez Zapatero y de José María Aznar, mientras que otros pedían un poco de sosiego y de respeto a la memoria de las víctimas. A la inauguración del monumento, además del presidente del Gobierno, asistieron la vicepresidenta primerao, María Teresa Fernández de la Vega; el vicepresidente segundo, Pedro Solbes, y los ministros de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos; de Defensa, José Antonio Alonso, y de Justicia, Mariano Fernández Bermejo. También acudieron los presidentes del Congreso, Manuel Marín; del Senado, Javier Rojo; del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, y del Consejo General del Poder Judicial, Francisco José Hernando, así como el fiscal general del Estado, Cándido CondePumpido, y el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica. Asimismo, participaron en el homenaje los presidentes de las Comunidades de Madrid, Esperanza Aguirre; CastillaLa Mancha, José María Barreda; Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y de la Ciudad Autónoma de Melilla, Juan Vivas. Al acto también asistieron el líder del PP, Mariano Rajoy; los portavoces populares en el Congreso y el Senado, Eduardo Zaplana y Pío García Escudero, respectivamente; el portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido; el líder de IU, Gaspar Llamazares, y el senador del PNV Iñaki Anasagasti. Altas autoridades del Estado Zapatero y Rajoy se estrechan la mano tras la refriega política del fin de semana EL PROTOCOLARIO SALUDO DE ZAPATERO A RAJOY El presidente del Gobierno se limitó a estrechar la mano del jefe de la oposición en su primer encuentro tras la demostración de fuerza del PP POR A. MARTÍNEZ- FORNÉS FOTO CHEMA BARROSO MADRID. Todas las miradas estaban pendientes del encuentro entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy. Ambos coincidían por primera vez en el homenaje a las víctimas del 11- M, apenas un día después de que Rajoy convocara a los españoles a una manifestación de protesta contra la política antiterrorista desarrollada por Rodríguez Zapatero. También era el de ayer el primer encuentro en público entre ambos desde que se atenuó la prisión del sanguinario etarra José Ignacio de Juana Chaos, decisión que ha agudizado los enfrentamientos y las críticas recíprocas. Fue una vez concluido el acto cuando el jefe del Ejecutivo saludó, acompañando a los Reyes y a los Príncipes de Asturias, a las numerosas autorida- Mezcla de aplausos y abucheos des que asistieron al acto. Cuando Zapatero pasó ante Rajoy, el presidente del Gobierno y el líder de la oposición se tendieron la mano y la estrecharon en un breve pero cortés saludo. No hubo tiempo ni ocasión para más, ni para menos. Zapatero dirigió a Rajoy el mismo saludo protocolario que a la mayoría de los asistentes. Por otra parte, ni uno ni otro tuvieron oportunidad de eludir ese encuentro, ya que el jefe del Ejecutivo iba saludando a toda la fila de autoridades, seguido por su esposa, Sonsoles Espinosa, que también saludó a Rajoy. El último acto institucional en el que coincidieron Zapatero y Rajoy fue el aniversario de la Constitución, donde evitaron saludarse. Poco después, tuvieron que mantener un encuentro, a sugerencia de miembros de las altas instituciones del Estado. Un ¡viva la República! de una diputada de IU cuando los Reyes se iban La discusión, al parecer con insultos incluidos, que mantuvieron el eurodiputado del Partido Popular Alejo Vidal- Quadras y la diputada de Izquierda Unida Isaura Navarro durante la inauguración del monumento a las víctimas del 11- M se convirtió ayer en uno de los incidentes más comentados del acto. Según informaron a los periodistas testigos presenciales, la discusión entre ambos políticos se desencadenó cuando alquien del público gritó Viva el Rey seguido de tres vivas a España, en el momento en que Don Juan Carlos y Doña Sofía abandonaron Atocha. De acuerdo con esa versión de los hechos, Isaura Navarro respondió a ese grito con un Viva la República que suscitó las críticas de Vidal- Quadras. Según otros testigos, fue el eurodiputado el que preguntó a la diputada de Izquierda Unida si le había molestado el Viva el Rey a lo que ella habría respondido con una crítica a la Monarquía que fue, igualmente, censurada por Vidal- Quadras. Fue en ese momento, según los testimonios, cuando hubo intercambios de palabras gruesas.