Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Tercer aniversario del 11- M LUNES 12 s 3 s 2007 ABC Don Juan Carlos depositó una corona de laurel con la bandera nacional en la base del monumento a las víctimas CHEMA BARROSO La división política enfrentó a los familiares en el homenaje a las víctimas del 11- M Los Reyes y los Príncipes de Asturias inauguraron el monumento ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. Todo se había organizado con el mayor cuidado posible para evitar que lo que pretendía ser un solemne homenaje a las 192 víctimas del 11- M, tres años después del atentado, acabara convertido en un acto politizado. Sin embargo, al final, la crispación también se hizo notar entre las víctimas y sus familiares que, divididos, aplaudieron y abuchearon al presidente del Gobierno y al líder de la oposición. El único político que se quedó en la puerta de la estación de Atocha, una vez concluido el acto de inauguración del monumento a las víctimas, fue el alcalde de Madrid, Alberto RuizGallardón, que saludó personalmente a muchas de ellas y a sus familias. Hasta se había prescindido de los discursos ante el riesgo de que cualquier palabra fuera fuente de malentendimiento. Así, en la inauguración del monumento a las víctimas del mayor atentado de la historia de España, la música y el silencio fueron las únicas formas de expresión. rrorismo e interpretada ayer por el violonchelista Antonio Martín Acevedo. Frente al monumento, las autoridades del Estado, los políticos y los embajadores de los 23 países de procedencia de algunas de las víctimas del 11- M. A la izquierda, un grupo de 1.500 personas, entre víctimas y familiares. Uno de ellos, que decía ser el hermano de dos víctimas, portaba una pancarta en la que se podía leer: Acebes, prisión por negligencia. Aznar, proceso por el Tribunal Internacional de La Haya Detrás de las vallas de seguridad, mucho más retiradas que al año pasado para alejar al público de las autoridades y abortar así cualquier tentación de abucheo, cientos de personas habían conseguido acercarse, a pesar de las estrictas medidas de seguridad, para rendir homenaje a los muertos. Algunos Corona de laurel Los Príncipes de Asturias no faltaron al acto ÁNGEL DE ANTONIO Sus Majestades los Reyes, que acudieron acompañados por Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias, presidieron la inauguración del monumento y colocaron una corona de laurel con la bandera de España en la base del inmenso cilindro levantado frente a la estación de Atocha. A la ofrenda le siguieron tres minutos de silencio y, después sonó la música triste de Pau Casals, en concreto El Cant dels Ocells (El canto de los pájaros) convertido ya en el himno de las víctimas del te-