Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 MADRID www. abc. es madrid DOMINGO 11- -3- -2007 ABC El Templo de Dendur, a cubierto en una sala del Metropolitan Museum de Nueva York La Unesco propone que una cúpula de cristal proteja el Templo de Debod El monumento egipcio cedido a España en 1968 sufre las consecuencias de la contaminación y el clima madrileños SARA MEDIALDEA MADRID. Nadie sabe si es cierto que el dios egipcio Amón se aparece cada noche transfigurado en un gato negro en torno al templo de Debod, levantado para honrarle. Pero, si así fuera, de seguro que el felino estaría a estas alturas tan perjudicado como lo está el monumento, cedido a España en 1968. La climatología y la contaminación madrileñas soportadas en los últimos 33 años se han demostrado mucho más destructivas que los dos mil que el templo tiene a sus espaldas. Para evitar que los daños- -que ya denunciaba ABC hace nada menos que diez años (3- IX- 1997) -vayan a más, el centro de la Unesco (la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) en la Comunidad de Madrid propuso ayer que el templo se cubra con una campana de cristal, informa Ep. De este modo, se evitaría el deterioro causado por la contaminación atmosférica y la erosión medioambiental. El portavoz de la Unesco en Madrid, Francisco Madrid Muñoz, declaró que la medida será propuesta al Ayuntamiento, que es el actual responsable de la conservación del templo, por el Grupo de Patrimonio Cultural de la Unesco en la región, que pertenece al Comité de Defensa del Patrimonio Arquitectónico. No es la primera vez que se plantea una medida de protección física para el Templo de Debod: su presencia al aire libre le ha convertido en víctima no sólo de las condiciones climatológicas adversas- -lluvia, viento... sino también de la contaminación y el vandalismo de quienes lo han utilizado para apoyarse, pintar sobre él o como improvisado WC. Así lo denunciaba ABC hace ahora diez años: el entonces conservador municipal del monumento señalaba como elementos que perjudicaban al templo las visitas- -hasta 145.000 durante sus primeros años, y en torno a las 60.000 ahora- los espectáculos celebrados allí, las rayaduras, los graffitis y los roces, además del efecto de la polución. El Ayuntamiento madrileño inició en el verano de 2002 las primeras obras de rehabilitación del Templo desde que éste llegó a la capital. Fue entonces cuando el concejal de Cultura, Fernando Martínez- Vidal, planteó la posibilidad de convocar un concurso de ideas para preservar el monumento de los daños que sufría al aire libre. Se apuntaban entonces entre las alternativas enterrar el Templo en un museo subterráneo o cubrirlo para frenar su deterioro. La medida de cubrir el monumento es la misma por la que apostó Nueva York cuando recibió, por las mismas fechas, otro templo egipcio, el de Dendur. En aquel momento, Estados Unidos se planteó dos posibilidades para albergar esta construcción: un parque público al aire libre, en Washington, o una galería acristalada para su exposición permanente en el Museo Metropolitan de Nueva York. Esta segunda opción es la que se eligió finalmente, y el Templo de Dendur cuenta con un muro acristalado con vistas al Central Park. El Templo de Debod fue construido hace unos 2.200 años al sur de Egipto, por orden del rey nubio Adijalamani de Meroe, en honor del dios Amón, padre de todos los dioses, y posteriormente se dedicó a la diosa Isis. Tres reyes de la dinastía ptolemaica lo completaron con nuevas estancias, y los emperadores romanos Augusto, Tiberio y los Antoninos culminaron su construcción. Con la puesta en servicio de la primera presa de Asuán, en 1907, el templo permaneció nueve meses bajo las aguas del Nilo, lo que dañó su policromía y obligó a su reconstrucción. Pero fue al plantearse la gran presa de Asuán cuando, a instancias de la Unesco, tuvieron que trasladarse 14 monumentos de la zona para evitar que quedaran sumergidos para siempre. Cuatro de ellos fueron cedidos a los países colaboradores con la salvaguarda de la riqueza arqueológica de la zona: a Ma- Cuatro templos cedidos Museo subterráneo Carmen Pérez Die Conservadora jefe del departamento de Antigüedades Egipcias del Museo Arqueológico CONSERVACIÓN PREVENTIVA L a conservación preventiva es fundamental para la preservación de monumentos históricos como el templo de Debod. Es el equivalente a los chequeos que cualquiera de nosotros podemos hacernos al llegar a determinadas edades para prevenir enfermedades. Una vez que se detectan los proble- mas, entonces hay que afrontarlos. En el caso del templo de Debod, no podemos permitirnos el lujo de dejar que se deteriore. Son los especialistas los responsables de decidir qué tipo de medidas se ponen en marcha si se confirman daños. ¿Debe ser cubierto mediante una cúpula de cristal o debe protegerse en subterráneo? Ellos deben dilucidarlo. Lo que parece obvio es que cualquier iniciativa para mejorar la conservación del templo siempre será positiva. Durante el último Congreso Ibérico de Egiptología, celebrado en Tenerife, se habló de este tema y se concluyó que la situación era mejorable, aunque hubo todo tipo de voces. Es un debate difícil que requiere profundos estudios científicos. Pero, mientras, es necesaria la conservación preventiva.