Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 ECONOMÍAyNEGOCIOS Empresa DOMINGO 11 s 3 s 2007 ABC Amancio Ortega y los reyes del ladrillo españoles, en Forbes El fundador de Inditex ocupa el puesto número ocho de la lista Forbes, que sigue encabezada por Bill Gates s Los españoles que se acaban de incorporar pertenecen en su mayoría al sector inmobiliario C. FOMINAYA MADRID. El boom del sector inmobiliario y de la construcción en España ha logrado duplicar la presencia de españoles en el club de los más ricos del mundo, para sorpresa de la revista Forbes, y disfrute de algunos pocos. Un total de 20 millonarios nacionales se encuentran en el listado anual que publica la revista Forbes, el doble que en la pasada edición, perteneciendo la mayoría de ellos al sector inmobiliario. Pero a la cabeza de los Trump españoles como los llama la publicación, destaca la presencia de Amancio Ortega, fundador del imperio textil Inditex, que ocupa el octavo puesto mundial en ascenso meteórico desde el puesto 23 que tenía el pasado año. El resto de recién llegados pertenecen casi todos al sector del ladrillo lo que, según la revista, apunta a que dicho mercado está en este país indudablemente caliente Así, Rafael del Pino es el segundo hombre más rico de España por detrás de Ortega, con una fortuna calculada en 8.600 millones de dólares gracias a Ferrovial, que le coloca en el puesto 79 de la lista de la prestigiosa publicación. En tercer lugar, y de forma muy llamativa, puesto que hace once años no era siquiera millonario, aparece Enrique Bañuelos, dueño de Astroc Mediterráneo. El empresario valenciano, que atesora 7.700 millones de dólares, ocupa el puesto 95 en Forbes pero, según la revista se encuentra en un sector muy delicado. Como ejemplo señalan que Bañuelos ha perdido recientemente más de un 30 de su riqueza por un ajuste de precio de las acciones de la compañía tras una subida vertiginosa desde su salida a Bolsa. El cuarto y quinto puesto en riqueza de nuestro país lo ocupan las hermanas Esther y Alicia Koplowitz, con 5.600 y 5.000 millones de euros, respectivamente. A ellas les siguen más El millonario que lo celebra con fiestas de paella El pasado mes de septiembre, cincuenta cocineros volaron desde Valencia a Nueva York y cocinaron paella para 20.000 personas en Central Park. El responsable de la Fiesta de la Paella como la denomina la revista, era el valenciano Enrique Bañuelos, dueño de Astroc Mediterráneo, que tenía mucho que celebrar Con 7.700 millones de dólares, no sólo es el tercer hombre más rico de España, sino que es el millonario hecho así mismo más joven de la lista y también el último en incorporarse, ya que hace tan sólo once años, señala Forbes, no era ni millonario Está claro que el inmobiliario es, como señala la revista, el sector caliente en España. En Bolsa desde el pasado mes de mayo, la compañía, constituida en 1999 y dedicada a la gestión integral de la actividad inmobiliaria (desarrollo de suelo para proveer a otras promotoras y a asesoramiento de patrimonios inmobiliarios) consiguió un beneficio atribuible en 2006 de un 51,2 hasta los 93,4 millones de euros, aunque la empresario valenciano ha perdido recientemente más del 30 de su patrimonio por un descalabro en Bolsa. ESPAÑOLES EN EL CLUB FORBES (Posición en el ránking mundial y datos en millones de dólares) Ranking 8 79 95 137 158 237 249 264 264 287 336 349 407 407 432 538 557 583 Nombre Fortuna (Millones de euros) 24.000 8.600 7.700 5.600 5.000 3.700 3.600 3.400 3.400 3.000 2.700 2.600 2.300 2.300 2.200 1.900 1.800 1.700 Edad 71 86 41 56 54 45 65 52 63 77 65 72 58 67 72 60 44 64 Empresa vinculada Inditex Ferrovial Astroc, Sabadell FCC Omega Capital Inmocaral, Colonial Fadesa Mango, Sabadell Inditex, Zeltia Prisa Sacyr Sol Meliá Sacyr Sacyr Santander ACS Arcelor Metrovacesa Amancio Ortega Rafael Del Pino Moreno Enrique Bañuelos Esther Koplowitz Alicia Koplowitz Luis Portillo Manuel Jove Isak Andic Rosalía de Mera Jesus de Polanco Juan Abelló Gabriel Escarrer Luis del Rivero José Manuel Loureda Emilio Botín Florentino Pérez Jose María Aristrain Joaquín Rivero empresarios del ladrillo. como Luis Portillo, máximo responsable de Inmocaral, y Manuel Jové, dueño de la inmobiliaria Fadesa, que el pasado año acumuló una riqueza de 3.500 millones de dólares. Las incorporaciones españolas del sector inmobiliario a la lista Forbes se completan con José Manuel Loureda y Luis del Rivero, Florentino Pérez, Manuel Manrique y Bautista Soler, cuyas fortunas han contado para Forbes con la gasolina que ha supuesto la demanda de Europa del norte de casas en el Mediterráneo La industria de la construcción española, añaden, ha estado acompañada de subvenciones europeas, los llamados fondos de cohesión, diseñados para equiparar las infraestructuras de este país a la de sus vecinos comunitarios. Esto, junto a un crecimiento económico superior al del resto de Europa, y un Ibex que estuvo por encima del 36 el año pasado, podrían ser algunas de las razones de la buena marcha de estos negocios señalan en el artículo. ¿Qué podría ir mal? se pregunta la revista. La burbuja inmobiliaria podría explotar, como hizo en Tokio dieciséis años atrás, y como está haciendo en este momento en Miami. Además, las subvenciones de la UE a las infraestructuras empezará a disminuir a partir del año que viene, por lo que no debería sorprender en absoluto la diversificación del negocio de estos barones inmobiliarios explica el reportaje. Si bien es cierto que la entrada de los hombres del ladrillo es lo más señalado, en la lista Forbes resaltan también la presencia del empresario Juan Abelló, que alcanza el puesto 249 gracias a su sociedad de in- versión colectiva, y el patrimonio del presidente de Sol Meliá, Gabriel Escarrer. El único banquero español que se encuentra en la lista es Emilio Botín, presidente del banco Santander, cuya fortuna de 2.200 millones de dólares le ha permitido escalar hasta situarse en el número 432 de la codiciada lista. Enrique Serbeto VIEJAS IDEAS ECOLÓGICAS rácticamente a la misma hora que los veintisiete se esforzaban en Bruselas por llegar a un acuerdo sobre la transición a las energías renovables y la lucha contra el cambio climático, a miles de kilóme- P tros de la capital comunitaria, el presidente de Brasil, Lula da Silva y el de Estados Unidos, George Bush, decidían cooperar en la industria del etanol, el combustible ecológico más prometedor de todos los disponibles en estos momentos. La extraordinaria importancia de esa firma tiene que ver con el hecho de que entre Brasil y Estados Unidos representan más del 70 por ciento de la producción mundial de etanol. Y mientras, el primer productor europeo es Francia, el noveno a escala mundial (menos del uno por ciento) y su tecnología anda por costes tres veces superiores. En los aspectos que podíamos llamar ejemplares de la economía la acción europea es imbatible. También podemos alcanzar grandes éxitos tecnológicos, pero eso no siempre basta para hablar de eficiencia. Sin ir más lejos, hace solo unos meses estábamos henchidos de orgullo por el éxito del nuevo modelo de Airbus gigante, sin duda un hito en la industria aeronáutica mundial. Ahora mismo vemos tambalearse las perspectivas de negocios del constructor aeronáutico paneuropeo. La causa es la misma que inquieta a los empresarios cuando han visto los objetivos obligatorios de ahorro energético: la economía europea tiene demasiadas trabas para ser eficiente en un mundo globalizado. Por eso los directi- vos de Airbus tienen graves problemas para adaptarse a las circunstancias cambiantes en la producción del A- 380, puesto que para reorganizar las fábricas tienen que pasar obligatoriamente por los complejos mecanismos de la cooperación franco- alemana y la dictadura sindical. Estados Unidos y Brasil no están tanto preocupados por los factores medioambientales, como nosotros, sino por la preocupación de garantizarse la independencia energética en un mundo inestable. Nosotros hemos empezado al revés. Moraleja: a los europeos no nos faltan ideas nuevas, pero tal vez hay que a aprender a deshacerse antes de las viejas.