Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 11- -3- -2007 En portada s Las empresas españolas, abocadas a crecer fuera ECONOMÍAyNEGOCIOS 49 CRECE EL NEGOCIO EXTERIOR EN LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS En millones de euros Beneficios netos En sobre 2005 Variación 22 40,2 24,4- 6,7 243 105,3 31,2 27,1 Aportación del negocio exterior en los ingresos 55,6 61,2 48,1 51,4 59,0 16,2 21,4 ABC Santander Telefónica BBVA Endesa Ferrovial ACS Sacyr FCC 1.426 1.250,10 542,20 535,00 2.969 4.736 6.200 7.596 te los activos de Telefónica Telecom. En 2006, España representó un 37,9 de los ingresos consolidados de la operadora, Iberoamérica un 34,7 y Europa un 26,5 (20,9 puntos más que un año 2005 por la incorporación de O2 desde febrero) Energía española en el exterior 18,0 AFP do Dragados, hoy absorbida por ACS, que en poco más de diez años se ha convertido en la quinta compañía europea y la octava del mundo por su volumen de ingresos y la tercera de Europa por capitalización. El grupo que preside Florentino Pérez obtuvo en 2006 un beneficio histórico de 1.250,1 millones, un 105,4 más que en 2005. Este resultado, que incluye la venta de la participación en Urbis, igualmente se apoya en el buen funcionamiento de la compañía en los 38 países donde está presente, y de los que obtiene una facturación de 2.281 millones de euros, el 16,2 de las ventas totales del grupo. Otra de las constructoras que se pueden catalogar de empresa- avanzadilla en Europa es Sacyr, ya que el 94,6 de la cartera de construcción se sitúa en la Unión Europea. Para la constructora presidida por Luis del Rivero, la actividad exterior representa el 26 de sus resultados, además de tener fuera ya más de la mitad de sus empleados. También FCC, el grupo controlado por Esther Koplowitz, atribuyó sus buenos resulta- dos de 2006 (un beneficio de 535 millones) al crecimiento orgánico derivado de la favorable evolución de todas las áreas de negocio y a la aportación de las compañías que ha comprado en el exterior. En concreto, facturó fuera 1.718 millones, más del doble que en 2005 y el 18 del total, frente al 10 de sólo un año antes. Mientras, entre las inmobiliarias destaca Fadesa, que, del total de unidades prevendidas en 2006, el 44 corresponde a promociones de fuera de España, una cifra destacable teniendo en cuenta que hace tan sólo un par de ejercicios no llegaba al 15 De hecho, el número de viviendas prevendidas en el extranjero ha crecido un 107 en un año. Pero la compañía que realmente fue la pionera en el boom de De la mano de Telefónica las multinacionales españolas en el exterior fue Telefónica, a principios de la década de los noventa, cuando decidió iniciar su aventura internacional en Iberoamérica. Casi dos décadas después, la operadora que preside César Alierta es la principal operadora del mundo, con cerca de 205 millones de usuarios, un beneficio de 6.233 millones (un 40,2 más que en 2005) que le ha aupado al puesto número 28 en la tabla de ganancias y a ser la segunda de su sector, apenas superada por Vodafone. El ejercicio 2006 ha supuesto para Telefónica la consolidación de su estructura, de sus negocios y de su posición de liderazgo en el contexto del sector de las telecomunicaciones en Europa e Iberoamérica. Telefónica ha cerrado con éxito la integración de los activos de la británica O2 en el seno del grupo y ha incorporado igualmen- La energía es otro de los sectores que mejor se han acoplado al mercado exterior. Uno de los casos de empresa española que en apenas diez años ha pasado de ser una compañía eminentemente local a colocarse entre las diez primeras petroleras del mundo es Repsol YPF, gracias, en gran parte, a la adquisición en 1999 de la argentina YPF. En la actualidad, tiene más del 50 de sus activos en Iberoamérica y espera reafirmar esta tendencia con las inversiones en Argelia, Irán y el Golfo Pérsico. Además, casi la mitad de sus empleados ya trabaja en el exterior. No conviene olvidar el caso que representa la actual empresa de moda Endesa, muy distinto de la petrolera. El peso del negocio exterior en sus cuentas (Iberoamérica representa el 30 del negocio, y Europa, el 21,4 se debe, en parte, a las acertadas compras desde 1998 a 2006: Sevillana, la chilena Enersis y Endesa Italia, han permitido a la compañía que preside Pizarro alcanzar el puesto número 62 en el ranking mundial por beneficios y la quinta dentro de su sector. En definitiva, las grandes españolas han resuelto problemas de competencia y de saturación en el mercado doméstico saliendo al exterior, y de forma eficaz. Un camino abierto, dicen, también ya para las de menor tamaño. Fernando González Urbaneja EL CRECIMIENTO iempo atrás abundaba en España una literatura crítica con la empresa, especialmente con la gran empresa y más aún con la multinacional. Al fondo andaban tesis groseras sobre la perversidad de la concentración del capital y especialmente sobre la nacionalidad del mismo, de lo malo que era lo que venía de fuera. Los patrocinadores de estas tonterías ignoraban que eran herederos del tradicionalismo más rancio que recelaba de lo que venía de fuera y trataban de defender la caspa. Y algo queda de esas malas ideas, recelo a lo grande y a lo que viene de fuera, a lo que no es local. Sin embargo lo que preocupa hoy a los emprendedores, a los empresarios que miran al fu- COMO PROBLEMA En España el problema hoy es crecer, pero sin la debida diligencia pudiera ser lo contrario, gestionar la decadencia, lo cual tiene mucho ver con ser capaz de competir en el exterior T turo y buscan progreso y prosperidad, es el crecimiento, la ambición de ir a más, especialmente cuando en el mercado local no cabe obtener más cuota. En el corto periodo de dos décadas los empresarios españoles se han multinacionalizado en las dos direcciones: dentro, en el mercado local, han aprendido a competir con los que venían de fuera, con algunas ventajas competitivas que pronto fueron asimiladas. Pero también fuera en Europa y más allá, con productos cada vez más competitivos. Más de mil compañías españolas han invertido fuera, fabrican y distribuyen en otros países y buscan nuevos clientes. El flujo de inversión española en el exterior es mayor que el inver- so, fenómeno recurrente en los primeros años del nuevo siglo. La inversión exterior trajo a España capacidades, tecnologías, procedimientos que luego fueron asimilados para sentar las bases de un crecimiento local capaz de hacer el camino inverso. Prácticamente todas las compañías del IBEX- 35 obtienen porcentajes crecientes de negocio en el exterior, las seis más grandes obtienen entre el 30 y el 70 de sus ingresos y beneficios en otros mercados, en Europa y América, fundamentalmente. Sectores como el bancario, el de la construcción y los servicios públicos, el turístico, algunas ramas del comercio... presupuestan en términos internacionales y globales, o son líderes o disputan el liderazgo en varios mercados, componen sus balances en varias monedas y sus productos hablan distintos idiomas. El problema de 2007 es crecer, ganar mercados, incorpo- rar talento y capacidades, mucho más que ajustar costes, reestructurar, protegerse o defenderse. Las españolas se han subido al ciclo de la economía europea e incluso a un cierto liderazgo de la misma. Es una realidad reconocible aunque no permanente ya que es una posición que se puede perder. Italia, por ejemplo, ha perdido posiciones, por (de) méritos propios, lo cual debería servir de alerta a los españoles para no transitar por la misma senda. El caso italiano es ejemplar, la crisis institucional, el debilitamiento del estado de derecho y la inercia del Estado sentaron las bases para un estancamiento social y económico que hoy es patente y que induce pesimismo y desmovilización. En España el problema hoy es crecer, pero sin la debida diligencia pudiera ser lo contrario, gestionar la decadencia, lo cual tiene mucho que ver con ser capaz de competir en el exterior.