Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 INTERNACIONAL DOMINGO 11 s 3 s 2007 ABC Chipre espera ahora a Turquía Las autoridades chipriotas confían en que las turcas muevan ficha y respondan al derribo del muro de Nicosia retirando sus tropas de la zona. Señal alentadora para el largo conflicto que divide a la isla POR ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. No es comparable al muro de Berlín, pero el derribo de la pared de separación en la céntrica calle Ledra de Nicosia ha sido recibido como una señal alentadora, como la indicación externa de que algunas cosas podrían moverse en el delicado conflicto de la división de la isla de Chipre. Se ha hecho por sorpresa, hasta el punto que al propio alto representante de la política exterior común, Javier Solana, pareció haberle pillado por sorpresa en la rueda de prensa de la noche del jueves, en plena cumbre europea. La maniobra abre interesantes perspectivas, pero no resuelve las incógnitas todavía pendientes sobre la unidad de la isla. En realidad, la decisión por parte de las autoridades grecochipriotas de derribar el muro es la respuesta al gesto también unilateral que habían hecho los administradores de la autoproclamada República Turca del Norte de Chipre de desmantelar a primeros de año la pasarela levantada enfrente de los militares turcos con pretextos aparentemente turísticos pero cuyo objetivo era poder observar los movimientos de las tropas de la ONU y del Gobierno chipriota al otro lado de la línea verde No es casualidad que el ministro chipriota de Asuntos Exteriores, Giorgos Lillikas dijese en Bruselas que esperaban que a cambio de derribar el muro, los militares turcos retiren sus efectivos de esa zona, con el fin de que podamos avanzar en la comunicación de los dos sectores Turquía tiene desplegados permanentemente en Chipre más de 35.000 soldados desde 1974 y controla así a la parte norte de la isla. En Nicosia hay tres puntos para cruzar la ciudad, pero el de la calle Ledra, o Lokmaci para los turcos, sería el único en Una pareja permanece junto a una barrera provisional colocada tras la retirada del muro en Nicosia el corazón de la ciudad, oficialmente la capital de un país miembro de la Unión Europea. El comisario de la ampliación, Olli Rehn, ha hecho un llamamiento a los responsables de los dos sectores a que aprovechen el impulso que ha producido esta acción, para permitir la comunicación directa en esta parte de la ciudad En efecto, la mejor receta para desbloquear la situación es dejar fluir a la gente de un lado a otro de la llamada línea verde Pero nadie es capaz de decir si eso tiene posibilidades de influir, por ejemplo, en la decisión que pueda tomar el Gobierno turco sobre la apertura de sus puertos y aeropuertos a la comunicación directa con la parte griega de Chipre, tal como le reclama Bruselas. De hecho, la negativa a aceptar barcos con pabellón chipriota en puertos turcos, como corresponde a los compromisos de la unión aduanera que ha firmado con la UE, es lo que mantiene congeladas las negociaciones de adhesión de Ankara. AP Un reto a Ankara Una ventana de metracrilato es el único obstáculo para los habitantes de uno y otro lado, que ya se ven La prensa turca interpreta este paso como un reto a las autoridades de Ankara, para ver si se atreven a retirar su operativo militar en el centro de la ciudad. Es improbable que haya el menor riesgo de que eso tenga consecuencias reales sobre el terreno, pero demostraría la inutilidad de la presencia de las fuerzas turcas de ocupación. Y los militares turcos no están en su mejor momento. Hacía mucho que no se veía una serie de advertencias expresas y prácticamente insolentes al primer ministro, el islamo- conservador Tayip Erdogán, a propósito de Chipre y del norte de Irak. Todo lo que pasa en la isla y que tenga que ver con Turquía está, efectivamente, en manos de los militares, que lo consideran un caso que afecta a la seguridad nacional. De manera que si los chipriotas esperan una señal de Ankara, esta vendrá muy probablemente de los militares. Desde que en 2004 los grecochipriotas dijeron no a la reunificación en un referéndum no se había asistido a un momento de optimismo como éste. El muro ha caído, y en su lugar han puesto una ventana de metacrilato. Al menos ahora se pueden ver.