Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA MULTITUDINARIA CENSURA AL GOBIERNO LA CRÓNICA DOMINGO 11 s 3 s 2007 ABC Viene de la página anterior Los lemas de la manifestación España merece otro presidente Zapatero, dimisión Zapatero jódete, aquí estamos otra vez Rajoy, amigo, España está contigo Que liberen a De Juana, no nos da la gana De Juana, cabrón, muérete en prisión A por ETA, oé. A por ETA, oé España, unida, jamás será vencida Dónde está, no se ve, la familia de Bardem Navarra es España Rubalcaba, el chollo se te acaba Apoteosis de la bandera Ya nunca más se podrá tildar a nadie de facha por enorgullecerse de portar una bandera española; la normalización de la democracia ha dado un paso de gigante. Fue la bandera española la protagonista de una manifestación sin altercados da del armario de los complejos y las pusilanimidades, por fin dispuesta a mostrarse con naturalidad y fervor. La gente ha descubierto que el patriotismo puede ser una pasión tranquila, honrada, nunca más sometida a vigilancia recelosa: a partir de ahora ya no habrá que dar explicaciones por ondear una bandera española; más bien tendrán que darlas quienes no se atreven a ondearla, o quienes prefieren ondear otras banderas alternativas. Se ha invertido por fin la carga de la prueba; y esto, que pudiera parecer tan sólo una victoria retórica, es también una victoria de la dignidad. Ya nunca más se podrá tildar a nadie de facha por enorgullecerse de portar una bandera española; la normalización de la democracia ha dado un paso de gigante en la manifestación de ayer. Fue la bandera española la protagonista de una manifestación sin altercados, sin desabrimiento ni efusiones energúmenas. No hubo aguiluchos desmandados revoloteando en la confusión; en realidad, no hubo confusión alguna, porque la gente tenía muy claro que su presencia allí no obedecía a intereses partidarios, no se trataba de vindicar a las derechas frente a las izquierdas ni parecidas zarandajas. La gente sabía que lo que allí se expresaba era un estado anímico colectivo, híbrido de perplejidad y desasosiego, indignación y apabullado horror ante la ignominia. Por un lateral del Paseo de Recoletos, confundido entre la multitud, se abría paso Ortega Lara; su figura tímida despertaba a su paso ovaciones espontáneas. La gente quería tocarlo, quería estrechar su mano, abrazarlo agradecida; en la estampa menuda de aquel hombre que fue sepultado en vida durante casi dos años se compendiaba el dolor de una sociedad que se resiste a claudicar, que ha resistido numantinamente durante décadas y que ahora asiste estupefacta a la demolición de una fortaleza que no quiere abandonar, que nunca abandonará, aunque desista quien tendría que estar encabezando la resistencia. A mi lado la gente contenía a duras penas las lágrimas; y el apellido del héroe a la fuerza- ¡Or- tega! ¡Or- te- ga! coreado por miles de gargantas, resonaba en la tarde como una plaza de luz y golondrinas alborotadas. Juan Manuel de Prada Escritor paga el Gobierno para poder negociar Pero, ante esta situación, apeló a la necesidad de recuperar los consensos, y si no es posible alcanzarlos con el Gobierno, yo quiero establecerlo con los españoles El líder del primer partido de la oposición también estuvo acompañado del padre y de la hermana de Miguel Ángel Blanco, para quien tuvo una mención especial; de José Antonio Ortega Lara, que aunque acudió a la manifestación huyó de pancartas y de cámaras, pero no de los aplausos y saludos de la gente allí por donde pasaba, convertido en icono de la resistencia ante la inhumanidad; también lo estuvo de la novia y de la madre de Diego Armando Estacio, asesinado por ETA en la Terminal 4. La hora de los balances y de los análisis llegará el próximo lunes, cuando Rajoy se reúna con sus pesos pesados y, posteriormente, con el comité de dirección del partido. Había muchas banderas, miles de banderas ondeando en la tarde clara. Y una muchedumbre orgullosa de enarbolarlas, orgullosa de airear los valores que esas banderas proclama. Entre los errores retóricos más gruesos del Gobierno deberá contarse el intento de estigmatizar a quienes se atreven a mostrar sin rebozo la bandera nacional en las manifestaciones, acusándolos de utilización partidaria de un símbolo que representa la unidad de los españoles. En la manifestación de ayer, las banderas rojigualdas hablaban con una elocuencia más nítida que la de cualquier eslogan o consigna; eran la expresión de una pasión desinhibida, por fin sali- Faltó en la manifestación quizá algo de alegría; pero la austeridad en la expresión de los sentimientos era quizá el mejor modo de conmemorar la memoria de quienes cayeron abatidos por el plomo. Tampoco la alocución de Rajoy fue de las que enardecen a las multitudes con proclamas demagógicas y apóstrofes viscerales; hubo en sus palabras un rescoldo de emoción que se hizo llama ABC. es Recorrido de la manifestación en: http: especiales. abc. es 2007 manifestacion- pp- juana- chaos Un niño precede corriendo a la gran pancarta que abría la manifestación ÁNGEL DE ANTONIO