Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN DOMINGO 11 s 3 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro TRES AÑOS DEL 11- M: SE IMPONE LA VERDAD JUDICIAL OY se cumplen tres años desde el atentado terrorista que más víctimas ha producido en la historia de España y de toda Europa y que dejó marcada a la sociedad española por un trauma que todavía hoy arrastra significativas secuelas. Pese a las dificultades inherentes a la investigación del atentado más grave de nuestra historia, la perspectiva y el tiempo permiten contemplar cómo el Estado de Derecho se ha ido abriendo paso superando los múltiples obstáculos que se han presentado en su camino; y vemos también cómo el juicio que desde hace unas semanas se está celebrando en la Audiencia Nacional, que es seguido con gran expectación por medios del mundo entero, va haciendo decaer las teorías conspirativas alentadas desde ciertos sectores. Tres años después, los hechos van dando así la razón a la postura que ABC adoptó desde el primer momento en el ejercicio del derecho y el deber de transmitir a sus lectores una información veraz. Y llegado este momento, el PP debería desmarcarse definitiva e inequívocamente de las veleidades de algunos grupos muy concretos dentro del partido que dan cobertura a teorías imaginarias o desenfocadas. El recuerdo a las víctimas y la sobriedad de los actos previstos presiden una conmemoración que coincide con un momento muy delicado de la situación política, a causa de la ruptura del consenso en política antiterrorista. La discordia es fuente de inestabilidad y, en este sentido, los terroristas perciben que ésta es una sociedad vulnerable. He aquí una razón muy poderosa para que el Gobierno recapacite sobre la necesidad ineludible en una democracia madura de que funcionen los pactos con la oposición en los grandes asuntos de Estado. Como reflejan hoy las páginas del suplemento D 7- -dedicadas al 11- M- -el atentado de Atocha puso a prueba a la sociedad española, dejando al descubierto su grandeza, pero también sus puntos débiles. La respuesta social, la atención a las víctimas o la reparación de los daños materiales fue modélica en su momento. En cambio, la respuesta política dejó muchos motivos para la preocupación. El Gobierno popular gestionó la crisis con titubeos, pero no con mentiras, a pesar de las acusaciones oportunistas. El PSOE aprovechó la coyuntura para conseguir un insospechado vuelco electoral, a partir de un comportamiento en aquellas horas dramáticas que figura entre los episodios más oscuros de nuestra democracia. El acoso a las sedes del adversario político o los insultos a un presidente del Gobierno con una trayectoria impecable en la lucha antiterrorista pesan todavía en el recuerdo como puntos de partida de una legislatura convulsa. Desde entonces, la estrategia de todos contra el PP ha generado una dinámica impropia en una democracia moderna. Ojalá que este tercer aniversario sirva para reconsiderar- -antes de que sea definitivamente tarde- algunos aspectos de nuestra convivencia política que, es evidente, necesitan un replanteamiento urgente. H RAJOY, LIDERAZGO Y ALTERNATIVA REAL en esta contumaz resistencia de Rodríguez Zapatero a reconocer su fracaso radica la crisis de la legislatura socialista, porque el único aval que el presidente del Gobierno tuvo al llegar al poder- -legítimamente, pero también de forma imprevista- -fue su teórica sintonía con la sociedad española, puestaen prácticacon laguerradeIraky el desastredel Prestige Zapatero se coronó a sí mismo como el mejor intérprete de los sentimientos de los españoles, frente al autismo de Aznar, y el que iba a hacer de la española una democracia de ciudadanos. Toda esta aparatosa propaganda del socialismo destinada a mitificar a Rodríguez Zapatero como el hombre providencial que iba a rescatar una democracia defectuosa y una sociedad vulgar, se ha venido abajo, pero no por la presión de la manifestación de ayer, sino por la trayectoria de una legislatura marcadapor un Gobierno superficial, mediocrey claramenteinadaptado a la gestión de dirigir un país que, con todos sus defectos, tenía en 2004 unasexpectativas muy porencimadela ramplonería de este equipo gubernamental. La situación política que atraviesa España es de esas que la historia de las democracias enseña que sólo se resuelve en las urnas, dando la oportunidad a los ciudadanos de decidir y proponiéndoles directamente todo aquello que Zapatero ocultó en su programa y ha ejecutado contra la opinión a los españoles, como la quiebra del Estado autonómico, la negociación política con ETA y el revi Hubo libertad, civismo, sionismo revanchista del pasado. Hay, además, un fracaso especialn los últimos días, el PSOE y el Goejemplaridad y, sobre todo, mente grave para Zapatero. Los ciudabierno lanzaron brutales acusacioemoción por España y por las danos ya saben que él ofrece una paz nes contra el PP y los ciudadanos que víctimas de ETA con ETA. El presidente no debe hacer han secundado su llamamiento. Califiesfuerzos por seguir convenciendo a caron la manifestación como un golpe Rajoy ha disipado las dudas, una opinión pública que está al tanto de Estado acto de extrema derecha y de que es posible un cese de la violenagresión a las instituciones democrátidentro y fuera de su partido, cia terrorista. Lo que sucede es que los cas. Incluso, en el colmo de la desesperasobre su aptitud para dirigir la ciudadanos, en su gran mayoría, no ción, sacaron al fiscal general del Estaalternativa real a Zapatero, quieren la paz que les ofrece Zapatero, do para criticar la manifestación, lo ni sus medios para alcanzarla. No que no sólo hizo en flagrante violación asumiendo que es el momento aceptan chantaje, precio político, imde la imparcialidad institucional a la de encabezar la demanda de punidad judicial, el trueque de Navaquedebesometersepormandato consticambio en el rumbo del país rra ni la quiebra de la soberanía naciotucional, sino utilizandoademás elmisnal. El reclamo electoral de la alternamo temerario argumento que empleó tiva o Zapatero, o muertos ya no conZapatero el día antes de que ETA asesimueve. Primero, porque ha habido ya nara a dos ciudadanos ecuatorianos: tres muertos; y, segundo, porque la paz que propone Zapatero que ya no hay víctimas del terrorismo. Pero en la Plaza de Cono se basa en la derrota, la disolución y el desarme de ETA, que lón no hubo golpe de Estado, ni extrema derecha, ni ataque a la son las únicas garantías de que los etarras no volverán a matar. democracia. Hubo libertad, civismo, ejemplaridad y, sobre todo, una profunda emoción por España y por las víctimas de ué le queda a Zapatero? El PP se ha sobrepuesto a la deETA. Las infamias socialistas sólo han conseguido dar más varrota electoral, ha soltado lastres del pasado y ha reculor al acto de ayer- -pese a los inútiles intentos del secretario de perado la iniciativa política con un discurso firme, moderado y Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, por rebajar el nacional. Ahora, Mariano Rajoy está obligado a canalizar sin éxito dela convocatoria- -y sacar a la luz pública el empeño balreservas y con acierto, sin excesos pero con pulso firme, el lidedío del PSOE de seguir queriendo asustar a los españoles con el razgo que cientos de miles de españoles le están confiando. Las espantajo deladerecha extrema. La manifestaciónfueun ejemvíctimasdeETAnosehan dividido, ni sehan callado, ratificánplar acto colectivo de respeto, un ejercicio modélico de las liberdose como el gran patrimonio ético de España. La opinión pútades de expresión y reunión, que nuevamente demuestra la blica ha roto los espejismos del talante de Zapatero y se ha topasincera adhesión de la derecha española a los valores constitudo con un político vacío de ideas y proyectos. Buena parte de la cionales y democráticos. Si a esto se le llama golpismo, quienes legislatura- -en lo social, en lo territorial- -está en manos del lo afirman deben asumir que son ellos los que desconocen el Tribunal Constitucional. Y sólo conserva el presidente del Goverdadero significado de las libertades políticas y los derechos bierno el aire que le pueda dar un comunicado de una banda teindividuales proclamados en la Constitución de 1978. El objetirrorista que jamás soñó con que su mayor debilidad operativa vo de empañar a toda costaloqueelPSOE temía queibaa serun se encontraría compensada con el premio de una clase política éxitosin paliativos, ha fracasado. Y ahora correspondeal PSOE dividida y un Estado al que el Ejecutivo hace declinar su deber interpretar el claro mensaje de la sociedad española. Lamentade derrotarla sin condiciones. Entre los etarras y los ciudadablemente, Zapatero descartó desde Bruselas cualquier rectifinos, es preferiblequeZapaterosesometaa la voluntad delosciucación en la situación de De Juana Chaos, que es tanto como redadanos expresada en las urnas. Y ahí debe estar Rajoy para conocer queno va a cambiar una política queya no es antiterroofrecer la alternativa necesaria. rista y que va a perseverar en su huida hacia ninguna parte. YER se produjo en Madrid algo mucho más trascendente que una manifestación multitudinaria contra el Gobierno o que un evidente éxito de organización del Partido Popular. Ayer, el PSOE vio agotadas definitivamente las posibilidades de alcanzar elprincipalobjetivopolítico deeste mandato: la reclusión del PP al silencio, la expulsión de la derecha españoladelavidademocrática, la anulacióndelas víctimas del terrorismo de ETA y la alienación de la sociedad con mensajes maniqueos sobre la paz. Además, el fracaso del Gobierno ha sido doble. Por un lado, su implacable maquinaria propagandística no ha podido con la voluntad de cientos de miles de españoles. Por otro, Zapatero tiene enfrente a un auténtico y consolidado líder nacional, Mariano Rajoy, quien presentó sus credenciales en el momento oportuno, en un escenario sobrecogedor y con un discurso en clave nacional vibrante y motivador. Habló de ETA, por supuesto, pero también de España. Y por estomismo, elacto fuela eclosión deun patriotismoliberadodecualquier complejo. Rajoy hadisipadolas dudas, dentro y fuera de su partido, sobre su aptitud para dirigir la alternativa real a Rodríguez Zapatero, asumiendo que es el momento de encabezar una demanda tranquila, fuerte y constante de cambio en el rumbo del país. En adelante, Rajoy debe imprimir a su discurso y a su gestión los rasgos del liderazgo nacional, sólido y convincente, que ayer demostró tener. A Y E ¿Q