Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 10- -3- -2007 China prohíbe abrir cibercafés este año para frenar la delincuencia juvenil 83 Las contaminación española continúa al alza Las emisiones de gases contaminantes no dejan de aumentar en nuestro país y nos alejan cada día más del objetivo fijado en el protocolo de Kioto. Los últimos datos del Inventario de Gases de Efecto Invernadero, correspondiente al año 2005, indican que nuestro país emitió 440,7 millones de toneladas de CO 2, con un incremento del 52,2 con respecto a 1990, año fijado como base para los cálculos en el protocolo de Kioto. El límite que este tratado impone a España para el quinquenio 2008- 2012 es de no superar en más de un 15 %l as emisiones de 1990, pero con estos datos ya nos alejamos más de un 37 Y eso aunque la energía eólica evitó la emisión de 15 millones de toneladas de CO 2; esto es, que sin ella las emisiones habrían sido un 3,4 por ciento superiores, según datos manejados por Comisiones Obreras. Eso supone que para cumplir con Kioto España tendría que comprar cada año durante ese quinquenio 100 millones de toneladas de CO 2, cantidad en la que superaremos nuestro objetivo. Con estos nuevos datos en la mano, España sigue siendo el país desarrollado que más ha aumentado sus emisiones de dióxido de carbono. las montañas y hacia el norte. Los investigadores estiman que es harto improbable que esta conjunción de fenómenos esté sucediendo como parte de un proceso natural. Sucesivos estudios encuentran una consistente relación entre los fenómenos observados y los cambios proyectados por modelos de ordenador Por la comida no hay que preocuparse, sugieren los expertos, pues la evolución de los sistemas de cultivo proporcionará más y mejores cosechas; al parecer, sólo a partir de un alza de más de 3 grados centígrados se produciría un serio impacto sobre la cadena alimentaria, que alcanzaría al ser humano. Pero esto es sólo para las regiones donde ya hay comida y nada falta, pues en las más necesitadas las consecuencias serán inclementes. De ser ciertas las conclusiones del IPCC, aumentará la emigración sur- norte, pues a África le espera menos agua y menos alimentos; y en Suramérica se extenderá la desertificación de la Pampa, y de cualquier punto donde ahora lucen los bosques; la hierba de la sabana sustituirá al hábitat de la jungla amazónica, sobre todo por el Este, así como a la selva tropical centroamericana. La soja, por ejemplo se extendería y tendría que sustituir a otros cultivos tradicionales, cambiando no sólo flora y fauna sino costumbres y gastronomía. Capitales porteñas como Buenos Aires, Montevideo o Salvador de Bahía, como otras de muy baja altitud, vivirán la amenaza de la subida de las aguas, como le sucede a Nueva Orleans; y las islas pequeñas, tipo atolones de Polinesia, sufrirán por el mismo motivo tanto como por la consiguiente desaparición de los turistas. Asia se verá afectada por el nivel de las aguas, tanto del curso interior y los acuíferos como al borde del mar, donde viven grandes masas de población. En Norteamérica no habrá casinos suficientes para los futuros desiertos, se intensificarán las olas de calor, ya tristemente célebres en Chicago y el Medio Oeste, así como los grandes incendios forestales; y la nieve desaparecerá de las Rocosas, dejando a California con problemas de abastecimiento de agua, mientras las ciudades costeras del Atlántico recordarán el año del huracán Katrina como un preludio. Las empresas deberán reparar los daños ambientales hasta 30 años después de ocurridos El proyecto de Ley de Responsabilidad Medioambiental contempla además multas de hasta 2 millones de euros ARACELI ACOSTA MADRID. Quien contamina, paga y repara. Este es el objetivo que persigue el proyecto de Ley de Responsabilidad Medioambiental, al que el Consejo de Ministros dio ayer luz verde, y que afectará a más de 5.000 instalaciones industriales, unas 30.000 empresas de transporte y casi un millón de explotaciones agrarias. Una norma que busca que las empresas o titulares de actividades potencialmente contaminantes prevengan, y respondan ante posibles daños al medio ambiente hasta 30 años después de ocurrido el evento que los ocasionó. Se trata de asegurar que el responsable de la actividad devuelva los recursos naturales a su estado original, sufragando el total de los costes. Esto es lo más importante de esta ley- -según explicó a ABC Alicia Camacho, secretaria general técnica del Ministerio de Medio Ambiente, puesto que aún cuando no se haya cometido ninguna infracción administrativa y, por tanto, no lleve aparejada una sanción, el responsable tendrá la obligación de reparar el daño. Para garantizar el pago de la reparación ambiental, los operadores de esas actividades potencialmente contaminantes deberán contar con una póliza de seguro o aval que cubra los riesgos ambientales de la actividad. Sin embargo, esta obligación sólo será efectiva a partir de 2010, y se hará de forma gradual, con el fin de asegurar que el mercado se encuentre en mejor situación de ofrecer tales garantías según el comunicado del Ministerio de Medio Ambiente. No obstante, la obligación de seguro no cubre todo el deterioro ambiental, puesto que las actividades que se considere que tienen un potencial dañino por debajo de 300.000 euros quedan exentas de esta exigencia. Si bien, estos umbrales de exigencia de garantía financiera se concretarán en un reglamento, que debe estar listo antes de que termine 2008. Además de estos seguros que permitirán hacer frente a la reparación, también habrá multas para los que incumplan la ley, y van desde los 10.000 hasta los 2 millones de euros. Entre las actividades que estarán sujetas a la norma se encuentran la mayor parte de los sectores industriales, la gestión de residuos, fabricación, almacenamiento, transformación y transporte de sustancias peligrosas, así como productos fitosanitarios; pero también el cultivo, transporte y comercialización de organismos genéticamente modificados. Quedan fuera de la norma los daños derivados de los conflictos y la defensa nacional; los fenómenos naturales; la contaminación difusa; los riesgos nucleares (cuentan con otra norma) y el transporte marítimo de hidrocarburos y mercancías peligrosas, regido por leyes internacionales. Subida del nivel del mar Más información sobre esta norma legal: http: www. mma. es inédito, con el título de Resumen para los Responsables Políticos al que los dirigentes de la comunidad internacional deberán dar un último visto bueno para su publicación, en abril en Bruselas. Cuatro regiones del mundo parecen especialmente afectadas: las islas del Pacífico, el África subsahariana, las poblaciones del Ganges y la desembocadura del Yuyiang, entre otras a ras del mar, y la vida en los Polos, de los osos a los esquimales. La vida se retira al norte Pero todos los continentes se verían notablemente afectados por cambios globales que ya están en marcha: los hielos eternos se deshielan; las avalanchas y los lagos de montaña aumentan, así como el curso de los ríos; las aguas se sobrecalientan ligeramente en perjuicio de su calidad potable; la vida vegetal y animal se retira a EFE Más información sobre calentamiento: http: www. ipcc. ch Cirugía contra la obesidad mórbida El IX Congreso de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad, que reúne en el Hospital Universitario de Getafe a más de 300 especialistas internacionales, ha debatido sobre el tratamiento quirúrgico de la obesidad mórbida. Diez de las intervenciones han podido ser seguidas en directo desde el salón de actos del hospital.