Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 10 s 3 s 2007 MADRID 57 latas... Hasta contabilizar 600 comidas diferentes. Como asegura D Aluisio, éste es un viaje alrededor del mundo con cuchara y tenedor. A mesa puesta. Un gigantesco restaurante virtual que muestra cómo se alimentan, compran y cocinan varias familias de países diferentes No en vano, podemos ver puestos de mercado muy diferentes según su localización- -Italia, Camboya o Sri Lanka- -o cocinas que en algunos casos sólo se intuyen- -Chad o Ecuador- En este retato de la comida en los cinco continentes- -continúa D Aluisio- se observan los comportamientos ante la alimentación en un momento de cambio potenciado por la globalización y la inmigración, lo que provoca que muchos pueblos estén sobrealimentados y otros se mueran de hambre Así, sobrecoge la instantánea de un niño de Mali que avanza cargado con trozos de sandía- -intentará venderlos en el mercado- -mientras dos hermanos americanos comienzan el domingo comiendo sendos bollos- -están tranquilamente sentados en el coche camino del supermercado- O el niño de India que escarba en el vertedero, entre cuervos, para encontrar algo que llevarse a la boca. Viaje con cuchara y tenedor En la cocina de una familia alemana de clase media no falta de nada, como retrataron los fotógrafos ABC Yo como, tú comes, ¿él come? Veinticuatro países, 30 familias y 600 comidas diferentes. Una muestra reúne sobre la mesa un variopinto atlas culinario del planeta que busca la reflexión sobre los hábitos alimentarios en el mundo POR MABEL AMADO MADRID. Hace algo más de un año veía la luz un singular experimento etnológico llevado a cabo por dieciséis fotógrafos. A instancias de Naciones Unidas, captaron con sus cámaras la vida de treinta familias de clase media en distintos países del mundo. Cada instantánea mostraba a todos los miembros de la unidad familiar, con su vivienda al fondo, y todas sus posesiones desplegadas en el exterior. Familias del mundo nombre que recibió esta muestra, da ahora paso a Planeta Hambriento. Lo que come el mundo Hasta el próximo 26 de marzo, Espacio para el Arte Aranjuez (San Antonio, 49, Aranjuez) acoge una reflexión sobre el hambre en el mundo de la mano de fotografías de Peter Menzel y Faith D Aluisio. Ambos comenzaron este periplo mundial autoinvitándose a comer en la mesa de 30 familias de 24 Malnutrición o sobrepeso Piedras calientes para cocinar Buah Merah, una especie de frutos rojos ABC Más de 800 millones de personas en todo el mundo padecen graves problemas de malnutrición Como contrapunto, un tercio de la población de los países desarrollados sufre sobrepeso En este periplo mundial, los fotógrafos se autoinvitaron a comer a la mesa de 30 familias de 24 países Ésta es la diferencia del mundo. Mientras un tercio de la población de los países desarrollados sufre sobrepeso- -un 20 por ciento en el Reino Unido, Alemania y Australia, y un 35 en Estados Unidos- aún quedan más de 800 millones de personas con graves problemas de malnutrición. Sin olvidar, como recuerda a cada momento Naciones Unidas, que un amplio grupo de países africanos está en situación de emergencia por hambre. Es la cara y cruz de este mapa culinario. Mientras en el Chad los gastos semanales en alimentación son de 0,94 euros, en Italia ascienden a 214,36. Y aún así, entre uno y otro existe un amplio abanico de presupuestos, como los 3,85 de Bután o los 144,70 de México. Esto es lo que come el mundo... Siempre que puede. Más información Qué: Exposición Planeta hambriento. Lo que come el mundo Dónde: Espacio para el Arte Aranjuez, de la Obra Social Caja Madrid (San Antonio, 49, Aranjuez) Cuándo: Hasta el 26 de marzo, de lunes a sábado, de 18.00 a 21.00. países diferentes. Su objetivo era explorar la más antigua de las actividades sociales humanas: comer. Y es que, ya sea por factores de globalización, mejora de nivel de vida o inmigración, las dietas han variado en los últimos años. En esta exposición y de la mano de dos fotógrafos, el visitante podrá admirar un singular atlas culinario del planeta en unos momentos de cambio en todos los niveles. Por ello, a cada familia se le pidió que comprara los alimentos habituales para una semana. Y con ellos posaron para esta fotografía fija, con sus sacos de patatas, su fruta, sus botellas, sus platos preparados, sus