Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 S 6 LOS SÁBADOS DE CAUSAS DEL SÍNDROME DEL EDIFICIO ENFERMO Síntomas en las personas Oculares: Irritación, sequedad y picor Nasales y faríngeos: Obstrucción nasal, sequedad en garganta, irritación y prurito, rinitis Humo de tabaco Respiratorios: Tos, opresión torácica, disnea Cutáneos: Sequedad, picores Neuropsicológicos: Astenia, cefalea, letargia, irritabilidad, dificultad de concentración Ordenadores Ventilación artificial Papel Mal ambiente en el trabajo En el interior de un edificio puede haber muchos contaminantes y las fuentes de las que provienen pueden ser, a su vez, varias, señala doctora Cruceta, presidenta de Fedecai. Algunos provienen de la propia estructura del edificio (materiales de construcción y decoración) otros se originan como consecuencia de la actividad que se desarrolla en el interior del edificio (ordenadores, fotocopiadoras, acumulación de papel) y finalmente, las personas que lo habitan también aportan contaminantes. Aunque la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y los Reales Decretos que la desarrollan marcan unos mínimos que han de cumplirse para temperatura, humedad relativa, ruido e iluminación, no existe una normativa que obligue efectuar medidas y evaluaciones de calidad ambiental en el interior de los edificios. En opinión de Cruceta, sería deseable porque evitaría muchos problemas a posteriori. Por eso desde la Federación Española de Calidad Ambiental Interior (Fedecai) se ofrece un certificado para todas aquellas empresas que quieran verificar si el ambiente del interior de su empresa cumple unos mínimos. Una iniciativa de la que la Asociación Catalana de Empresas del Síndrome del Edificio Enfermo (Acesem) fue pionera. A pesar de ser voluntario, cada vez son más las empresas que demandan este tipo de servicios. Moquetas, revestimientos Otras causas: Problemas de mantenimiento y limpieza, Edificios grandes, Controles ambientales centralizados no locales, edificios viejos o recien remodelados, humedad ambiental baja, poca renovación del aire, zonas de humedad visible, liberación de contaminantes portantes cambios tanto en su diseño como en la generación de entornos de trabajo con una serie de características específicas, como los sistemas de ventilación artificial, la proliferación de aparatos de oficina (fotocopiadoras, impresoras, etc) uso extensivo de materiales sintéticos o sistemas de iluminación fluorescente, que generan efectos para la salud que cada vez van siendo mejor conocidos Boldú destaca como principales factores de riesgo la temperatura ambiente superior a 23 grados, humedad inferior al 40 por ciento o superior al 60, ruido, iluminación inadecuada, controles ambientales no ajustables por el usuario, amplias áreas de archi- Mas información: www. acesem. org Asociación Catalana de Empresas del Síndrome del Edificio Enfermo www. aircare. org www. istas. ccoo. es. Página de salud la- www. segla. net boral de Comisiones Obreras www. mtas. es insht Página del institudo Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo Factores de riesgo vo con documentación en papel. Aunque los síntomas que provoca el Síndrome del Edificio Enfermo tienen orígenes diversos, una de las causas más frecuentes reside en un mal diseño de los sistemas de climatización y una lim- pieza deficiente, apunta Vicente Picó, presidente de la Asociación Catalana de Empresas del Síndrome del Edificio Enfermo. En concreto destaca el grado de ventilación efectiva que tenga el edificio. Por cuestiones de ahorro energético, la climatización se lleva a cabo reutilizando parte del aire interior. Si el aporte de aire exterior no es el adecuado, habrá un defecto de oxígeno y el aire se irá ensuciando. Si el aire no está limpio habrá pequeñas partículas de polvo y otros contaminantes responsables de los síntomas del SEE Además en el interior del edificio puede haber compuestos orgánicos volátiles que se desprenden de pinturas, muebles fabricados con resinas o fotocopiadoras.