Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL SÁBADO 10 s 3 s 2007 ABC Ségolène y Sarkozy recurren a sus centristas para frenar a Bayrou La candidata socialista lanza a la batalla electoral a Dominique Strauss- Khan, el más moderado de los elefantes del PSFs El ministro del Interior recibe el apoyo de la histórica Simone Veil JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Amenazados en muy distinta medida por François Bayrou, centrista, Ségolène Royal, socialista, y Nicolas Sarkozy, conservador, lanzan contra él a sus generales más curtidos en la guerra de posiciones ideológicas, avanzando a cuerpo descubierto en un campo de minas que la artillería pesada intenta limpiar con el bombardeo intensivo de las proposiciones enemigas, acosadas por las incursiones de los comandos más avezados en el cuerpo a cuerpo verbal. A la izquierda, víctima Ségolène de la huida decepcionada de intelectuales, profesores y cuadros medios, seducidos por el discreto encanto del centro izquierda, los estrategas socialistas han lanzado al campo de batalla a Dominique StraussKahn (DSK) el elefante más centrista y más socialdemócrata entre sus generales a la espera de destino. Y DSK arremete contra Bayrou a paso de carga, espoleado por Le Monde Yo soy un hombre de izquierdas. Nunca estaría en un gobierno con Bayrou, que es un hombre de derechas. Su unión nacional hace el juego a los extremistas DSK invita a Bayrou a renegar de su pasado conservador y decirse dispuesto a formar una coalición liderada por Ségolène. Los tiros verbales de DSK corren el riesgo de no alcanzar ningún blanco y perderse en la oscuridad del fragor de una batalla que Ségolène está librando con todos sus aliados históricos mordiendo el polvo de los caídos sin intenciones de voto. Marie- George Buffet (PCF) apenas cuenta con un 3 por ciento de intenciones de voto en la primera vuelta. Los dos candidatos de extrema izquierda apenas suman otro 5 por ciento. Los candidatos ecologistas no van más allá del 2 ó el 3 por ciento de intenciones de voto. Ante tal hundimiento del voto de izquierdas, los ataques contra la munición de una posible apertura gubernamental. El ministro del Interior y candidato conservador ha pedido a su partido, la Unión por un Movimiento Popular (UMP) la libertad para formar un gobierno con fuerzas de muy diversos horizontes, para intentar liberarse de su armadura de hombre de partido En los flancos conservadores, nacionalistas, incluso próximos a las sirenas de las extremas derechas, Sarkozy lanza el globo sonda de un posible Ministerio de la inmigración y la identidad nacional... ¿Cuál sería el origen y finalidad última de ese posible Ministerio de nuevo cuño? Reagrupar las responsabilidades hoy dispersas entre varios ministerios, para responder a los grandes problemas que se nos presentan: la inmigración controlada y el respeto de los fundamentos de nuestra identidad nacional En verdad, Sarkozy no ha hecho una propuesta formal. Se ha limitado a subrayar que, a su modo de ver, un Ministerio de ese tipo pudiera ser necesario sin precisar sus contornos exactos, insistiendo en que lo esencial es abordar los problemas concretos, con un número limitado de ministerios La baza de la inmigración Nicolas Sarkozy durante su visita a la Feria Agrícola ayer en París Bayrou, acusado de ser un peligroso conservador, quizá precipiten en el vacío a generales y caballería ligera socialista. A la derecha, Nicolas Sarkozy estima que la mejor defensa de un candidato cotizado como posible vencedor es el ataque frontal, a paso de carga. En los flancos centristas, Sarkozy ha instalado a una generala histórica, Simone Veil, una de las figuras políticas más populares, respetadas y emblemáticas. Ella liberó el aborto. Ella fue la primera pre- AP sidenta del Parlamento Europeo. Ella estima que Bayrou es un traidor que no representa a nadie. Simone Veil tiene algo de guardiana del templo de los valores genuinamente centristas. Y Sarkozy pone a sus pies ABC. es Información especial sobre las elecciones francesas en abc. es internacional Chirac: Lamento haber metido a Europa y Francia en este problema ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. El presidente francés Jacques Chirac se despidió ayer de Bruselas. Después de 12 años participando en los Consejos Europeos, esta ha sido la última vez que tomaba parte como jefe de la delegación francesa en un reunión con sus pares de la UE. Y se ha ido con el mismo estilo grandilocuente con el que siempre se comportó en Europa, pero explicando por primera vez lo que sentía de verdad por su fracaso en la ratificación del Tratado Constitucional en Francia: Lamento- -dijo- -no haber podido hacer más para evitarle a Francia y a Europa un problema como éste Un problema del que, en efecto, no se ve salida hasta que Chirac no desaparezca definitivamente de la escena política francesa y se conozca a su sucesor en el Elíseo. En realidad se espera que este domingo haga el anuncio formal de que no se presentará a una reelección, algo que oficialmente no ha querido descartar, pero nadie duda que será su retirada lo que comunicará a los franceses. Ayer en Bruselas, al menos, habló dando por hecho que era su última comparecencia en este edificio del Consejo, en la sala francesa de la segunda planta. Y para ser su despedida europea lo hizo con palabras que no se le habían ecuchado hasta ahora: Fracasé en el referéndum (sobre la Constitución Europea) y por decirles la verdad, me sorprendió un poco el constatar que la demagogia obtenía tales beneficios Chirac acusó a los socialistas que hicieron campaña por el no de haber boicoteado la operación engañando a sus compatriotas: Los franceses fueron engañados, se les dijo que se trataba de criticar al Gobierno y que no pasaría nada porque había un Plan B. Y además lo hicieron aquellos que sabían la verdad y que habían tenido experiencia política Y finalmente concluyó con este mea culpa extraño de escuchar al presidente francés: Lamento no haber podido hacer más para evitarle a Francia y a Europa un problema como éste El problema de hecho existe y resolverlo sigue siendo uno de los principales objetivos de la Presidencia alemana. Chirac todavía participará dentro de dos semanas en la cumbre extraordinaria de Berlin en la que se festejarán los 50 años de la UE y participará en una declaración con la que se preten- Chirac en la rueda de Prensa de la cumbre de la UE EPA El presidente francés asistió a su último Consejo Europeo en Bruselas tras 12 años en el Elíseo de recuperar el impulso para las reformas políticas. El cambio de presidente en Francia puede solucionar un problema, pero no está claro que eso despeje completamente el camino para resucitar la Constitución. Ayer, por ejemplo, el presidente polaco, Lech Kaczynski, se fue de Bruselas diciendo en voz alta que la cumbre había sido un éxito porque ha demostrado que no hace falta ninguna Constitución para Europa