Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA El Gobierno cede al chantaje de De Juana s El frente judicial SÁBADO 10 s 3 s 2007 ABC La Justicia acumula la causa de Patxi López a la de Ibarretxe por reunirse con Batasuna M. L. G. F. BILBAO. Después de que el pasado 13 de febrero el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco decidiera seguir la causa penal contra los dirigentes del PSE Patxi López y Rodolfo Ares por su reunión con Batasuna, al rechazar sus recursos, ayer, el tribunal decidió acumular la causa penal abierta contra ellos a la que se sigue contra el lendakari, Juan José Ibarretxe, por haber convocado en Ajuria Enea al proetarra Arnaldo Otegi. La denuncia fue presentada por el Foro de Ermua y por el PP. El auto hecho público ayer recuerda que la instrucción judicial investiga si Ptaxi López y Rodolfo Ares fueron cooperadores necesarios de un delito de desobediencia cometido presuntamente por los dirigentes de Batasuna Arnaldo Otegi, Rufino Etxebarría y Olatz Dañobeitia por haberse entrevistado con los dirigentes socialistas en San Sebastián en representación de Batasuna, cuando esa formación tenía prohibido ejercer cualquier actividad política al haber sido declarada ilegal. El juez instructor, Roberto Saiz, recaba en ese auto a los directores de distintos medios de comunicación la información publicada en prensa o emitida por radio o televisión sobre la reunión celebrada en San Sebastián entre una delegación del PSE y otra de Batasuna, que tuvo carácter público y abierto a los medios de comunicación. A diferencia de lo ocurrido con el lendakari, que deberá declarar por segunda vez en un mes el próximo 26 de marzo, el magistrado ha decidido retrasar la declaración de los imputados Ares y López. Contra la decisión del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco cabe recurso de reforma y apelación o recurso directo de apelación sin previo de reforma. Detienen en París a un histórico de ETA que vivía en Uruguay Garzón dictó una euroorden al conocer que el terrorista estaba en Europa s Le acusa de participar en un asesinato en 1988 ABC MADRID. El etarra Miguel María Ibáñez Oteiza ha sido detenido por la Policía francesa en el aeropuerto de París cuando llegó en un vuelo procedente de Uruguay, que hizo escala en Río de Janeiro (Brasil) La orden de arresto del juez Baltasar Garzón responde a la posible participación de Ibáñez Oteiza en un asesinato cometido en 1988. El arresto- -en cumplimiento de una euroorden reactivada por el magistrado al tener conocimiento de que el terrorista estaba en Europa- -fue realizado por la Policía del Aire y de Fronteras y de los servicios de información (RG) El presunto etarra viajaba con pasaporte legal con su identidad auténtica. Ibáñez Oteiza es un histórico de la banda. En 1992 fue detenido en Uruguay y al año siguiente fue extraditado a España, donde la Audiencia Nacional le juzgó por un asesinato. El etarra, que fue absuelto y puesto en libertad el 8 de febrero de 1995, es ahora reclamado por Garzón por otro asesinato. Ibáñez Oteiza, de 52 años, huyó de España en 1989, junto con su esposa, después de que unos ladrones entraran en su casa, situada en la calle Iparraguirre, de Éibar, y se apoderaran de una metralleta. Y es que la vivienda de Ibáñez era donde el comando Éibar escondía el armamento. El 24 de julio de 1989, una vez desarticulado el grupo criminal, fue procesado por colaboración necesaria en el asesinato del hostelero Patxi Zabaleta en 1988. Se le acusó de haber pasado a ETA información sobre esta víctima, así como de haber cooperado en el asesinato de Sebastián Aizpiri. El 15 de mayo de 1992 fueron detenidos en Montevideo un total de quince etarras, entre ellos Ibáñez Oteiza. La mayoría trabajaba en dos restaurantes de cocina vasca. De los arrestados, la Justicia española presentó demanda de extradición contra diez, pero los tribunales uruguayos rechazaron la mayoría de las peticiones españolas. Finalmente, sólo tres fueron entregados: Luis María Lizarralde Izaguirre, Miguel Ibáñez Oteiza y Jesús María Goitia Unzurrunzaga. La entrega tuvo lugar el 25 de agosto de 1994. Ibáñez fue juzgado por la Audiencia Nacional, pero absuelto por falta de pruebas y puesto en libertad el 9 de febrero de 1995. Se retrasa la declaración El etarra Ibáñez viajaba con un pasaporte con identidad auténtica