Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo VIERNES 9- -3- -2007 ABC El número de menores que reducen su estómago para adelgazar se triplica en España Las nuevas técnicas, menos agresivas, animan a los médicos a recomendar la cirugía en adolescentes como última opción N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Silvia (un nombre ficticio) padece lo que los endocrinos denominan obesidad mórbida. Su peso ya no le permite hacer las cosas que hacen los chicos a su edad. Con 11 años ya no puede correr ni saltar como el resto de sus amigos. Los kilos le están deformando tanto las articulaciones de sus rodillas que se dirige en picado hacia la invalidez, Ni las dietas ni el ejercicio físico han funcionado. Sólo le queda pasar por el quirófano para reducir su estómago y abandonar el exceso de comida. El caso de Silvia se ha presentado en el congreso de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad que se celebra esta semana en el Hospital de Getafe, en Madrid. Es un paciente excepcional, por su corta edad, pero la cirugía bariátrica o de la obesidad gana cada vez más terreno entre los menores. Aún son pocos, pero el número de adolescentes y menores de edad que pasan por el quirófano para combatir su obesidad aumenta ligeramente cada año. No existe un registro que permita conocer el número exacto de intervenciones de cirugía bariátrica o de la obesidad que se realizan en España, aunque se puede tener una estimación aproximada con los datos de altas hospitalarias de la Sanidad pública. Este sistema anotó cinco cirugías de la obesidad en 2004 a chicos de entre 14 y 18 años, y más del triple- -18 intervenciones- -en 2005. La Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad estima que el año pasado las operaciones de menores no llegaron a las veinte, unas cuarenta cirugías en tres años. La tendencia al alza de operaciones que hace unos años estaban reservadas para adultos desesperados se debe a la aparición de técnicas menos agresivas y a la reducción del riesgo. La Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad (Seco) estableció con la Administración los 18 años como edad límite por debajo de la cual no se aconsejaba realizar esta intervención. Se fijó ese límite porque con la mayoría de edad legal también se da por finalizado el desarrollo de los jóvenes. Pero existen casos excepcionales en los que la cirugía se hace necesaria. Cuando fracasan otros tratamientos y la obesidad amenaza la salud del menor justifica su presidente, Carlos Fernández Escalante. Las reducciones de estómago se reservan para chicos que empiezan a tener problemas respiratorios o, como en el caso de Silvia, cuando el sistema muculoesquelético se deteriora a pasos agigantados. Las intervenciones aún son anecdóticas, aunque el incremento de la obesidad infantil en España y la aparición de una técnica quirúrgica más sencilla y segura, llamada manga gástrica impulsará las reducciones de estómago en niños y jóvenes. Existen al menos cinco operaciones, con unas 15 variantes, que se agrupan dentro de la denominada cirugía bariátrica. Anillas y balones que se colocan en el estómago para reducir la ingesta de alimentos, o el bypass gástrico, que reduce el tamaño y lo une a la parte intermedia del intestino, son algunas de ellas. El bypass es hasta la fecha la intervención que parece más eficaz y segura. Sin embargo, impide la correcta asimilación de algunas vitaminas y minerales. La manga gástrica resuelve estos problemas. Con esta cirugía, se reduce en más del 80 %l a capacidad del estómago. Este órgano queda como un tubo, con sólo dos terceras partes de su capacidad original. Con ese tamaño a los pacientes les basta con ingerir una pequeña cantidad de alimento para saciarse. Así resulta más sencillo reeducar su alimentación aseguró Fernández Escalante. La cirugía se realiza por laparoscopia, con una cicatriz mínima, por lo que la recuperación es muy rápida. No se altera la fisiología del estómago y no se dejan cuerpos extraños ni aditivos especiales en el interior, como sucede con otras intervenciones. Tampoco obliga a restringir determinados tipos de alimentos. El paciente puede seguir comiendo de todo, pero en menor cantidad. Es una de las técnicas menos agresivas y más seguras para los pacientes más jóvenes. Evita la obstrucción intestinal y los problemas de absorción de alimentos. No hay riesgo de anemia y se piensa que la propia cirugía posee un efecto sobre la ghrelina, la hormona reguladora del apetito. La ghrelina disminuye tras la operación y el paciente tiene menos ganas de comer, además de saciarse antes explicó el presidente de la Seco. La cirugía es eficaz, aunque no resuelve todos los problemas. Tras la operación, los chavales deben seguir bajo la atenta supervisión del endocrino o el nutricionista. La intervención Cuarenta casos en tres años Un tubo por estómago TÉCNICAS MÁS FRECUENTES EN CIRUGÍA DE LA OBESIDAD Manga gástrica Es una de las técnicas menos agresivas, aconsejada para los menores de edad. Por cirugía laparoscópica (mínimamente invasiva) se extirpa el 80 del estómago, dejando prácticamente un tubo. La cirugía consigue que el paciente se sacie muy rápidamente y regula las hormonas que estimulan el apetito Esófago Músculo longitudinal Músculo oblícuo Músculo transversal Sección grapada Tubo formado por las grapas Recorrido del alimento Una niña de 11 años, con obesidad mórbida, será la paciente más joven que se intervenga en España Reeducar la alimentación Gastroplastia Esófago Estómago excluido By pass Banda gástrica ajustable Reservorio gástrico Anillo de Silastic Banda ajustable Intestino delgado Reduce la ingestión de alimentos sólidos. La técnica crea un reservorio con grapas y una banda de polipropileno. No se alteran las funciones ni se ocasionan trastornos por malnutrición. Las grapas reducen la capacidad gástrica y la banda evita que los alimentos pasen rápidamente al estómago Se conecta un reservorio gástrico al intestino delgado, que se separa del estómago con un instrumento que corta y engrapa el tejido. Por encima se coloca un anillo Se implanta por abordaje laparoscópico. La banda se coloca a unos dos centímetros de la unión gastroesofágica, sujetándola con suturas Duodeno Píloro Fundus Esta sección se extrae