Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 9 s 3 s 2007 VIERNES deESTRENO 91 NOVEDADES EN DVD POR J. I. GARCÍA GARZÓN Las Campanades a mort de Llach dan voz a un documental El director Lluís Danés presenta Llach: la revolta permanent que recupera el episodio trágico de Vitoria de marzo de 1976 MARÍA GÜELL BARCELONA. Un documental reaviva los sucesos del 3 de marzo de 1976 en Vitoria. Y lo hace por la vía musical. El nexo de unión entre Lluís Llach y este episodio trágico de la Transición es la canción Campanades a mort que escribió el músico de Verges. Llach reconoce que cuando compuso este tema tenía un material imaginativo pero que gracias a este filme pone caras a los protagonistas. El director Lluís Danés comenta que quería hacer una película sobre Llach y cuando fuimos a Vitoria, vimos lo viva que estaba la historia, le propusimos a Llach cambiar el guión y que la película anduviese por esta vía Danés está seguro de que este giro fue muy positivo y que la historia que narra define muy bien al músico. El peso de Llach: la revolta permanent son los testimonios de los hechos, de sus familiares y documentos inéditos, como un vídeo de un capellán La noche de los girasoles Con una estructura de ordenado rompecabezas en el que van encajando las diferentes piezas de un capítulo de la crónica negra española, Jorge Sánchez- Cabezudo protagoniza con su debut en el largometraje una de las más agradables sorpresas de nuestro último cine. La noche de los girasoles es un thriller rural que juega con las diferentes perspectivas que se ofrecen de la misma historia. Una violación, una investigación, un equívoco y una atmósfera hosca alimentan una espiral de violencia perfectamente controlada por el cineasta y que mantiene la atención de principio a fin. Carmelo Gómez, Judith Diakhate y Mariano Alameda integran el reparto de esta buena película. Cameo (17,95 euros) La sombra de la sospecha Un thriller que mezcla con fortuna, correcta factura y muy buen ritmo narrativo elementos políticos, criminales y sentimentales. Su argumento es, de partida, muy atractivo: un agente (Michael Douglas) a cargo de la seguridad de primera dama de EE. UU. (Kim Basinger) y que mantiene con ella un discreto idilio, se ve inmerso en un inquitetante torbellino de acontecimientos como sospechoso de la muerte de otro agente y de estar implicado en una conjura para asesinar al presidente. De la investigación se encargan un antiguo compañero con el que no mantiene buenas relaciones (Kiefer Sutherland) y una ambiciosa novata (Eva Longoria) Muy entretenido. Fox (19,99 euros) Lluís Llach, en una imagen del documental dentro de la iglesia antes de ser desalojada. El viaje que nos propone este trabajo es una fusión entre la militancia de Llach desde su música y la impotencia de unos obreros que sufrieron un ataque brutal por defender sus derechos. El músico reconoce que siempre que le llaman para formar parte de un proyecto él se pone al servicio del director. En este caso sabía que sería al- ABC go serio porque el productor era el mismo que el del filme de Puig Antich con en el que ya había trabajado Así confirma que fue Danés quien eligió las canciones. La historia la narran unos pocos porque otros tantos no quisieron participar. Pero sí tenemos la oportunidad de escuchar al ex ministro Rodolfo Martín Villa. Llach, la revuelta permanente Cine italiano Encuadradas en dos colecciones- Clásicos imprescindibles del cine italiano y Grandes comedias del cine italiano Filmax lanza al mercado una magnífica selección de películas con pasaporte del país transalpino. La primera incluye, hasta el momento, dos filmes de Pier Paolo Pasolini, Acattone (1961) y Edipo rey (1967) Las amigas (1955) de Michelangelo Antonioni, y La terraza (1980) de Ettore Scola. Y la segunda: Pan amor y fantasía (1954) de Luigi Comencini; Rufufú da el golpe (1959) de Nanny Loy; Divorcio a la italiana (1962) de Pietro Germi, y El profeta (1967) de Dino Risi. Una amplia y apetecible panorámica que recupera un buen puñado de interesantes títulos. Filmax (12,99 euros cada título) Embrujadas (Octava temporada) Con esta temporada, casi inédita en España, concluía la andadura de una de las más populares series televisivas que han pasado por la pequeña pantalla y que se despide con 178 episodios en su haber. Las veintidós entregas de que consta este adiós y diverso material extra (entre otros contenidos, se repasa la historia de Embrujadas se han distribuido en seis discos agrupados en un estuche. Las hermanas Halliwell- -encarnadas por Alyssa Milano, Holly Marie Combs y Rose McGowan- -se enfrentan una vez más a duros desafíos en el terreno del amor y la muerte que pondrán a prueba sus poderes mágicos. Una animada despedida que no defraudará a sus muchos seguidores. Paramount (59,95 euros) España 2006 90 minutos Género- -Documental Director- -Lluís Danés Lluís Llach, con las víctimas del terrorismo entonces y ahora E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Siempre es oportuna una película que apela a la memoria y al respeto hacia las víctimas del terrorismo, y que exige con firmeza que se les reconozca públicamente y se les pida perdón, justo ahora que tanto lo necesitan. El productor Jaume Rouras, el director Lluís Danés y el cantautor Lluís Llach levantan este documental que sugiere exactamente eso: las víctimas precisan del arrepetimiento de sus verdugos y escu- char de sus bocas la palabra perdón Ellos lo enfocan en unos sucesos concretos, pero es evidente que se puede hacer extensivo a todo tiempo y circunstancias. El documental se revela en varios escenarios, el propio del crimen, la Iglesia de San Francisco en Vitoria, donde la policía cargó con furia y pistolas contra varios miles de personas que se manifestaban (o guarecían) allí con el resultado de cinco muertos y varias decenas de heridos, algunos de bala; otro escenario es el musical, en el que Lluís Llach interpreta a su modo, con su música y con su letra, aquellos acontecimientos que se quedaron grabados en Campanadas a morts entre la música y los hechos, están también los testimonios de algunos de los protagonistas y, especialmente dramáticos, de los familiares y amigos de los fallecidos. Es, pues, una visión amplia (aunque no exhaustiva) de lo que ocurrió aquel día de 1976 en Vitoria, en una España posfranquista pero preconstitucional, y hecha con variedad de materiales, desde los de archivo hasta los más líricos de la memoria o la música, y por supuesto con un peso importante de la opinión (Martín Villa es uno de los entrevistados) Tal vez pueda achacársele un tono excesivamente melodramático a la cámara (el asunto ya es trágico y no necesita una imagen subrayada) ansiosa por coger un protagonismo que no le corresponde. También se confunde en tramos de la película su primera intención (hablar de Llach) con su última intención (hablar de los sucesos de Vitoria) En cualquier caso, es un ejercicio doblemente noble el de absorber musicalmente el dolor de las víctimas del terror y el de cantarles públicamente su apoyo entonces y ahora.