Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 VIERNES deESTRENO VIERNES 9 s 3 s 2007 ABC Cinco historias y miles de víctimas en busca de espectador Reunidos gracias al esfuerzo de Javier Bardem, cinco cineastas de prestigio apuntan sus focos hacia las víctimas Invisibles de la cara B del mundo Un fotograma de uno de los episodios de Invisibles ABC FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. Sería injusto calificar con estrellas una película así, que intenta abrir los ojos del espectador a dramas que nadie quiere ver, que los medios de comunicación relegan a sus peores páginas, cuando se acuerdan, y por cuya resolución los Gobiernos no mueven un membrete. Son tragedias que cuestan la vida a miles de personas cada año, pero que han caído en desgracia, valga la redundancia, porque, como decía aquella vieja noticia ferroviaria redactada sin alma, afortunadamente todas las víctimas viajaban en tercera Los Invisibles son seres humanos obligados a matarse como rito de iniciación en la Uganda de los hijos de Idi Amín, niñas violadas hasta el hartazgo por los señoritos de la guerra en la República Democrática (es un decir) del Congo, enfermos que caen como chinches porque con su remedio a las farmacéuticas no les salen las cuentas, familias desplazadas como piezas de un juego macabro sobre el tablero castigado de Colombia... En fin, que parecería hasta de mala persona oponer la menor objeción a esta película producida con las mejores intenciones y dirigida por directores de la talla de Isabel Coixet, Wim Wenders, Fernando León de Aranoa, Mariano Barroso y Javier Corcuera. Ahora bien, cabe dudar de la carrera comercial de esta cinta, en la que quizá chirrían los goznes de algún capítulo que mezcla documental y recreación. Ateniéndonos al discurso de fondo, cabe amortiguar el ataque a las farmacéuticas (sin duda un sector en el que no faltan sinvergüenzas) sólo porque se resisten a investigar medicamentos poco rentables mientras se les amontonan las patentes de productos adelgazantes. Tan justo como si la industria boticaria sacara un panfleto contra el mal aliento de los cineastas porque por cada película solidaria nos recetan cien títulos de inequívoca vocación mercantil. Por lo menos, estos cinco han puesto un granito de arena que para la mayoría de ellos, además, no era el primero.