Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 9 s 3 s 2007 Día Internacional de la Mujer INTERNACIONAL 39 Marcadas por el genocidio Al menos 250.000 mujeres fueron violentadas sexualmente durante la matanza de Ruanda. Godeliève Mukasarasi, que creó una asociación de apoyo, exige justicia por estos horribles crímenes. ABC recoge el testimonio de tres de las víctimas POR MACARENA GARCÍA G. MADRID. Annonciata tenía 16 años cuando llegaron a su casa unos milicianos hutus que mataron a su padre y a sus hermanos frente a sus ojos. A ella la amenazaron y después la llevaron a una casa donde se la turnaron hasta que ella vio amanecer. Cuenta que lloraba y lloraba cuando llegó allí un militar del antiguo régimen y se la llevó consigo. Entonces conocería la esclavitud sexual, otra modalidad de violencia tipificada como un crimen de guerra por el Tribunal Penal Internacional. Cuando Annonciata quiso rebelarse, el militar la llevó a una barraca donde los hutus mataban a tutsis. Logró escapar y refugiarse en una iglesia, pero allí sufrió mas violaciones de parte de uniformados. Hoy, sufre traumatismos sicológicos y sus órganos vaginales están destrozados. Estos últimos 12 años no le han quitado las infecciones y ni han saneado las heridas en su vagina. Joseé tenía 18 y estaba en la escuela cuando la cogió un grupo de milicianos y la llevaron a un lugar donde la forzaron a mantener relaciones sexuales. Un mes después quedó libre porque sus captores se habían retirado al parecer a la República Democrática del Congo. Pero entonces la cogieron los militares del antiguo régimen y abusaron de ella durante otro mes. Quedó embarazada de un niño que le recuerda el genocidio a diario. Oliva tenía 12 cuando llegaron a su casa seis milicianos drogados. La violencia con la que la ultrajaron le provocó una fístula (rotura en la pared entre la vagina, vejiga e intestino) hasta el perineo. Los médicos que la han visto no la han operado porque sospechan que tiene cáncer de útero. A Oliva le gustaría someterse a una biopsia para ver si eso es cierto, pero no tiene dinero para costear una consulta en la salud privada. Godeliève trabaja con Annonciata, Joseé y Oliva. Ella es la fundadora de Sevota, una organización para mujeres y huérfanos que sufrieron el genocidio. Yo sufrí tanto entonces que me decía que después que terminase haría algo por las víctimas cuenta Godeliève Mukasarasi, quien hasta entonces trabajaba como asistente social en Kigali. En 1994, cuando Ruanda superaba el conflicto, Godeliève recorrió su barrio invitando a las viudas y a los niños huérfanos cuyas familias hubiesen muerto en el genocidio a reunirse para formar redes de apoyo. Yo les invitaba a juntarnos para que pudiésemos volver a reír y disfrutar. La primera vecina que me recibió me dijo que eso sería imposible, que nadie podría volver a reír después de lo que había pasado, pero luego me encontré con otras que me dijeron que sí lo necesitaban Así comenzó Devota, pero a poco andar se fueron revelando las heridas más dolorosass: Muchas de ellas habían sufrido violencia sexual y después habían sido rechazadas por la poca familia que les quedaba Los esfuerzos de Mukasarasi se intensificaron entonces para apoyar a esas mujeres. Ella considera que las secuelas sicológicas son primordiales, pero cuenta que además requieren reinsertarse en la sociedad y acarrean serios para ser autosuficiente y y serios problemas de salud ya que muchas contrayeron el Sida y otras tantas quedaron Después de sufrir la violencia sexual debieron aceptar el rechazo de sus propias familias con sus sus orgános reproductivos arruinados. La ONU estima que al menos 250 mil mujeres sufrieron de violencia sexual durante el genocidio. De esas relaciones nacieron 30 mil niños, muchos de los cuales fueron abandonados por sus madres y deambulan por Ruanda sin haber sido siquiera inscritos en el Registro Civil. Son parias de la sociedad explica. Estas mujeres sufrieron violaciones con troncos y objetos que introdujeron en sus vaginas, se les cortó el clítoris y los labios inferiores con tijeras puntualiza Mukasarasi y denuncia que ni las autoridades, ni la comunidad internacional le han dado la importancia que el tema requiere. FP Hijos del odio La ONU exige la defensa de la mujer frente a la violencia NUEVA YORK. Durante las celebraciones del Día Internacional de la Mujer el Secretario general de Naciones Unidas Ban Ki- moon pidió acciones concretas para eliminar la violencia contra las mujeres. (Este día) debe ser un momento para concentrarnos en las acciones concretas que todos pueden y deben llevar acabo para prevenir y eliminar la violencia dijo en su discurso en la sede de la organización. En una declaración que el Consejo de Seguridad aprobó ayer, el órgano subraya la responsabilidad de los estados y los gobiernos de poner fin a estos actos, y llevar ante los tribunales a los culpables de genocidio, crímenes de lesa humanidad, especialmente aquellos relacionados con la violencia sexual. El texto destaca la necesidad de que esos actos queden excluidos, siempre que sea viable, de las disposiciones de amnistía. Asimismo, la declaración oficial insta a los estados a aumentar la representación de las mujeres en todos los niveles de responsabilidad, incluida la prevención y solución de conflictos. Ban dijo claramente que Naciones Unidas estará al frente en esta lucha. Más información en http: www. hrw. org reports 1996 Rwanda. htm