Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA Fugas en el nacionalismo catalán VIERNES 9 s 3 s 2007 ABC Crisis en CiU: una hija de Jordi Pujol y las juventudes se adhieren a un satélite de ERC Otros altos cargos de la coalición toman la vía independentista ante la crisis de identidad y la zozobra en la formación de Mas MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. Hace tiempo que Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) aprovecha la desorientación existente en las filas de Convergencia i Unió (CiU) para invitar a sus simpatizantes a salir del armario y apoyar la causa soberanista. Este llamamiento comienza a tener sus frutos. Mireia Pujol Ferrusola, hija del ex presidente de la Generalitat y presidente de CDC, Jordi Pujol, se ha adherido a la plataforma Soberania i Progrés, promovida por personas próximas a ERC y que entre otras causas defiende la independencia de Cataluña. Esta agrupación, con más de 11.000 inscritos, aboga por la soberanía política plena de los Países Catalanes a través del ejercicio del derecho a decidir o el derecho a la autodeterminación Mediante su página web, Soberania i Progrès impulsa una campaña para recoger dinero en favor de la independencia de Cataluña- -han recogido 2.560 euros- Entre sus fundadores está el actor Joel Joan, la escritora Maria Mercè Roca o el profesor de Derecho Constitucional Héctor López Bofill, Mireia Pujol, ex bailarina y fisioterapeuta de profesión, ha sido precedida en su iniciativa de apoyo a esta agrupación satélite de ERC por el vicesecretario general de CDC, Antoni Vives, director de la fundación de Convergència Ramon Trias Fargas, miembro de la dirección nacional de CiU y responsable de estrategia electoral del candidato nacionalista a la alcaldía de Barcelona Xavier Trias. Algunas fuentes apuntan a la posibilidad de que la decisión de Vives se deba a su descontento por no ser número dos en las listas de CiU por Barcelona en las próximas municipales. de Catalunya (JNC) los cachorros convergentes, también respaldan los objetivos de Soberania i Progrés, entre los que destaca la recogida de 500.000 firmas para presentar una iniciativa legislativa popular en el Parlamento de Cataluña que permita hacer un referéndum de autodeterminación. Junto a esta agrupación conviven en la órbita republicana la Plataforma pel Dret a Decidir, mientras que CiU carece de plataformas de apoyo que puedan atraer a los republicanos descontentos. De eso se encarga, de momento, Reagrupament. cat, una corriente interna impulsada por el ex consejero de Gobernación de la Generalitat, Joan Carretero, para aglutinar a quienes se oponen a la línea excesivamente complaciente de la dirección de ERC con el PSC. El movimiento soberanista catalán, como se ve, no puede estar más atomizado. Motivos personales o políticos aparte, lo cierto es que este abrazo a la causa independentista de algunos sectores convergentes se produce en un momento de intenso debate dentro de CiU, donde sus líderes no acaban de definir su estrategia de futuro. Los hombres de confianza de Artur Mas, entre los que se encuentran David Madí, Quico Homs u Oriol Pujol- -hermano de Mireia- -han representado hasta ahora el ala más soberanista de Convergència, pero ser una copia de ERC no ha resultado rentable a los nacionalistas, como se ha podido comprobar en las últimas elecciones autonómicas. Convencidos de que la apuesta de ERC por el tripartito no es coyuntural, los nacionalistas se ven abocados a moderar su mensaje y reconstruir puentes con el PP de cara a un posible pacto de futuro. Otro revés para la causa soberanista. Montilla en la rueda de prensa en la que dio cuenta de sus primeros cien días de gobierno YOLANDA CARDO Montilla avisa que no permitirá un recorte sustancial del Estatuto por parte del TC, y Mas le llama pardillo IVA ANGUERA BARCELONA. Después de que el Tribunal Constitucional rechazara recusar al magistrado Jorge Rodríguez Zapata, tal como pedía la Generalitat, el presidente del Gobierno catalán, José Montilla, decidió romper ayer el silencio que se había autoimpuesto respecto al fallo que debe emitir el TC sobre la constitucionalidad del Estatuto catalán. Coincidiendo con sus primeros cien días de gobierno, Montilla advirtió de que no se quedará de brazos cruzados ante un recorte sustancial del Estatuto o una interpretación restrictiva del mismo. El Gobierno catalán no está dispuesto a renunciar a la esencia del Estatuto y no será en ningún momento negligente en sus obligaciones, ni consentirá ninguna dilación injustificada por parte del Gobierno del Estado en este proceso advirtió al Ejecutivo de Zapatero, en alusión al proceso de traspaso de competencias que contempla el Estatuto. Este gobierno y yo mismo- -añadió- -defenderá el autogobierno de Cataluña con la máxima firmeza, sin renuncias y con la máxima lealtad institucional Sólo unas horas antes, el portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido, había expresado su respeto por la decisión del TC de no recusar al magistrado Rodríguez Zapata y permitirle, por tanto, que participe en el fallo sobre los recursos de inconstitucionalidad planteados contra el Estatuto catalán. La Generalitat pedía su exclusión para compensar así la recusación del catedrático Pablo Pérez Tremps y devolver el equilibrio de fuerzas al Alto Tribunal. La decisión del TC, que se adoptó por unanimidad, ha caído como un jarro de agua fría sobre el gobierno tripartito. El consejero de Interior, Joan Saura, exigió coherencia a esta institución, a la que instó a aceptar el recurso de súplica de la Generalitat contra la recusación de Pérez Tremps. Sin duda, la reacción más elocuente fue la del portavoz de ERC en el Parlamento catalán, Joan Ridao, quien admitió que la decisión del TC de no recusar a Rodríguez Zapata supone un duro golpe para los intereses de Cataluña. Pese a compartir la paternidad del Estatuto catalán, el líder de CiU, Artur Mas, no dudó en atacar al Gobierno de Montilla por la forma en que ha gestionado su defensa. Según Mas, Montilla ha hecho el pardillo, ha hecho el ridículo al solicitar la recusación de Rodríguez Zapata, una vía condenada al fracaso de antemano Francesc Vendrell, portavoz del PP, subrayó que la unanimidad expresada por el TC refuerza al Alto tribunal frente a quienes han jugado a politizarlo El líder de Ciutadans, Albert Rivera, pidió también al Gobierno de Montilla que evite politizar el TC. Un duro golpe, según ERC Críticas a Mas Lo cierto es que, semanas atrás, Vives y otros miembros de la ejecutiva convergente expresaron su disconformidad con la gestión de Mas al frente de la ejecutiva de CiU, lo que se tradujo en una de las primeras crisis de la federación tras perder de nuevo la posibilidad de gobernar la Generalitat. Pero hay más coqueteos entre convergentes y republicanos. La Juventut Nacionalista