Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN VIERNES 9 s 3 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro DEL DINERO SUBE EL PRECIO PINCHAZO DE MONTILLA EN EL TC ON el rechazo unánime a la recusación planteada por la Generalitat contra el magistrado Jorge RodríguezZapata, el Tribunal Constitucional ha dado un paso imprescindible para recuperar la serenidad que le había privado la polémica sobre la anterior recusación al magistrado Pablo Pérez Tremps. El hecho de que los diez magistrados que participaron en la deliberación hayan considerado, sin discrepancias, que no hay duda alguna sobre la imparcialidad de Rodríguez- Zapata para juzgar la constitucionalidad del estatuto catalán demuestra que la iniciativa de la Generalitat era claramente infundada. La intención real del tripartito era, simplemente, contrarrestar la recusación de Pérez Tremps, como si hubiera que equilibrar la alineación de los dos equipos enfrentados. Por esta regla de tres, ahora habría que pensar que todos los magistrados que han rechazado la recusación de Rodríguez- Zapata están predispuestos a votar contra el estatuto catalán. Evidentemente, ni esta decisión puede ser interpretada de esta manera, ni la división de los magistrados sobre la recusación de Pérez Tremps podía ser valorada como una toma de posición previa sobre el recurso de inconstitucionalidad del Partido Popular. Que la pretensión de la Generalitat carecía de todo fundamentoera algonotorio desdeelprincipio. Y fueel propiotripartito quien lo puso demanifiesto al condicionar la presentación de la recusación a la decisión delTC sobre el recurso desúplica contra la separación de Pérez Tremps en la decisión del recurso del PP Si, a su juicio, la falta de imparcialidad de Rodríguez. Zapata era tan obvia, la Generalitat no tenía por qué condicionar la presentación de la recusación. Al hacerlo así, demostraba que no creía en la solvencia de sus argumentos, que han sido rechazados deplano por todos los magistrados delTC. El auto deja claro que el trabajo realizado por Rodríguez- Zapata (con el sugestivo título Evolución de la aplicación de los principios contenidos en la Carta Europea de Autonomía Local por la jurisprudencia del TribunalConstitucional y del Tribunal Supremo era meramente científico, no tenía ninguna relación con estudios sobre reforma del estatuto catalán y no tuvo reflejo en el proceso de elaboración de esta norma. C La decisión del TC es un desmentido a quienes se empeñan en dividir internamente a sus magistrados en bloques ideológicos inamovibles. Es evidente que cada cual ha sido propuesto por PP o PSOE, pero determinadas críticas parecen poner a estos magistrados bajo la sospecha de que actúan al dictado partidista. Y hay antecedentes muy significativos que niegan esta correlación entre el partido proponente de los magistrados y el voto de estos en asuntos de claro interés ideológico (como sucedió con la admisión a trámite por la mesa del Congreso de los Diputados del Plan Ibarretxe Queda pendiente, sin embargo, el recurso de súplica presentado por la Generalitat contra la recusación de Pérez Tremps. Es un nuevo intento de forzar el reenganche de este magistrado a la decisión sobre el recurso del PP para lo que el tripartito ha propuesto la solución intermedia de que se abstenga de decidir sobre los artículos relativos a la política exterior de la Generalitat, que son los afectados por su dictamen profesional. Lo que sucede es que la imparcialidad de un juez frente al objeto del pleito no es fragmentable, porque aunque aparentemente sólo haya un vínculo parcial entre uno y otro, el demandante no tiene ninguna garantía de que ese juez pueda resolver aisladamente- -es decir, sin contaminación -el resto del asunto. La imparcialidad es una garantía absoluta. Por su parte, el fiscal general no ha desaprovechado la ocasión para dejar claro dónde están sus prioridades y, por esto, apoya la impugnación de la Generalitat, a pesar de que la ley orgánica del Poder Judicial, a la que se remite la del TC en materia de recusación, expresamente declara que contra los autos que resuelven las recusaciones no cabe recurso alguno. Hay que recordar que Conde- Pumpido apartó del caso al fiscal jefe del TC, Juan Ortiz, porque éste apoyaba la recusación de Pérez Tremps, que era el criterio acertado, como luego se vio. Por decisiones mucho menos importantes que ésta, el anterior fiscal general, Jesús Cardenal, tuvo que convocar a la Junta de Fiscales de Sala y al Consejo Fiscal. Pero eran tiempos en los que, en el Ministerio Público, la jerarquía no se confundía con el autoritarismo. OMO estaba previsto, el Banco Central Europeo ha subido un escalón el precio oficial del dinero, hasta el 3,75 por ciento. Es la séptima subida consecutiva en el transcurso del último año y medio, desde el suelo del 2 por ciento establecido en elaño 2005, cuando setratabadeestimular la alicaída economía europea. Este nuevo cuarto de punto, que no será el último, ya que tiene aún recorrido hasta el 4 o el 4,25 por ciento durante lo que queda de año, no ha sorprendido en los mercados ni cambiará la tendencia de los mismos. El BCE ha actuado coherentemente con lo esperado y ratifica que estará atento para reaccionar ante el riesgo de inflación, cuando Europa registra una tasa media del 1,8 por ciento, encajada en el objetivo del 2 por ciento, pero con tendencia alcista, sobre todo si la recuperación económica se consolida. Los expertos del BCE advierten de ese riesgo por el fuerte incremento de la masa monetaria, casi al 10 por ciento, que duplica la que mejor encaja con un crecimiento sostenido y no inflacionario. Los mercados financieros descontaron ya buena parte de esta subida, pues el euríbor anda por el 4,1 por ciento. Quienes tengan hipotecas referenciadas al euríbor, han sufrido un encarecimiento de más de un punto los últimos doce meses y pueden temer alguna décima adicional, con soporte, según los expertos, en un techo del 4,5 por ciento. C LAS MUJERES Y LA IGUALDAD Aincorporación de las mujeres al protagonismo activo en la vida social y política es tal vez la principal novedad del pasado siglo XX. En cambio, sería absurdo hablar de su acceso al mercado laboral, como si las mujeres no hubieran trabajado desde siempre en la agricultura o en el ámbito doméstico. La nueva situación exige soluciones prácticas. Muchos millones de mujeres necesitan un régimen eficaz que les permita conciliar su profesión con la vida familiar. Es urgente acabar con desigualdades injustificadas en materia de salarios, de condiciones de empleo o de dificultad para el acceso a los puestos de máxima responsabilidad. En este sentido, la celebración del Día Internacional de la Mujer permite llamar la atención sobre la pervivencia de viejas discriminaciones. Sin embargo, no debe olvidarse lo mucho que se ha avanzado. En el plano jurídico, la igualdad ante la ley con independencia del sexo es una realidad en todos los países democráticos. Hay mujeres en puestos del más alto nivel político y también, aunque en menor medida, en los ámbitos empresarial y financiero. En las aulas universitarias se cuentan al menos tantas mujeres como varones. Queda mucho por hacer en cuestiones como la violencia doméstica y en la evolución de una mentalidad social que sigue anclada parcialmente en ciertos tópicos insostenibles. No obstante, las cuotas y otras medidas similares retrasan la única solución justa, que es la plena igualdad de todos los seres humanos. L BAYROU AGITA LA CAMPAÑA FRANCESA ACE unos días daba la impresión de que todas las cartas estaban echadas en la elección presidencial francesa y, de repente, la irrupción callada pero persistente de un tercer aspirante como Francois Bayrou ha convertido en una incógnita el resultado de la votación del próximo 22 de abril. En efecto, la solidez del candidato de centro derecha, el ministro del Interior Nicolas Sarkozy, y la anemia de la campaña de la socialista Ségolène Royal parecían haber dejado todas las apuestas de un lado. Hace ya mucho tiempo que Sarkozy lleva dando a conocer su proyecto como para que pareciera que podía ser inquietado por una figura como Royal, nacida del oportunismo y de los equilibrios entre familias socialistas. Desde que ha salido a escena y pasada la impresión inicial, Royal ha demostrado sobradamente que en realidad carece de programa concreto con el que competir desde la izquierda. Pero precisamente esa inconsistencia de la candidata socialista parece haber servido para abonar el ascenso de la figura de Francois Bayrou, que se presenta como centrista pero que en realidad abandera un programa que se corresponde más con la herencia de Jacques Chirac, basada en una peculiar concepción política que los analistas franceses han bautizado como ninismo es decir, un hi- H potético punto medio en el que no se puede decir que haya ni socialismo ni liberalismo. Para los que han descubierto que no podían votar a una candidata tan hueca como la socialista, Bayrou representaría una oferta más presentable para el frente anti- Sarkozy. Y de hecho, a la vista de las últimas encuestas, Sarkozy sigue en cabeza, pero la diferencia entre Royal y Bayrou se ha hecho tan pequeña que resulta muy difícil adivinar quién de los dos competirá con el ministro del Interior en la segunda vuelta. Y si en un duelo entre Sarkozy y Royal no había duda de que se decantaría a favor del primero, no se ve tan claro si la disputa fuese entre Sarkozy y Bayrou. Para muchos, Sarkozy tiene una imagen demasiado dura, que resultaría intimidante para algunos votantes dudosos a los que podría atraer un candidato más moderado como Bayrou. Grave error. Francia está en crisis y no necesita ni las fórmulas populistas e irresponsables de la socialista Royal ni seguir anclada en el pernicioso ninismo que es una de las causas de su decadencia. A Francia sólo le salvarán las reformas decididas y una renovación valiente de todo su sistema sociopolítico. Optar por aplazarlo sólo conseguiría hacer los cambios más dolorosos en el futuro.