Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL JUEVES 8 s 3 s 2007 ABC Benedicto XVI discrepó de Juan Pablo II sobre su presencia junto a Bob Dylan VERÓNICA BECERRIL SERVICIO ESPECIAL ROMA. A Benedicto XVI no le gusta Bob Dylan, y menos aún, que éste, uno de los más famosos cantautores de la música joven de los sesenta, ofreciera un concierto en un encuentro católico. Es una de las anécdotas que figura en el próximo libro de Benedicto XVI, en el que se recogen cartas, homilías y comentarios del que fue Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Escéptico Tenía mis motivos para ser escéptico se puede leer en el libro, que saldrá a la venta la próxima semana. Y no es para menos, porque en aquel 27 de septiembre de 1997, Juan Pablo II, el amado predecesor de Benedicto XVI, utilizó el texto de una de las canciones más famosas de Bob Dylan Blowing in the Wind para lanzar un mensaje a todos los jóvenes del mundo: How many roads must a man walk down before you call him a man... Cuántos caminos debe recorrer un hombre antes de convertirse en hombre ¿Cuántos caminos? Hay un sólo camino. -dijo Juan Pablo II ante los más de 350.000 participantes- -Es Cristo el ca- mino que el hombre tiene que recorrer antes de ser llamado hombre. Cristo nos dijo Yo soy el camino Con este mensaje inspirado en el texto de Dylan, Juan Pablo II, que poco antes había celebrado la Jornada Mundial de la Juventud en París, se ganó a los jóvenes de todo el mundo, adquiriendo el calificativo del Papa del rock Sin embargo, Benedicto XVI no asimiló ése mensaje tan bien, dado su profundo carácter de estudioso, que le ha hecho ser más amante de los géneros musicales clásicos como Mozart, una de sus grandes pasiones. La izquierda de Portugal aprueba una ley del aborto más permisiva que la del referéndum BELÉN RODRIGO CORRESPONSAL LISBOA. El Partido Socialista portugués (PS) y los partidos de la oposición de izquierdas aprobaron ayer en el Parlamento la nueva ley del aborto. Una iniciativa que recibió las críticas de los partidos del centro derecha por considerar que el Gobierno no ha cumplido con las ideas defendidas durante la campaña del referéndum para la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo en las diez primeras semanas. Menos de un mes después de la victoria del sí en la consulta popular celebrada el pasado 11 de febrero, el Ejecutivo luso llevó a votación en la Asamblea de la República el proyecto de la nueva ley. Al no alcanzar el 50 por ciento de la participación el resultado de dicho referéndum, dejó de ser vinculante, obligando al Gobierno a llevar la ley al Parlamento, donde tiene mayoría absoluta. De esta forma, se votaron ayer uno por uno los puntos de un decreto- ley que ha generado malestar entre los partidos de la derecha, que acusaron al Gobierno de consagrar el aborto libre y engañar a los electores del referéndum. Acusan al Ejecutivo de no incluir en la nueva ley una consulta obligatoria para informar a la mujer sobre lo que es la protección de la vida El líder parlamentario socialdemócrata, Marques Guedes, insistió en la idea de que esta ley debería establecer una consulta previa a la realización del aborto que alentara a la mujer a no abortar una consulta que se sigue en el caso alemán. Las críticas también se refirieron a la forma de hacer campaña, defendiendo ideas que ahora quedan fuera de la propuesta. Este proyecto representa un claro retroceso en relación a lo que muchos diputados de esta cámara anduvieron diciendo a los portugueses durante el referéndum Para este partido, evitar abortos es una obligación fundamental del Estado Incluso dos diputados socialdemócratas, Ana Manso y Luis Campos Ferreira, que apoyaron el sí se declaron engañados por los socialistas. Con la misma convicción con la que estuve al lado del sí me siento engañado. No fue por este sí por el que yo luché subrayó Campos Ferreira. Fugas entre los favorables