Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA El Gobierno cede al chantaje de De Juana s La batalla política JUEVES 8 s 3 s 2007 ABC Rosa Díez (Crítica del PSOE) Josep Duran i Lleida (CiU) José Blanco (PSOE) Joseba Permach (Batasuna) Miguel Arias Cañete (PP) La manifestación del PP es un derecho constitucional En cualquier país europeo no se entiende lo que pasa en España Que el PP no haga del lazo azul un símbolo de división El PP lleva ya un año con una actitud irresponsable El Gobierno de Zapatero se pone de rodillas ante ETA Bilbao cumplió el tope legal Abandonó la cárcel después de cumplir algo más de 17 de los 52 años a los que fue condenado. Era el tope legal de cumplimiento de pena en su caso, según el Código Penal de 1973, que, por injusto, fue reformado J. PAGOLA MADRID. El etarra Iñaki Bilbao fue excarcelado, para desgracia de los ciudadanos, el 28 de septiembre de 2000, pero no como una decisión de Aznar, sino porque había cumplido el tope legal de su condena, según el Código Penal de 1973. Hay pocos casos en la historia de ETA en los que un pistolero, tras permanecer tiempo en prisión, reincide. La mayoría de ellos han ido recalalando en Batasuna. Iñaki Bilbao ha sido esa excepción y, por tanto, prueba de que hay individuos que por muchos años que estén entre rejas son incapaces de reinsertarse. Más bien al contrario, cada minuto de presidiario acumulan odio. Pero Bilbao se vio beneficiado, no por una medida del Gobierno, sino por un Código Penal heredado del franquismo que, paradójicamente, beneficiaba a los terroristas. Por ello se reformó. Iñaki Bilbao llevaba camino de consertirse en otro asesino en serie de ETA, porque con sólo 21 años Juan Lorenzo Lasa Mitxelena, Txikierdi le dio licencia para matar y se incorporó al comando Gorrotxategi En 1983, cuando sólo llevaba dos años como pistolero, las Fuerzas de Seguridad abortaron sus aspiraciones y le pusieron a disposición judicial. Pese a su efímera carrera fue condenado a 52 años de cárcel, que quedaron reducidos a 30 por acumulación de penas. Gracias al Código Penal entonces vigente, el de 1973, sólo permaneció entre rejas algo más de 17 años, el tope legal de cumplimiento en su caso. Y eso que durante su estancia en prisión sumó algunos meses más por desacato, amenazas e insultos. En 1990, cuando se encontraba en el penal de El Puerto de Santa María, espetó a un funcionario: Tú tienes la pistola pero yo tengo las balas y te tengo que pegar dos tiros mientras que poco después advertía a otro: Tú también vas a caer, hijo de puta. Si quieres guerra la vas a tener Siempre acompañaba la amenaza simulando con el índice y el pulgar una pistola. En 1997, en Tenerife, agredió a un preso por haber colocado en su celda una foto de Miguel Ángel Blanco con crespón negro. El 28 de septiembre de 2000 ábandonó la prisión. Una vez en libertad, en lugar de recuperar el tiempo perdido instruyéndose para ejercer alguna actividad con la que ganarse la vida, desempolvó sus manuales sobre manejo de armas. El 21 de marzo de 2002 asesinó al edil del PSE en Orio Juan Priede. Días después, era detenido y reanudaba las amenazas, en este caso, a los jueces. Iñaki Bilbao, en el momento en el que amenazó al magistrado que le juzgaba ABC Ortega Lara, protagonista de la manifestación Convertido en argumento de las invectivas socialistas, que acusan al PP de acercar presos durante su cautiverio a manos de ETA, los populares estudian que tome la palabra junto con Rajoy POR C. DE LA HOZ M. CALLEJA MADRID. El ex funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara ha acabado convertido tanto en protagonista voluntario como involuntario del enfrentamiento entre el Gobierno y el PP a cuenta de la política antiterrorista. En la parte voluntaria cabe destacar que Ortega Lara decidiera recientemente romper su silencio de casi diez años para narrar en Telemadrid la crónica, en primera persona, de su cautiverio. ¿El motivo? Que ahora se insulta a las víctimas adujo. Esta misma causa es la que le puede llevar a tomar la palabra en el acto final de la manifestación del sábado, al menos esa es la pretensión del PP, según ha podido saber ABC. De este modo, Ortega Lara subiría al estrado junto al líder popular, Mariano Rajoy, quien, por su parte leerá un manifiesto final cuyo contenido puede conocerse hoy. El documento girará en torno a los cinco puntos que ya esbozaron los populares el pasado lunes, esto es, rechazo del atenuamiento de la pena para Ignacio de Juana Chaos y exigencia de la rectificación inmediata de la decisión gubernamental; solidaridad con las víctimas; petición de que acaben las cesiones a ETA y, por último, defender que hay otra política distinta para luchar contra el terrorismo En el capítulo de los actos involuntarios de Ortega Lara cabe encuadrar haberse convertido en argumento de otras cesiones a etarras, de modo que durante su secuestro, según el argumentario socialista, el Gobierno de Aznar se dedicó a acercar presos para lograr su liberación. El PP respondió ayer a todos los datos que ofreció Zapatero. Los populares explicaron que las redenciones de penas por el trabajo se han concedido a presos con condenas anteriores al 23 de mayo de 1996, ya que el PSOE mantuvo un marco legislativo preconstitucional derogado por el Código Penal de 1996 El PP asegura, en un documento interno, que se limitaron a cumplir una mala ley vigente. Las excarcelaciones por razones humanitarias se produjeron en contadas ocasiones y siempre por razón de Argumentos del PP Como respuesta a los datos de Zapatero, el PP asegura que en ningún caso los Gobiernos de Aznar aplicaron beneficios penitenciarios ni excarcelaciones como consecuencia de una medida de presión, como una huelga de hambre. Las redenciones de penas por el trabajo se han concedido, y se siguen concediendo, para presos cuyas condenas son anteriores al 23 de mayo de 1996, hasta la aprobación del Código Penal de 1996. Patxi e Iván los pistoleros que regresaron de Cabo Verde para asesinar Tras la ruptura de las conversaciones de Argel, en 1989, González y Mitterand pactaron la deportación de etarras a terceros países, en lugar de ponerlos a disposición judicial. Entre los beneficiados figuraban José Miguel Bustinzar Yurrebaso, Iván y Francisco Rementería, Patxi trasladados a Cabo Verde, pese a que sobre ellos pesaban órdenes de busca y captura por sus crímenes. Diez años después, ambos huyeron a Cuba como primera escala hacia Francia para reincorporarse a la actividad terrorista. Iván y Patxi murieron en 1997 y 2000, respectivamente, cuando estaban al frente del comando Vizcaya