Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 7- -3- -2007 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 83 IMPULSOS QUE CAMBIAN EMOCIONES Lóbulo frontal Inteligencia y personalidad Microchips Tálamo Microchips 2 Los electrodos están unidos por un fino cable a un pequeño generador que incorpora una bateria de litio. Este generador proporciona la energía necesaria para estimular el cerebro. Microchips Orificios de entrada Cables Cables Los electrodos enviarán 3 impulsos eléctricos a las conexiones del lóbulo frontal con el tálamo, donde se generan las emociones. Impulsos eléctricos Clavícula Generador 1 A través de dos pequeños orificios se introducen dos microchips o electrodos que dirigirán sus estímulos hacia la unión del lóbulo frontal con el tálamo. Clavícula Generador Un hospital de Granada tratará las manías obsesivas con microchips en el cerebro El Virgen de las Nieves será el primer centro que utilice estos marcapasos tras Estados Unidos, Alemania y Suecia JOSÉ R. VILLALBA GRANADA. El 2,5 de la población sufre trastornos obsesivos compulsivos. Son personas maníacas, cegadas con una idea absurda y falsa a la que responden con comportamientos anómalos para contrarrestar sus supuestos efectos nocivos. Un ejemplo: una persona cree que por tocar un mueble se contagia de sida y para paliar ese efecto cada vez que roza la madera acude a ducharse para descontaminarse Esta patología incapacita para la vida a un 20 de quienes la padecen. Sus ideas absurdas no les permiten trabajar, relacionarse con los demás o simplemente, llevar una vida normal. Padecen discapacidad mental por culpa de una obsesión que ellos mismos saben que es absurda, pero no saben cómo evitarla. Los servicios de Neurocirugía, Psiquiatría y Medicina Nuclear del Hospital Virgen de las Nieves están preparados ya para practicar intervenciones quirúrgicas en enfermos con un trastorno grave. La operación consistirá en implantar dos microchips o electrodos dentro del cerebro del paciente que mandarán impulsos eléctricos a una zona de la mente- -la unión del lóbulo frontal con el tálamo- -donde se generan esas ideas obsesivas con el fin de frenarlas. La intervención es muy sencilla y tenemos todo lo que necesitamos para empezar en cuanto seleccionemos un paciente señala el jefe emérito de Neurocirugía del Virgen de las Nieves, Ventura Arjona. El enfermo portará bajo su clavícula un generador del tamaño de una pastilla de jabón pequeña, la típica que encontramos en los baños de cualquier hotel, con una batería de litio. Este aparato, colocado bajo de la piel, llevará un cable que recorrerá por vía subcutánea el cuello hasta alcanzar el cerebro. El generador mandará energía a los electrodos, responsables de lanzar estímulos eléctricos a las conexiones del lóbulo frontal con el tálamo, donde se generan las emociones. Su misión: impedir las conexiones de neuronas de estas dos áreas de la masa cerebral donde, al parecer, fluyen esas ideas absurdas, nefastas y agonizantes para la vida de estas personas. Los dos electrodos se introducen mediante dos orificios muy pequeños en el cráneo que más tarde se tapan. En España sólo hay una clínica privada que ha operado a un paciente. En el resto del mundo habrá unas seis en Suecia, cuatro en Alemania, una en Francia y más de una decena en Estados Unidos. Al menos, casos que se han publicado en revistas científicas apunta Arjona. En España, el primer hospital público que aplicará esta técnica de cirugía psiquiátrica será el Virgen de las Nieves de Granada. El jefe del servicio de Psiquiatría de este recinto sanitario, Antonio Higueras, se convertirá en el responsable de seleccionar a los pacientes candidatos a este tipo de terapia quirúrgica. Deberán tener más de 18 y menos de 70 años. Llevar más de cinco años con esta patología. Estar incapacitados. No tener otras enfermedades asociadas. No responder al tratamiento con fármacos y tener plena capacidad para dar su consentimiento La gran novedad de esta técnica es que no genera lesiones en el cerebro. La cirugía psiquiátrica practicada hasta ahora actuaba lesionando ciertas zonas de la masa cerebral para frenar comportamientos patológicos que se generaban en las neuronas localizadas en puntos muy concretos. Ahí se metía el bisturí y las secuelas tras la operación podían aflorar con mucha facilidad. En este caso, no se mata ni una sola neurona, no hay graves efectos secundarios. Y lo mejor, distintos estudios cifran entre un 70 y 80 el porcentaje de éxito. Veinte casos previos Con impulsos eléctricos se estimularán las conexiones entre el lóbulo frontal y el tálamo, donde se generan emociones Recambio en el quirófano Marcapasos contra el párkinson y la depresión N. R. C. MADRID. El tratamiento de los trastornos obsesivos compulsivos son los últimos en beneficiarse de una técnica que se aplica desde hace diez años para diferentes enfermedades neurológicas. Ciertos casos de epilepsia, párkinson y otros problemas del movimiento como la distonía mejoran con implantes que efectúan una estimulación profunda del cerebro. Más de 30.000 personas en el mundo cuentan con un sistema de neuroestimulación de este tipo que consiste en colocar unos electrodos en el cerebro para activar electrónicamente las áreas neurológicas que interesan en cada problema. En el caso del párkinson se dirigen a la zona del cerebro que controla el movimiento para mejorar los síntomas que más deterioran la calidad de vida de los enfermos, como la rigidez, los temblores y la dificultad de caminar. El siguiente objetivo de estos marcapasos cerebrales son las enfermedades psiquiátricas. Existen unos 50 pacientes que están probándolos, de forma experimental, para controlar una depresión severa. El inconveniente del generador es la batería que se agota cada cierto tiempo y para cambiar el kit el paciente deberá pasar por el quirófano de nuevo. Un generador que lo programa el departamento de Psiquiatría con un aparato muy similar a una PDA. Su misión es indicarle las horas que debe estar funcionando, y la intensidad del voltaje que debe lanzar a los electrodos. Y no es ciencia ficción. Tras el implante, los pacientes serán sometidos a un seguimiento muy estrecho para ver si el aparato emite con la intensidad suficiente generando los efectos deseados Más información del Hospital Virgen de las Nieves: www. hvn. es