Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MIÉRCOLES 7- -3- -2007 ABC Muere Jean Baudrillard, uno de los mayores críticos de la cultura del siglo XX El pensador y sociólogo francés falleció ayer, a los 77 años, tras una larga enfermedad JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Ayer murió Jean Baudrillard, sociólogo, crítico de la cultura, el último de los epígonos de un pensamiento francés agonizante, que comenzó siendo un discípulo de los maestros de los años 60 del siglo XX, como Roland Barthes, y terminó encerrándose en una bizantina torre de cristal que lo alejó de la realidad vertiginosamente. Baudrillard fue uno de los creadores de la revista Utopie (1967 1980) y su obra comenzó siendo una crítica de la sociedad consumista. Le système des objets (1968) La société de comsommation (1970) Pour une critique de l économie politique du signe (1972) y L effet Beaubourg (1977) fueron ensayos relativamente originales, en la estela de los epígonos de la Escuela de Fráncfort. Profesor universitario poco estimado por sus pares, Baudrillard comenzó a alejarse de la realidad inmediata a partir de los años 80 del siglo pasado. Lejos ya del empirismo marxista, comenzó a publicar ensayos siempre más paradójicos, elaborando una magra teoría del simulacro y la hiperrealidad a partir de una sentencia celebérrima: El simulacro no es lo que oculta la verdad. Es la verdad la que oculta que no hay verdad. El simulacro es lo verdadero A partir de ese elogio personal del relativismo absoluto, Baudrillard no llegó a construir una teoría crítica, a la manera de la deconstrucción de Jacques Derrida, su contemporáneo. Baudrillard se adentró por un bizantino camino sembrado de paradojas, que hicieron las delicias de un público siempre más exiguo. ¿La realidad? Una impostura, creada por los medios de comunicación. ¿Los medios de comunicación? Unas maquinarias ciegas y sonámbulas, inventando una realidad ficticia. Avanzando por ese vidrioso terreno, y obsesionado con interpretar la realidad, Baudrillard terminó por perderse en la oscuridad de sus teorías. Bibliografía esencial El sistema de los objetos América La guerra del Golfo no ha tenido lugar Las estrategias fatales La ilusión del fin: la huelga de los acontecimientos Olvidar a Foucault De la seducción El espejo de la producción Cultura y simulacro La sociedad de consumo La violencia del mundo Réquiem por las Torres Gemelas El espíritu del terrorismo La agonía del poder Profecías fallidas Es legendaria su primera profecía: no estallaría la primera Guerra del Golfo. Cuando estalló y fue ganada por las tropas de una coalición militar de la que formaba parte España (Felipe González) Baudrillard publicó su famoso ensayo afirmando que, en verdad, la guerra no había existido todo era pura realidad virtual de los gigantescos medios audiovisuales. Había una paradoja trágica e irónica en sus sucesivas profecías. Con motivo del atentado del 11- S, publicó en Liberation un celebérrimo artículo culpando a los EE. UU. de su suerte atroz, en estos términos: La insoportable superpotencia norteamericana ha fomentado toda esta violencia infusa, esta imaginación terrorista que, sin saberlo, nos habita a todos El mes de mayo de 2005, Baudrillard publicó en Liberation el último de sus artículos proféticos: pidiendo el no de Francia al proyecto de Constitución europea. El ensayista afirmaba que el no francés era una respuesta y un desafío a un principio hegemónico que viene de arriba En este caso, Baudrillard acertó. Los franceses votaron no. La construcción política de Europa se precipitó en una de las crisis más graves de su historia y Francia se hundía un poco más en el letargo de sus ideas muertas. Jean Baudrillard, en su última visita a Madrid SIGEFREDO Jorge Lozano Catedrático de Teoría de la Información de la UCM EL WARHOL DE LA SOCIOLOGÍA N ació el día de San Pantaléón, un simulacro. Fue discípulo de Henri Lefèvre, teórico del urbanismo y del marxismo. Bajo la égida de éste es- cribió Crítica de la economía política del signo Y bajo influencia de Roland Barthes, el autor de El sistema de la moda escribió El sistema de los objetos y nos enseñó que vivimos en una nueva ecología, bajo el ritmo de los objetos. Descubrió el simulacro leyendo a Benjamin, a Borges y Philip K. Dick. Nos enseñó que la seducción es como el secreto, una estrategia fatal. Un libro suyo apareció en la película Matrix Siempre pensó solo. Produjo efectos especiales de escritura. Forzó sus hipótesis al extremo. Hizo del espejo algo más que un instrumento, e hizo de las ideas algo especu- lar. Pensó en figuras como el desierto, como el laberinto, como la banda de Moebius. Denunció la obscenidad de la comunicación. Descubrió en las imágenes su violencia y llegó a la conclusión, aquí mismo, en Madrid, el año pasado, de que ya no se puede hablar de sociedad del espectáculo, porque todos formamos parte de él y no hay espectáculo sin espectadores. La Academia no le quiso y los incultos le aborrecen. Pensó solo. Nos enseñó mucho. Y sin duda sus ideas patafísicas volverán. Era un filósofo y un fotógrafo. El Andy Warhol de la sociología