Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 7- -3- -2007 La pacificación de Irlanda del Norte resta entusiasmo ante las elecciones de hoy Gerry Adams 31 Bush observa signos alentadores en Irak pese a la brutalidad de la insurgencia Más de un centenar de peregrinos chiíes y nueve soldados de EE. UU. pierden la vida P. RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. En otro nuevo episodio sobre falta de conexión entre la retórica de la Casa Blanca y la sangrienta realidad de Irak, el presidente Bush ha indicado ayer que aunque es pronto para emitir juicios sobre su efectividad existen ya algunos signos alentadores sobre la ofensiva de seguridad lanzada durante las últimas tres semanas en colaboración con el gobierno de Bagdad. Pronunciamiento realizado ante un foro de ex militares en Washington. Una oleada de coordinados ataques, dirigidos contra peregrinos chiíes de camino a la ciudad santa de Karbala, ha costado la vida a 120 personas, además de producir dos centenares de heridos. El mayor de estos atentados ha tenido como escenario la localidad de Hilla, con un par de terroristas suicidas detonando bombas en mitad de una multitud procedente de las provincias sureñas de Irak y con la intención de participar en las ceremonias religiosas que ponen fin a los 40 días de luto Un herido es conducido en una camilla en el hospital Yarmouk de Baghdad por la muerte de Al Husein, nieto del profeta Mahoma, en el año 680. dos ataques separados ocurridos al norte de Bagdad. En ambos casos, patrullas motorizadas estadounidenses en las provincias de Salahadin y Diyala han sido víctimas de atentados con explosivos. Desde la invasión ordenada en marzo del 2003, el Pentágono lleva acumuladas en sus filas AP Jornada negra La violencia sectaria contra civiles ha coincidido con otra jornada negra para las fuerzas de EE. UU. Al menos nueve soldados han muerto este lunes en 3.185 bajas mortales. En este contexto, la nueva mayoría demócrata en el Legislativo federal ha empezando a plantearse imponer restricciones a la gestión bélica del presidente Bush pero con la posibilidad de permitir sacrificios adicionales solo si la Casa Blanca lo justifica públicamente.