Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA MIÉRCOLES 7 s 3 s 2007 ABC El fiscal no acusa a un violador de niños de este delito, sólo de abusos sexuales ABC MADRID. El fiscal del caso Nanysex no acusa al principal detenido en esta operación de violación, sino de abusos sexuales, pese a que Álvaro Iglesias, el nombre que se ocultaba tras esa identidad, sodomizó al menos a dos niños cuando solo tenían dos años. El fiscal solicita 36 años de cárcel para Iglesias por ocho delitos de abusos sexuales a pequeños de uno y dos años, según publicó ayer El país que cita el sumario. La operación en la que fueron detenidos Nanysex y otros tres individuos en 2005 puso al descubierto la primera red de violadores de niños en España que luego difundían las imágenes de sus aberraciones por internet. Junto a Iglesias, un informático que tenía 23 años y que había trabajado como canguro en Murcia y Madrid, los agentes capturaron a Eduardo Gómez, un universitario de Lérida y a José Gómez, un gallego de 23. Los tres cometieron supuestamente abusos, vejaciones y violaciones con siete menores y luego difundieron las imágenes en la red. El ministerio público pide 36 años, 13 y 24, respectivamente para cada uno de los procesados por estos hechos. Sin embargo, y pese a que el fiscal considera que se produjeron sodomizaciones y penetraciones orales no pide una condena por violación sino por abusos sexuales (los mismos hechos pero sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento) -la diferencia se traduce en cinco años de cárcel en el caso de que las víctimas sean menores- Según informó en su día la Policía, no había duda de que no había ningún consentimiento. La orden de San Juan de Dios prohibió a su personal quitar el respirador El aparato podría serle retirado a Inmaculada Echevarría este viernes por personal del Hospital Universitario San Cecilio de Granada, no por los religiosos JESÚS BASTANTE MADRID. Mutismo absoluto. Es la tónica que preside el día a día de los facultativos del Hospital de San Rafael de Granada, perteneciente a la orden de San Juan de Dios, donde permanece ingresada Inmaculada Echevarría. La paciente, de 51 años de edad, padece desde hace diez años una distrofia muscular progresiva, y espera que en los próximos días le sea retirado el respirador que la mantiene con vida contra su deseo, petición a la que ha accedido la Junta de Andalucía. Ninguno de sus responsables ha querido hacer declaraciones, remitiéndose a la única declaración pública efectuada hasta la fecha. Ésta tuvo lugar el pasado jueves, cuando el gerente del San Rafael, el hermano Miguel Martín, acompañado por la directora del Hospital Clínico Universitario San Cecilio- -del que depende exclusivamente la unidad de ventilación mecánica en cuestión- Aurea Bordons, leyeron una nota en la que afirmaban que la paciente seguirá siendo atendida en el Hospital de San Rafael, lugar que ha sido su domicilio en estos últimos diez años y asistida por su equipo médico habitual no los facultativos procedentes del de San Cecilio, quienes tienen la competencia exclusiva sobre el uso y funcionamiento del aparato que proporciona oxígeno a Inmaculada Echevarría. La posibilidad de que fueran religiosos de San Juan de Dios los que provocaran una suerte de eutanasia pasiva a la paciente fue desechada desde el comienzo de la polémica. Prohibición taxativa Así, según confirmaron a este diario fuentes oficiales, la propia Curia General de la orden de San Juan de Dios, con sede en Roma, prohibió taxativamente la retirada del respirador por parte de los religiosos o de personal facultativo dependiente del Hospital de San Rafael, puesto que sería una traición al espíritu de la Orden La consulta llegó a la Curia General el pasado mes de octubre, cuando Inmaculada Echevarría presentó un recurso ante la Junta de Andalucía para que le fuera retirado el aparato y así, en sus propias palabras, morir con dignidad En este sentido, responsables eclesiásticos consultados por este diario han asegurado Inmaculada el pasado octubre en el Hospital San Rafael que, en el caso de Echevarría, el uso del respirador no es un procedimiento de encarnizamiento terapéutico mientras que, por el contrario, su retirada implicaría, sin solución, su muerte lo que se denomina como eutanasia pasiva Del mismo modo, el provin- AP cial de Castilla de la orden, José María Bermejo, informará hoy al presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, del difícil papel de los religiosos en esta polémica no deseada por ellos, durante una visita que el obispo de Bilbao realizará a Santurce. Después de San Juan de Dios Al tiempo, los facultativos reclamaban el máximo respeto a la dignidad e intimidad de Inmaculada Echevarría. El silencio también se ha trasladado a los familiares y abogado de la paciente, quienes esperan el desenlace final de un proceso que ha devuelto a la esfera pública la polémica sobre la eutanasia en España. Más si cabe cuando el hospital en el que habrá de practicarse la retirada del respirador pertenece a una orden religiosa. Pese al completo secretismo, fuentes consultadas por ABC han apuntado a que el aparato podría ser retirado el próximo viernes, el día después de la celebración de la festividad de San Juan de Dios, patrono de la congregación religiosa. Y, pese a lo que se ha estado especulando, no será personal del Hospital San Rafael quien proceda a dicha operación, si- El sistema sanitario al completo, en pie de guerra contra Elena Salgado DOMINGO PÉREZ MADRID. Con las elecciones autonómicas a la vuelta de la esquina, Elena Salgado se encuentra con casi todos los estamentos del sistema sanitario levantados en pie de guerra. Los últimos en sumarse a las protestas y quejas contra el Ministerio de Sanidad han sido los Técnicos Superiores Sanitarios- -ayudantes de enfermería, auxiliares de radiología y demás- -que han convocado una huelga para hoy en toda España y una manifestación, a partir de las 12 de la mañana, a las puertas del Ministerio. Pide este colectivo que su titulación sea universitaria, se equipare a la del resto de Europa y acusan a Sanidad de menosprecio Al margen de que sus reivindicaciones sean de difícil cumplimiento, lo cierto es que Elena Salgado tiene soliviantados, por unos motivos u otros, a médicos, médicos residentes, enfermeros y técnicos sanitarios. No falta nadie. Primero fueron los sindicatos médicos los que pidieron a la ministra una recentralización del Sistema Nacional de Salud y criticaron duramente su política acusándola de ser la ministra de Salud Pública y no la de Sanidad Luego, los enfermeros se sumaron a la misma petición recentralizadora y han abierto otros dos frentes: el de la prescripción y el de la carrera profesional. No tardarán en iniciar sus primeras movilizaciones y preparan lo que denominan el apagón total una parada general en todo el sistema sanitario. Posteriormente, han sido los MIR los que se han unido al ambiente de crispación exigiendo la derogación del Real Decreto que regula su situación laboral. Entre sus planes, además de la pega de carteles ya realizada en todos los centros de salud y hospitalarios, destaca una marcha ante el Ministerio para el próximo día 17 y, si no consiguen sus objetivos, una posible huelga general que intentaría paralizar las urgencias del país.