Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA El Gobierno cede al chantaje de De Juana s Terrorismo callejero MIÉRCOLES 7 s 3 s 2007 ABC César Alonso de los Ríos Nadie apunta con el dedo a los asesinos en Mondragón A la viuda de Ambrosio Fernández, víctima de la kale borroka su hija no la deja hablar porque en Mondragón impera la ley del silencio impuesta durante catorce años de alcaldía de Batasuna POR M. LUISA G. FRANCO FOTO TELEPRESS MONDRAGÓN. Contagiada por el miedo que se respira en los pueblos vascos donde Batasuna- -o sus anteriores marcas HB y EH- -han gobernado durante muchos años, la familia de Ambrosio Fernández Rico, víctima mortal de la denominada violencia callejera no quiere hablar con periodistas. Su viuda, Encarna Vicario, regresaba a mediodía de ayer a su casa, en el número 3 de la plaza Joaquín Zaitegui, con su hija, que vive habitualmente en Santander y trabaja como enfermera en el Hospital de Valdecilla. ¿Qué puedo decir yo? ya saben ustedes lo que pasó y cómo; a consecuencia del incendio, él se fue poniendo cada día peor nos comentó la viuda, antes de que su hija la recomendara que no hablara con periodistas. Por primera vez la viuda acusaba públicamente de la muerte de su marido, con más pena que rencor, a quienes habían quemado la sucursal de la Caixa situada bajo su domicilio. Su marido no sólo había inhalado humo, cuando tenía antecedentes médicos de insuficiencia respiratoria, sino que también había permanecido de madrugada en la calle, en la fría noche de Reyes, durante más de una hora en proceso de recuperación de una trombosis. Al día siguiente, Ambrosio Fernández amaneció tan enfermo que tuvo que ser ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de Txagorritxu de Vitoria, donde permaneció durante dos meses, de complicación en complicación, hasta su fallecimiento. Tan discretas han sido la viuda y la hija de Ambrosio Fernández que ni siquiera se sabía ayer si iban a solicitar las ayudas que reciben las víctimas del terrorismo. Ambas nos confirmaron que tenían intención LOS AGUILUCHOS n España dan miedo las banderas con aguiluchos, no las pintadas con la hoz y el martillo. Estremece el Himno Nacional mientras la Internacional es relajante. En estas circunstancias parece lógico que Rajoy tenga miedo de lo que pueda ocurrir el sábado. ¿Qué fama no le caerá al PP si se le cuelan unos centenares de militantes de extrema derecha en la manifestación? A los socialistas, en cambio, no sólo no les ha preocupado nunca que se les hayan podido colar militantes de extrema izquierda porque o los han afiliado o han pactado con ellos. En Cataluña gobiernan con la extrema izquierda que no sólo se reconoce antisistema sino antiespañola. En Navarra, el PSOE va a intentar hacer una gran alianza con Batasuna para desplazar a la derecha y, de este modo, construir Euskal Herría. A ZP no le preocupa que se le meta entre las piernas la serpiente etarra. Más bien le gusta. Esta historia de considerar respetable y buena y democrática a la extrema izquierda es cosa muy antigua. El gulag fue, como mucho, un error comprensible, explicable. Incluso para los socialdemócratas. Al estalinismo se le justificó siempre porque, al fin y al cabo, venía a enmendar situaciones nacionales y mundiales montadas sobre la injusticia. Hubo que esperar a Hannah Arendt para encontrar una personalidad europea capaz de condenar en los mismos términos al estalinismo y al fascismo. Los Sartre y los Rusell cerraban los ojos ante la brutalidad soviética y Gabo sigue pensando que Castro es un dictador presentable, un tanto histriónico, pero ni le provoca náuseas ni tan siquiera escrúpulos democráticos. Cien años de inmoralidad. ¿Acaso algunas gentes de izquierda no consideran al presidente Bush un genocida más peligroso que Bin Laden? Esta izquierda fracasada, este recuelo tardoleninista que ha quedado después de la muerte del socialismo real, estos herederos de Marta Hannecker, Cohn Bendit, Said, Tony Negri y Saramago, estos justificadores de los De Juana Chaos... pueden colarse en cualquier manifestación sin que ello altere a sus organizadores... La razón es bien simple. La derecha tiene todavía unos principios mientras que la izquierda (el PSOE quiero decir) está dispuesta a hacer proyectos de paz con Otegi, con Batasuna. E La hija y la viuda de Ambrosio Fernández (a la derecha) durante el funeral de pedirlas, pero no quisieron responder a ninguna otra pregunta. Según vecinos, amigos y conocidos de la víctima de la kale borroka con los que ABC habló ayer en Mondragón, Ambrosio Fernández, fallecido a los 79 años, forma parte de una generación de emigrantes de provincias vecinas que acudieron al País Vasco para trabajar en las fábricas de Guipúzcoa y Vizcaya. suna, mientras que desde el año 2003, cuando los batasunos no pudieron presentarse a las elecciones, hay alcalde del PNV Ambrosio Fernández y su mujer son de fuera según nos dijo un señor que manifestaba conocerles y que explicaba que él era de Mondragón. No tienen familia en el pueblo, pero los vecinos los conocen bien y afirman que son muy buenas personas y también los conocen en la panadería y en el quiosco, donde nos dicen que Encarna Vicario compra todos los días El Diario Vasco Un vecino que estuvo pasando frío junto a Ambrosio la noche del ataque con cócteles molotov nos dice que llevaba una vida muy metódica. Por la mañana paseaba solo y por la tarde con su mujer, y nunca iba a ningún bar o cafetería, a pesar de que alguna vez él le animó a acompañarle. La tranquilidad con la que se recuperaba de una trombosis fue rota la noche de Reyes con un atentado de kale borroka que teóricamente pretende crear sólo daños materiales, pero que no es la primera vez que tiene graves consecuencias, como cuando los cócteles molotov quemaron vivo a un ertzaintza, que se debatió durante meses entre la vida y la muerte. El PP pide que se le reconozca como víctima El portavoz parlamentario del Grupo Popular, Eduardo Zaplana, anunció ayer que pedirá en el Congreso que se conceda la condición de víctima del terrorismo a Ambrosio Fernández Recio, que falleció tras un ataque de kale borroka También lo reclamará la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundúa. El Ministerio del Interior ha solicitado, a través de la Dirección General de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, distintos informes, forenses y policiales, para determinar con precisión las circunstancias de la muerte de Ambrosio Fernández y determinar si es o no víctima del terrorismo. La kale borroka ha causado al menos otros cuatro muertos. Hace más de 40 años Complicaciones Llegó de Burgos, con su mujer, hace más de cuarenta años y empezó a trabajar en una fundición de acero denominada Amat, que estaba en la carretera de Santa Águeda y que hace mucho tiempo que desapareció. Un compañero de trabajo de hace treinta años, con quien nos encontramos en el Hogar del Jubilado de Mondragón, recuerda que entonces la fundición, que fabricaba accesorios de turbinas, pasó a formar parte de las cooperativas y cinco de sus trabajadores, entre ellos Ambrosio Fernández, comenzaron a trabajar en Fagor. Mondragón es el centro del cooperativismo vasco y un pueblo muy nacionalista, donde el PNV y la izquierda abertzale se han relevado al frente del gobierno municipal. Durante catorce años fue alcalde Xavier Zubizarreta, por HB, EH y Bata- Vida metódica Ambrosio llegó hace más de cuarenta años procedente de Burgos para trabajar en el País Vasco