Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 7 s 3 s 2007 Hacia un nuevo proceso s El complejo ETA ESPAÑA 15 Garzón libera por enfermedad a Elosúa, cajero de ETA que recibió el chivatazo Los forenses aconsejaron la medida, ya que el etarra padece un cáncer de próstata, agravado con una dolencia cardiaca J. P. MADRID. Baltasar Garzón decretó el pasado 13 de febrero la libertad provisional de Joseba Elosúa debido a su delicada salud. Propietario del bar El Faisán de Irún, Elosúa es uno de los responsables de la red de extorsión de ETA desmantelada por la Policía el pasado junio. El juez acordó la medida tras conocer los informes de dos forenses que se trasladaron a la prisión de Martutene, en San Sebastián, para explorar al cajero de ETA. Elosúa sufría antes de su detención un cáncer de próstata que se ha complicado con una dolencia cardiaca. Según fuentes jurídicas, por este motivo había sufrido tres episodios sincopales en la cárcel, con pérdida de conocimiento y caída al suelo. Según el fax remitido por los forenses el mismo 13 de febrero desde San Sebastián, las enfermedades que aquejan a Elosúa suponen un riesgo vital a corto plazo y la estancia en prisión dificulta un tratamiento adecuado más allá del influjo psíquico y emocional de la dolencia Tras conocer dichos informes, Garzón dictó un auto en el que impone a Elosúa la prohibición de salir de España y le obliga a comparecer quincenalmente en el juzgado más cercano a su domicilio, salvo en el caso de que no pudiera acudir por su estado de salud, circunstancia que deberá ser justificada por su familia. Además, deberá comunicarse al juzgado cualquier circunstancia por persona de su entorno familiar, que a su vez deberá informar sobre la evolución de su estado. En la motivación de la decisión se recoge que, dado el estado precario de salud de Elosúa, parece razonable suponer la no elusión a la acción de la justicia lo que constituye un serio argumento para acordar la libertad provisional. En una cronología facilitada por la Audiencia Nacional, se indica que los responsables de la cárcel de Martutene informaron por fax a Garzón el pasa- Elosúa, en el momento de su detención EFE El fiscal pedirá más indemnización para 15 agentes heridos por ETA J. P. MADRID. El fiscal Miguel Ángel Carballo elevará en sus conclusiones definitivas que expondrá el viernes las indemnizaciones exigidas a los etarras Luis María Carrasco e Ibón Etxezarreta, que el 11 de noviembre de 2000 causaron heridas de consideración a nueve guardias civiles, tres policías nacionales y tres ertzainas, al activar mediante un teléfono móvil una bomba trampa colocada junto al cuartel de Inchaurrondo. Para cada uno de ellos pide 320 años de cárcel por 15 delitos de tentativa de asesinato. Los pistoleros planearon el atentado para que el artefacto explosionara en el momento en que se concentrara en su radio de acción el mayor número de agentes para causar muertos. Algunos tuvieron que dejar el Cuerpo y otros han visto perjudicados sus ascensos por las secuelas físicas y psicológicas sufridas en el atentado, que alguno de los guardias describió como escenario de guerra El juicio comenzó el lunes y se prolongará hasta el viernes. Ningún político ni representante institucional, enfrascados en disputas partidistas, ha acudido a alguna de las sesiones. La excepción ha sido el asesor de la Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo del Ministerio del Interior, Ignacio Pérez, que sí hizo acto de presencia para interesarse por la situación en la que han quedado los agentes afectados. do 5 de febrero de los tres episodios sincopales sufridos por Elosúa, de los que tardó en recuperarse entre 30 y 60 minutos. Al tumor prostático, Elosúa añadía una antigua dolencia de tipo cardiaco agravada ahora con una fibrilación auricular paroxística y posible fibrosis de cara posterior por lo que comenzó un tratamiento con anticoagulantes. El servicio médico informaba en el fax que la estancia de Elosúa en prisión no es beneficiosa para el buen control y seguimiento de sus enfermedades, ya que, entre otras causas, los síncopes que padece le suponen un riesgo vital elevado En dicha comunicación se decía también que el ambiente cerrado y estresante inherente a la prisión en general y, en este caso en particular, influye muy negativamente en las esferas psíquica, física y emocional, favoreciendo las complicaciones médicas, que en su caso ya son severas de base, y es por ello que solicitamos sea valorada por la autoridad judicial de quien dependa la posibilidad de libertad provisional por enfermedad, al encontrarse en prisión preventiva El 24 de junio de 2006, el fiscal Juan Antonio García Jabaloy instó el ingreso en prisión de Elosúa tras declarar aproximadamente tres horas. En dicha ocasión, el principal imputado en España de la red de extorsión de ETA declaró exhaustivamente sobre su papel dentro de la red de extorsión. Las investigaciones contra esta red del impuesto revolucionario se vieron salpicadas de una fuerte polémica, ya que Elosúa recibió un chivatazo procedente de alguien que conocía todos los detalles del operativo. Ello motivó que el juez Fernando Grande- Marlaska abriera una pieza independiente para averiguar de dónde había salido. Aún se desconoce. El chivatazo