Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6- -3- -2007 Nuevo episodio de choque entre la OTAN y talibanes con bajas civiles Hamid Karzai, presidente de Afganistán 33 El Gran Palacio del Pueblo, lleno pero sin el pueblo En la plaza de Tiananmen de Pekín, donde cientos de estudiantes fueron masacrados en 1989, se alza el Gran Palacio del Pueblo, un colosal edificio estalinista que alberga un enorme auditorio coronado por una brillante estrella roja. Pero el pueblo apenas pudo pasar ayer por el centro de la capital china, tomado por miles de policías, soldados y agentes camuflados. Hasta los 3.000 diputados de la Asamblea Nacional Popular venidos de todo el país, algunos con sus trajes tradicionales, fueron sometidos a un exhaustivo registro tras aparcar sus relucientes Audi A- 6 negros, el coche oficial del régimen, en el perímetro de seguridad que separaba al Gran Palacio, abarrotado de políticos y periodistas, del pueblo. Japón insiste en no pedir disculpas por las esclavas sexuales de la II Guerra El primer ministro nipón, Shinzo Abe, cree que no se han presentado pruebas en los testimonios de víctimas ante la Cámara de Representantes de Estados Unidos P. M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. No me disculparé incluso aunque haya una resolución de condena del Congreso de Estados Unidos Desafiante, el primer ministro nipón, Shinzo Abe, se enfrentó ayer a las críticas internacionales que está recibiendo Japón por la utilización de prisioneras como esclavas sexuales durante la Segunda Guerra Mundial. Según los historiadores, el imperio del Sol Naciente empleó a unas 200.000 mujeres coreanas, chinas, filipinas, indonesias y australianas en los burdeles que su propio Ejército regentaba durante la ocupación de Asia para mantener alta la moral de las tropas. Tan aberrante explotación, una más de las innumerables atrocidades cometidas por Japón durante el conflicto, ha sido relatada con profusión de detalles por supervivientes coreanas y chinas que han recurrido a los tribunales nipones en busca de una indemnización. Sin embargo, sus demandas han sido siempre rechazadas a pesar de sus desgarradores testimonios sobre incesantes violaciones y de las pruebas presentadas. Entre ellas, destaca el billete de entrada de uno de estos burdeles hallado hace dos años en la provincia de Hebei, al norte de China. Dicho trozo de papel, encontrado en un bote de perfume perteneciente a un coleccionista de objetos nipones, permitía a los soldados imperiales disfrutar de los servicios del Sexto Centro de Esclavas Sexuales en el Edificio Yinglou según los medios de comunicación chinos. Pese a estas evidencias y a los testimonios de algunas víctimas ante la Cámara de Representantes de EE. UU. el primer ministro japonés insistió en que no se han aportado pruebas que permitan culpar a Tokio de las vejaciones perpetradas a las conocidas como mujeres del placer No obstante, Abe sí aseguró ante el Parlamento que mantenía la disculpa que el primer ministro Yohei Kono ofreció en 1993, cuando un periodista descubrió esta oscura trama negada por el Gobierno nipón. El escándalo obligó a Tokio a crear una fundación de ayuda a las víctimas que éstas han rechazado, por lo que la nueva controversia amenaza con dañar las relaciones diplomáticas que Abe estaba intentando recomponer con sus vecinos asiáticos, sobre todo China y Corea del Sur. Los historiadores estiman que 200.000 coreanas, chinas y filipinas fueron obligadas a prostituirse