Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional MARTES 6- -3- -2007 ABC El explosivo crecimiento chino se muestra incapaz de frenar la desigualdad social Un año más, el primer ministro Wen Jiabao abrió la sesión de la Asamblea Nacional con un discurso social, pero las diferencias entre ricos y pobres siguen aumentando PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. Ante cerca de 3.000 diputados, el primer ministro chino, Wen Jiabao, inauguró ayer la sesión anual de la Asamblea Nacional Popular, el máximo órgano legislativo del régimen comunista. Como en ocasiones anteriores, su discurso, de dos horas de duración, tuvo un fuerte contenido social, lo que demuestra la firme intención del Gobierno chino de armonizar el extraordinario crecimiento económico que vive el país, pero también su más estrepitoso fracaso a la hora de acabar con las cada vez mayores diferencias entre ricos y pobres y entre las ciudades y el mundo rural. No en vano, los ingresos medios urbanos ascendieron el año pasado a 11.759 yuanes al año (1.157 euros) más del triple de la renta per cápita de los campesinos, que fue de 3.587 yuanes (353 euros) Tan enormes desigualdades resultan especialmente sangrantes en un sistema político que, bajo la contradictoria fórmula de la economía socialista de mercado sigue regido por el régimen comunista, incapaz de construir la sociedad armoniosa preconizada por el presidente Hu Jintao. Brecha entre campo y ciudad Por eso, el primer ministro chino, Wen Jiabao, volvió a prometer ayer una mejor distribución del imparable progreso del gigante asiático, que ha beneficiado a las grandes urbes de la industrializada franja costera pero ha pasado de largo para los 800 millones de campesinos que viven en las zonas rurales del interior (el 60 por ciento de los 1.300 millones de habitantes del coloso oriental) Es imperativo reducir la brecha entre los distintos niveles de renta, por lo que tomaremos una serie de medidas para incrementar el poder adquisitivo de las personas con ingresos bajos y medios aseguró Wen Jiabao, quien apostó por conceder más importancia al desarrollo social y a la mejora de la vida del pueblo Dentro de su plan para levantar un nuevo agro socialista el primer ministro chino anunció que se trasladará a las zonas rurales el centro de gravedad de la construcción de infraestructuras financiadas por el Estado gracias a los 391.700 millones de yuanes (38.575 millones de euros) que se destinarán a la agricultura y el campesinado. De igual modo, el Gobierno dedicará 223.500 millones de yuanes (22.013 millones de euros) a la educación obligatoria rural, así como otros 201.900 millones de yuanes (19.887 millones de euros) para gastos de la seguridad social, puesto que el 90 por ciento de los habitantes del campo carece de seguro médico, mientras que en las ciudades esta cifra es del 42 por ciento. Incremento del PIB Con respecto a las previsiones económicas, el Gobierno chino vaticina para este año un incremento del Producto Interior Bruto (PIB) del 8 por ciento, una estimación que suele dispararse todos los ejercicios hasta el 10 por ciento. Con dicho índice de crecimiento, se crearán unos nueve millones de puestos de trabajo para que la tasa de paro en las ciudades, al menos oficialmente, no supere el 4,6 por ciento de la población. A pesar de esos elevados objetivos, el régimen comunista quiere llevar a cabo un progreso más racional y menos desenfrenado, no sólo para enfriar la sobrecalentada economía sino también para atajar el grave deterioro medioambiental que Nada se sale de su sitio en el régimen comunista chino, ni siquiera las tazas de té de los diputados ha causado la frenética industrialización del país. Hay que poner en un lugar más destacado el ahorro de recursos energéticos y la protección del medioambiente aseveró Wen Jiabao, quien abogó por reducir las emisiones y descargas contaminantes y por desterrar el fenómeno de perseguir a ciegas la velocidad del crecimiento Y es que la tremenda polución que sufre el dragón rojo es uno de sus mayores problemas, ya que los costes medioambientales suponen un 10 por ciento del PIB y amenazan con lastrar el futuro de China. AP El extraordinario desarrollo del gigante asiático ha pasado de largo para 800 millones de campesinos Economía privada Plenamente entregado al libre mercado, el régimen comunista seguirá incentivando el consumo interno, sobre todo para que sus cuentas dejen de depender de sus ingentes exportaciones, y estimulará el desarrollo de la economía individual y la propiedad privada. Hay que estimular a las economías de propiedad no pública a que participen en la reforma de las empresas estatales y se incorporen a los servicios públicos, la construcción de infraestructuras, los servicios financieros y de interés social animó Wen Jiabao a un proceso de privatización que le habría costado la vida en la China de campesinos y trabajadores que fundó Mao Zedong en 1949, y que hoy se ha rendido al capitalismo más salvaje.