Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6 s 3 s 2007 LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M CERCO A TRASHORRAS Y ZOUGAM ESPAÑA 21 El policía instructor dice que Trashorras no les llevó a la casa de Morata Reconoce que ya en 2002 la infravivienda fue objeto de control, que fue retirado al marcharse un investigado a Marruecos D. M. P. M. MADRID. El instructor jefe de las diligencias e inspector jefe de la Unidad Central de Información Exterior (UCIE) en el momento de los atentados afirmó ayer que el procesado José Emilio Suárez Trashorras no les llevó a la vivienda de Morata de Tajuña en la que los terroristas almacenaron el explosivo, confeccionaron las bombas y de donde partieron la madrugada del 11 de marzo de 2004 con destino a la estación de tren de Alcalá de Henares. El policía aclaró que fue la antena de telefonía móvil de Morata la que aportó la mayor parte de la información, al descubrirse, tras el hallazgo de la mochila de Vallecas, que las tarjetas utilizadas en los móviles que accionaron la carga explosiva, así como otras dos usadas por Jamal Ahmidan, habían sido activadas bajo la cobertura de esa BTS. Así pues, no fue Trashorras, sino una antena. Esta declaración del agente instructor echa por tierra uno de los pilares de la defensa del ex minero, basada en que por su condición de confidente de la Policía no sólo alertó de las actividades de Jamal Ahmidan El Chino sino que llevó a los agentes a la casa de Morata, que fue alquilada por el marroquí con documentación falsa. Los chivatos El inspector jefe fue también preguntado por otro chivato: Rafá Zouhier, confidente de la Guardia Civil. Dijo que de la UCO nunca hemos recibido ninguna comunicación sobre las labores que realizaba para la Benemérita. Igualmente, fue interrogado por el también colaborador y testigo protegido conocido como Cartagena y su respuesta fue: Nunca se le pidió que llevara a cabo ningún tipo de actividad concreta El policía afirmó que ya en septiembre de 2002 la Unidad Central de Información Exterior conocía la existencia de la casa de Morata de Tajuña. En esa fecha la finca era utilizada Suárez Trashorras, en primer plano, durante la sesión de ayer POOL Comienzan a salir las pruebas contra los principales implicados en la matanza Las declaraciones de dos policías de la UCIE pusieron de manifiesto cómo la investigación policial y judicial tiene cercado a Jamal Zougam, procesado como uno de los autores materiales de la matanza. Ayer, una vez más, quedó acreditado que las tarjetas de los móviles utilizados en las bombas salieron del locutorio del marroquí. Además, uno de los agentes reveló investigaciones anteriores en las que Zougam había mostrado su disposición a trasladarse a Irak para participar en acciones terroristas. Los agentes no ocultaron que, por estos motivos, fue objeto de investigaciones que comenzaron en 2001. por Mustafá Maymouni, que en la actualidad se encuentra encarcelado en Marruecos por su presunta relación con los atentados de Casablanca. Además, el agente reveló que la célula liderada por éste- -el llamado grupo de Madrid -comenzó a descomponerse a causa del incremento de la presión policial generada por los atentados del 11 de septiembre en Nueva York. Entonces, Maymouni huyó y la finca quedó momentáneamente abandonada, con lo que se cerraron las investigaciones iniciadas sobre la misma. Al marcharse Maymouni, el grupo de islamista quedó en manos de Driss Chebli, detenido en junio de 2004 en la operación Dátil y de Serhane el Tunecino que formaba parte del grupo de Rabei Osman El Egipcio Por aquellas fechas, la Policía pidió a la Audiencia Nacional la intervención de un teléfono de El Tunecino pero el sospechoso no llegó a utilizarlo, por lo que las investigaciones de la UCIE quedaron en un callejón sin salida. No obstante, a finales de 2003 la Brigada Provincial de Información de Madrid siguió los pasos de El Tunecino dentro de una investigación que también tenía por objetivo a los hermanos Moutaz y Muhannad Almallah, procesados en la causa ahora juzgada. El agente reconoció que la casa de Morata de Tajuña, tras ser alquilada por Mustafá Maymoni, fue arrendada en enero de 2004 por Jamal Ahmidan, jefe operativo del 11- M. En ambas operaciones de arrendamiento actuó de intermediario Serhane El Tunecino uno de los siete suicidas de Leganés.