Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA El Gobierno cede al chantaje de De Juana s La respuesta social MARTES 6 s 3 s 2007 ABC No vamos a estar encerrados en nuestras casas viendo cómo venden nuestra libertad Esperanza Aguirre deposita un ramo de flores ante varios jóvenes con las manos pintadas de blanco REUTERS No es cuestión de ideologías, sino de sentido común Miles de personas depositan flores y velas en el altar improvisado en la plaza de la República Dominicana para recordar a los doce guardias civiles asesinados por De Juana en 1986. Veintiún años después, la sociedad se ha activado en respuesta al trato favorable al etarra POR PABLO MINGOTE MADRID. Centenares de personas se han acercado hasta el lugar del atentado más sangriento del asesino De Juana Chaos: La plaza de la República Dominicana de Madrid. Allí, de forma espontánea, han organizado un homenaje a los doce guardias civiles que fueron asesinados el 14 de julio de 1986, y que representa, de nuevo, una crítica a la decisión del Gobierno de conceder la prisión atenuada al pistolero de ETA. Mientras que el autor de 25 asesinatos reposa con total tranquilidad y ningún cargo de conciencia en una cama de hospital en San Sebastián a la espera de ser trasladado a su casa, la indignación aflora entre las personas que depositan ramos de flores, encienden velas y se acercan hasta el lugar del atentado, donde doce cruces blancas recuerdan a las víctimas. Ana Querejeta, una joven vasca militante de nuevas generaciones del PP, con las manos pintadas de blanco, es rotunda: Hemos puesto un altar a las víctimas porque Zapatero le pone un altar a los asesinos a lo que añade que no vamos a estar encerrados en nuestras casas viendo cómo venden nuestra libertad Para Querejeta, no es una cuestión de color, hay gente de derechas, hay gente de izquierdas, cualquier persona que tenga un poco de sentido común se opone a esta rendición Al tiempo que Ana recoloca una bandera de España que hay sobre los matorrales de uno de los parterres de la plaza antes de irse a trabajar un hombre mayor, de pelo cano y largo, que no quiere hablar pero al que se ve visiblemente emocionado, se encarga casi con devoción de que no se apaguen las más de cincuenta velas blancas y rojas que hay entre la hierba y los más de 200 ramos de flores. Flores que no dejan de crecer con los ramos que la gente va dejando. Ramón, un señor mayor que se declara votante arrepentido del PSOE, niega con la cabeza mientras al observar la ofrenda floral se lamenta: Es una humillación para nosotros, nos vemos totalmente desamparados por el Gobierno Pedro, uno de los numerosos jóvenes que se acercaron ayer a la plaza, decía que lo que tenemos que hacer es seguir el lema de la AVT porque las víctimas tienen que ser lo primero. Memoria para no olvidar y que nadie tenga que pasar por el calvario por el que pasaron las víctimas de De Juana, Dignidad y Justicia y lo que ha sucedido es pura injusticia Bárbara, que llega acompañada por su madre para depositar un ramo de claveles blan- cos, cuenta que ha ido porque estoy indignada con la política antiterrorista de Zapatero. Pese a no vivir por la zona, el atentado lo recuerda perfectamente. Mi padre era militar y trabajaba en la Dirección General de la Guardia Civil, por lo que en casa lo vivimos mucho, un gran impacto Sobre la decisión de atenuar la pena del asesino, Bárbara opina que la liberación de De Juana es una injusticia tremenda, se han olvidado de las víctimas. A este señor que ha decidido suicidarse le han puesto una cama estupenda en el País Vasco Gema, una mujer que aquel aciago día tenía 15 años, recuerda el atentado. Yo estaba en casa y se oyó como una explosión de gas. Aquello fue tremendo, una gran impresión en todo el barrio porque todos conocemos militares o agentes que vivían por aquí Hasta la plaza se acerca gente de todo tipo, desde curiosos que hacen fotos y preguntan qué sucede hasta personas que exclaman frases como ¡claro que hay que recordarles, si no se olvida! o De Juana es un sinvergüenza, pero el más sinvergüenza es Zapatero A medido día se organiza un pequeño revuelo entre los presentes. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y la teniente de alcalde de la ciudad, Ana Botella, fueron hasta la República Dominicana para rendir homenaje a los asesinados y depositar sendos ramos de flores. Doce cruces blancas recuerdan a los doce agentes de la Guardia Civil asesinados- -con una media de edad que no superaba los 25 años- -con una furgoneta- bomba. Una matanza ahora recordada. Banderas constitucionales con crespones negros en los balcones ABC MADRID. El Foro de Ermua hizo ayer un llamamiento a todos los españoles para colocar banderas constitucionales de España o autonómicas con un crespón negro en las ventanas. De esta forma, la organización advierte que la batalla sobre la situación penitenciaria del asesino De Juana Chaos no ha terminado con la injustificada, ilegal e indigna decisión del Gobierno de Rodríguez Zapatero de concederle la excarcelación a lo que añade que en cuanto su estado de salud se recupere plenamente y no precise de atención hospitalaria, el Gobierno debería devolverlo a prisión, como evidentemente no tiene intención de hacer El crespón negro que instan a colocar en las enseñas representará el duelo en que nos encontramos por la gran injusticia que ha cometido el Gobierno con las víctimas de De Juana Chaos y con todos los españoles afirmó el Foro, que incide: España está de luto, pero no se rinde Sin querer distinguir entre ideologías, la organización pide en un comunicado a todos los ciudadanos, ya sean de iz- quierdas o de derechas que coloquen la bandera constitucional de España o alguna de las banderas autonómicas con un crespón negro en las ventanas y balcones de sus casas, hasta que De Juana Chaos haya vuelto a ingresar en prisión Una iniciativa para expresar abiertamente el rechazo de la gran mayoría de los ciudadanos a la claudicación de Rodríguez Zapatero ante el chantaje de este terrorista El Foro de Ermua también pidió activa colaboración de los ciudadanos para difundir esta forma de protesta.