Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lunes 5 de Marzo de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.319. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno LO QUE SOMOS uede que convenga recordar lo que somos hoy en el mundo. Cuando salen los aviones del satélite de la hermosa T- 4, preciosamente iluminada de noche, llevan toda suerte de profesionales que lo mismo se disponen a abrir una carretera en Sudáfrica, que una estación eléctrica en México. El avión va lleno. Se trata de ingenieros que, por edad, son de mi generación, y no cuesta reconocer que también nacieron en familias de muchos hermanos, donde los caprichos fueron pocos pero la educación excelente, porque nuestros profesores no sólo no nos temían sino que creían en la importancia de su trabajo. No hay más que echar un vistazo a lo que viene detrás: una generación escasa, en ocasiones consentida y en líneas generales menos preparada, para darse cuenta de que el momento que vivimos es irrepetible. Es cierto que, al ser tantos, nos costó encontrar vivienda, obtener plaza en el colegio y en la universidad, pero a cambio hay más profesionales españoles por el mundo que nunca. En México D. F. los mejores edificios llevan nombres de bancos y de empresas españolas, y aseguran que la inversión española en México acaba de superar a la de Estados Unidos mientras en los hoteles, desde el Presidente al Majestic, junto al Universal está el ABC del día. En estas páginas escribió Terceras inolvidables Octavio Paz, cuya visión de la historia de México es abrupta y superpuesta, y así distingue Paz un primer piso precolombino, la Nueva España de los virreyes, y la República independiente de México. Algún día se añadirá lo que somos hoy los españoles en el mundo: una gran nación que contribuye a la prosperidad de otros países. P Marcelino Vaquero, Campanal en la prueba de salto de altura del Campeonato de España de Veteranos EFE Campanal, el tercer atleta de oro Mejor central español de la historia, Campanal colgó las botas en 1970, pero siguió exhibiendo su poderío en el atletismo. A los 75 años es el nuevo campeón de España de veteranos en triple salto POR TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN s un portento de facultades. Más quisiera Capello contar hoy con un central como Campanal Elegido en el once ideal del fútbol español eterno, figura del mítico Sevilla de los años cincuenta, Marcelino Vaquero González del Río, que así se llama realmente el zagal, se decantó por el fútbol en los años cuarenta porque era el deporte rey. Su poderío físico, sin embargo, le habría permitido triunfar en cualquier deporte. Ajeno al entrenamiento específico de cada especialidad, siempre destacó en las pruebas de atletismo cuando participó en ellas sin ánimo de lucro. No porque no cobrara, sino porque, al ser futbolista profesional, sus marcas, que habrían sido récord, no eran homologadas. Campanal tuvo que colgar los borceguíes para que sus registros fueran oficiales. Ahora, a los setenta y cinco años, ha plantado cara a los éxitos en el Europeo de Birmingham. Ayer, en el Campeonato de España de Veteranos de Atletismo, tuteó a los triunfos de Higuero y de Castrejana. Con su cabello de platino, Marcelino consiguió la medalla de oro en triple salto y una nueva plusmarca nacional. Con su cuerpo de hierro, obtuvo la plata en salto de altura. Nacido en Gijón el 13 de febrero de 1932, muy pronto demostró que era un prodigio de la naturaleza. Criado en una familia deportista, su padre fue jugador del Sporting, además de pionero en la venta de la fabada enlatada, Fabadas Campanal El chaval debió comer mucha, porque su potencia era descomunal. Defensa del Sevilla desde 1950 hasta 1966, en 1951 corrió los cien metros lisos en 10,8 segundos, un tiempo que en aquella época habría sido un hito ibérico. En 1956 acudió al Campeonato de España y logró otras dos marcas no reconocidas: 7,20 metros en longitud y 14,50 en triple salto. Unas cifras que mejoró posteriormente. Mientras el Barcelona y el Real Madrid pretendían su fichaje, por culpa de sus marcajes a Kubala y a Di Stéfano, el fornido Marcelo se convirtió en el atleta perfecto. Corrió los 50 metros en 5,7 segundos. Cubrió los 110 vallas en 15,8. Saltó 15 metros en el triple. Marcó 7,40 en longitud. Lanzó el peso hasta 12,5 metros. Mandó la jabalina a los 52, e hizo volar el disco hasta los 36. Era un Apolo asturiano con el Partenón en Sevilla. Fue tal su dureza como zaguero que en un trofeo Carranza, contra el Oporto, acabó en el calabozo. Retirado del fútbol, esa rudeza la procesó para transformarse en el mejor atleta de veteranos. Ha sido campeón en peso, longitud, triple y 110 metros vallas. Ahora, a los setenta y cinco años, ha realizado el más difícil todavía. Oro, plata y récord. Un salto mortal contra la edad. E