Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 5 s 3 s 2007 ECONOMÍA 41 Miguel López es reelegido al frente de la COAG por otros cuatro años J. N. MADRID. El actual secretario general de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) Miguel López Sierra, fue reelegido ayer para desempeñar su cargo durante los próximos cuatro años. La elección de López Sierra tuvo lugar durante el XII Asamblea General, que se celebró en Lorca (Murcia) desde el pasado viernes hasta ayer, que finalizó con su clausura. Más de 2.000 agricultores y ganaderos procedentes de toda España se dieron cita para renovar los órganos de dirección de COAG. La Coordinadora, que ha cumplido 30 años, ha abogado en este tiempo por un modelo social de agricultura y ganadería basado en la explotación familiar y en defensa de todos los profesionales que trabajan en el medio rural y generan riqueza. Este modelo, aseguran, tiene una clara vigencia de futuro. En el acto de clausura estuvieron presentes el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el de Murcia, Ramón Luis Valcárcel. Asimismo, asistieron también las ministras de Agricultura, Elena Espinosa, y de Medio Ambiente, Cristina Narbona. Horas antes de la clausura, el presidente del Gobierno realizó un recorrido por las desaladoras situadas en San Pedro del Pinatar. El jamón ibérico de bellota y de recebo se producirá únicamente en provincias que tengan dehesa La norma se aplicará en 23 demarcaciones, pero Agricultura aclara que en el resto de España se Voces de rechazo El sector productor y transforpodrán elaborar otros productos ibéricos mador del cerdo ibérico ha J. N. MADRID. El Ministerio de Agricultura quiere clarificar y endurecer la norma que establece los parámetros de calidad del jamón ibérico. En los últimos años han proliferado numerosos jamones bajo una etiqueta excesivamente genérica y ambigua. La actual norma vigente de 2001 no garantiza siempre una competencia leal entre operadores sin ofrecer una verdadera transparencia y unidad de mercado. El consumidor paga en muchas ocasiones un jamón ibérico puro por uno que no lo es. El departamento que dirige Elena Espinosa ultima una norma de calidad para la carne y el jamón, la paleta y la caña de lomo ibéricos para obligar a los criadores a especificar el tipo de alimentación del cerdo que provienen estos productos, además de su origen. De este modo, se podrá producir jamón ibérico en toda España, siempre que procedan de cerdos de raza ibérica. Sin embargo, para aquellos animales de bellota y recebo se limitará su producción única y exclusivamente a las 23 provincias que tienen dehesa. En las 27 provincias restantes se podrán criar y comercializar cerdos ibéricos, pero no podrán ser etiquetados como bellota o recebo Estos últimos deben ser criados en régimen de aprovechamiento de la dehesa mediante pastoreo, se asegura desde el Ministerio. La propia ministra Espinosa ha querido matizar que el jamón ibérico es una denominación genérica con tres formas de cría del cerdo ibérico: sólo en dehesa; los que compaginan la alimentación en dehesa y al final la complementan con pienso, y los de cebo. Los cerdos ibéricos de bellota o de montanera se podrán criar en Badajoz, Cáceres, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla. El Ministerio también reconoce la existencia de dehesas (tipificado como un ecosistema de extensión de terreno de encinas y alcornoques) en Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid y rechazado la normativa de calidad que está elaborando Agricultura y considera que ésta puede fomentar la deslocalización de la actividad, informa Ep. La Asociación Interprofesional del Cerdo ibérico remitió un escrito al Ministerio por el que muestra su rechazo. El sector, que no se siente representado al haberse suprimido ciertas competencias, ha pedido que se eleve esta norma de calidad nacional a europea, ya que no tiene sentido que, por ejemplo, productos portugueses se vendan en España sin haber cumplido la norma española. Delphi podría elevar a 5.000 los despedidos en el sector en España desde 2001 ABC. MADRID. Más de 3.000 trabajadores españoles han sido despedidos de sus empresas en los últimos seis años a causa de las llamadas deslocalizaciones de multinacionales extranjeras en el sector de componentes del automóvil, informa Efe. Una cifra que aumentará en los próximos meses a 5.000 trabajadores, si se hace efectivo el cierre anunciado por la compañía americana de componentes, Delphi, en su planta de Puerto Real, (Cádiz) y el traslado de su producción a Polonia y la India. Y es que el movimiento de factorías hacia los países del Este o hacia países del norte de África donde la mano de obra es más barata y las materias primas se encuentran mas cerca, ha aumentado considerablemente, y lo seguirá haciendo. Según un informe elaborado por la Pricewaterhouse Coopers, los fabricantes de automóviles trasladarán una parte de su producción en los próximos cinco años a Europa Central y Oriental. La consultora estima que estos traslados supondrán una inversión de unos 4.560 millones de euros. En la decisión de mover una fábrica a otro país influyen, además de aspectos como el bajo costo de la mano de obra, otros como una legislación medioambiental más permisiva o beneficios fiscales. Sin embargo, el informe de Pricewaterhouse advierte que en muchos casos no es la mejor opción y se deben estudiar los motivos que impulsan a instalar la fábrica en una nueva ubicación. Por ejemplo, -dice la consultora- no tiene mucho sentido trasladarse a una zona con salarios bajos si no se emplea mucha mano de obra Andalucía, Extremadura y Castilla Zamora, en Castilla y León, y Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo, en Castilla- La Mancha. En los últimos años se ha producido un fenómeno de proliferación de explotaciones intensivas de engorde de cerdos ibéricos casi idénticas a las que se usan para la cría de cerdos blancos y cuyos productos se etiquetaban como ibéricos, lo que confundía al consumidor. Juan Velarde Fuertes EL MONSTRUO BEHEMOTH VUELVE H obbes, tomándolos de la Biblia y de la tradición babilónica, aportó para siempre dos monstruos al análisis político. Uno, Leviatán, es el más conocido normalmente. El otro, Behemoth, no lo es tanto. Este monstruo estaba caracterizado porque cada parte de su organismo intentaba progresar devorando a otra u otras. La inspiración le venía a Hobbes del caos británico en la eta- pa de las guerras puritanas, cuando los comerciantes de Londres peleaban por sus intereses frente a los campesinos, o los importadores de productos holandeses contra la nobleza, o los calvinistas contra los papistas, y los escoceses contra los ingleses, y el Parlamento contra la Corona, las Universidades contra los clérigos, y así sucesivamente. Se creaba de este modo una realidad parecida a la que personifica un diosecillo del sincretismo religioso brasileño: el Sasi Parere, que se devora a sí mismo, o a lo que Cervantes pinta en la pelea nocturna de la Venta. Poco a poco en España, como consecuencia del desarrollo, cada vez con mayor amplitud, del capítulo III, Título VIII de la Constitución de 27 de diciembre de 1978, ha surgido este Behemoth, en principio a través de la búsqueda de la ampliación de competencias, y también de fondos, de las Comunidades Autónomas respecto a la Administración estatal, y pronto, a costa de los ámbitos de otras Comunidades Autónomas. A veces en esto se llega a ridículas reivindicaciones territoriales, y todo con el resultado de la fragmentación forzosa de la política económica. A su amparo, surgen otras subdivisiones, que van desde las corporativas a las de las pymes, y no digamos la que comienza a surgir en el ámbito académico, en las cuencas fluviales, y, asimismo, lo que propicia la aparición de Comunidades como la islámica, con sus reivindicaciones, a más de las que buscan diferencias idiomáticas y, por supuesto, el fortalecimiento, en esas aguas revueltas, de variados grupos de presión. Como consecuencia, al hilo de un intervencionismo creciente derivado de esta política autonómica, surgen mil elementos adicionales perturbadores del desarrollo económico, que provocan a su vez, divisiones y sub- divisiones del mercado. Tres grandes líneas, encabezadas por brillantes economistas las tres, señalan cómo de todas estas fracturas del ámbito económico nacional, se derivan frenos notables al progreso material. Son la que viene de Adam Smith y las condiciones que exige la división del trabajo y llega a Allyn A. Young y los rendimientos en la industria; la que de Wicksell desciende hasta Myrdal, y el concepto de la causación acumulativa negativa, que explica una especie de hundimiento implacable en lo económico; finalmente, la que sobre las economías de escala va desde Marx a Coase y Stigler. No se olvide tampoco, en este daño colectivo, la perturbación colateral de endeudamiento de las comunidades autónomas y, para encubrirlo de momento, la proliferación en ese ámbito de empresas públicas. Behemoth es por esencia, insaciable. Tengámoslo en cuenta.