Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 5 s 3 s 2007 INTERNACIONAL 37 Cuando el IRA rompió la tregua, no hubo trato hasta el alto el fuego definitivo Adrian Guelke s Universidad de Belfast El caso de Irlanda del Norte se ha presentado como paradigma del éxito de un proceso de paz. Allí, pasado mañana se celebran elecciones. El profesor Adrian Guelke se muestra, no obstante, cauto sobre las extrapolaciones a la situación en España EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Director del Centro para el Estudio del Conflicto Étnico de la Queen s Univesity de Belfast y autor de numerosos libros sobre el Ulster y también sobre el Apartheid surafricano, Guelke dice que no ve qué puede ofrecer Madrid a ETA sin dañar el interés general de España dado que el País Vasco goza ya de la autonomía que Irlanda del Norte se propone como meta. que estaban en total control del movimiento republicano. En eso, la situación en España es bien diferente, pues hay una clara ausencia de políticos del entorno de ETA que puedan hacerse cargo del proceso. Por eso aquí fue más fácil calcular las posibilidades de progreso. -Uno de los errores que el premio Nobel David Trimble aconsejaba evitar a España era no exigir a ETA la entrega de las armas al principio de las negociaciones. -Son obviamente casos distintos. Puede servir una idea general de que hay que ser paciente, porque esto dura largo tiempo. Una organización que ha estado envuelta en violencia no la abandona de modo instantáneo, y es difícil que toda ella se comprometa de modo inmediato en el proceso de paz; eso lleva su tiempo. ¿Qué puede aprender España del proceso de paz en Irlanda del Norte? ¿Qué forzó al IRA a negociar? ¿Había sido derrotada por el Ejército y la Policía? -Lo que persuadió al IRA no fue que estuviera derrotada, sino la conclusión de que la violencia no le llevaba a ningún sitio. -Otro aspecto básico es que la situación en Irlanda del Norte era más internacional. En España, ETA no tiene esa presión internacional que la empuje hacia el diálogo. ¿Qué otras diferencias destacaría entre los casos de Irlanda del Norte y el País Vasco? El profesor Adrian Guelke, especialista de la Universidad de Belfast en conflictos étnicos MARTYN BOYD Hay una clara ausencia de políticos etarras que puedan hacerse cargo del proceso No sé qué puede ofrecer el Gobierno español, porque el País Vasco goza ya de una gran autonomía Londres toma nota de las opiniones de las víctimas del terrorismo y les presta mucha atención -Tras la tregua definitiva de 1997, ¿continuó el IRA rearmándose? -ETA ha roto la tregua que declaró el pasado mes de marzo. ¿Qué reacción hubo cuando el IRA rompió en 1996 la tregua proclamada dos años antes, que sólo alcanzaría carácter definitivo en julio de 1997? -Estoy de acuerdo en que hubiera sido deseable que la entrega de las armas se hubiera producido en un estadio más temprano. No fue así y esto supuso luego serios problemas. -Desde que se firmaron los Acuerdos de Viernes Santo de 1998, ¿la Policía y los tribunales han actuado normalmente, o han sido condescendientes con los terroristas? -El IRA ha tardado años en depositar su arsenal y en ese tiempo ha habido episodios de rearme. ser honesto, no lo sé, porque el País Vasco goza ya de una grandísima autonomía. Quizás una contrapartida pueda ser hacer posible que gente que apoyó ETA en el pasado pueda partici- ¿Cómo ha sido la relación entre el Partido Laborista y el Partido par en la política, si no defienden más la violencia, pero no puede haber concesiones que dañen el interés de España. Conservador? ¿Han estado de acuerdo en el proceso? -Los Gobiernos de Londres y Dublín revisaron la situación y exigieron un nuevo alto el fuego definitivo antes de abrir de nuevo la negociación y admitir otra vez al Sinn Fein en las conversaciones. -Los unionistas han denunciado con frecuencia que Blair ha atendido en exceso los requerimientos del Sinn Fein. -No ha habido ningún tipo de condescendencia. Y no ha habido consecuencias negativas en el avance del proceso. -En España, las víctimas y sus familias quieren tener voz en cualquier intento de alcanzar la paz. ¿Qué papel han jugado las víctimas en el Ulster? -En Irlanda del Norte hay diferentes organizaciones de víctimas; no hablan con una voz común, ni asumen una posición conjunta. Algunas se han opuesto de forma muy fuerte a cualquier tipo de proceso de paz. El Gobierno británico toma nota de sus opiniones y les presta mucha atención. -No han estado completamente de acuerdo y ha habido algunos conflictos. Ambos partidos han tomado diferentes posiciones en distintos momentos. Pero hablando en general, las críticas del Partido Conservador a aspectos del proceso de paz han sido bastante suaves, circunspectas. -En Irlanda del Norte ha sido decisivo el hecho de que Gerry Adams y Martin McGuinness demostraran automáticamente, desde el primer momento, -Blair ha alabado esta semana el liderazgo de Gerry Adams. Uno de los problemas en España es que falta una voz pragmática que hable en nombre de todo el entorno etarra. -En algunas cuestiones, ha habido el intento de satisfacer al Sinn Fein como partido político. Hay la sensación de que el Gobierno tiende a estar más dispuesto a hacer concesiones a los partidos que ponen más dificultades y son más radicales. -La meta en Irlanda del Norte era una autonomía con amplios poderes. El País Vasco tiene ya un alto nivel de autonomía, con elecciones en las que la gente puede expresar libremente sus voluntades. ¿Qué debería poner el Gobierno español sobre la mesa? -El miércoles deben celebrarse elecciones en Irlanda del Norte. ¿Se repetirán los resultados de 2003, con el DUP y el Sinn Fein, los partidos más radicales en sus respectivas comunidades, como fuerzas mayoritarias? -Creo que el DUP y el Sinn Fein saldrán reforzados. Otra cosa es la participación electoral, que puede bajar porque la gente está un poco harta de un proceso tan largo. -Muy buena pregunta. Para