Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 5- -3- -2007 Mitt Romney figura en cabeza de la candidatura republicana estadounidense 31 Pekín choca con Washington por elevar sus gastos militares casi un 18 por ciento Comienza hoy la sesión anual de la Asamblea Nacional, sede del poder legislativo PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. Mientras los pequineses desafiaban al viento y a la tardía nieve caída el fin de semana despidiendo las fiestas del Año Nuevo Lunar con una estrepitosa guerra de petardos y fuegos artificiales, el Gobierno chino soltaba ayer la bomba informativa de todos los años por estas fechas: el aumento de su presupuesto militar. Dicho incremento en los gastos de defensa del gigante asiático será aprobado por la Asamblea Nacional Popular, la reunión anual del Parlamento chino que comienza hoy y durará hasta el próximo día 16. Según avanzó ayer el portavoz de la Asamblea Nacional, Jiang Enzhu, el presupuesto militar ascenderá en 2007 a 350.920 millones de yuanes (34.328 millones de euros) lo que supone un incremento de 52.990 millones de yuanes (5.183 millones de euros) sobre el ejercicio anterior. Se trata, por tanto, de una subida del 17,8 por ciento, sensiblemente superior al aumento del 14,7 por ciento del año pasado y del 12,6 registrado en 2005. Aunque Jiang Enzhu insistió en que dichos gastos servirán para mejorar los sueldos y las condiciones de vida de los 2,3 millones de soldados que conforman el Ejército de Liberación Popular tan significativo aumento ya ha sido puesto en tela de juicio por Estados Unidos. Coincidiendo con su visita oficial a Pekín, el vicesecretario de Estado norteamericano, John Negroponte, exigió ayer más transparencia al régimen comunista, que desde hace 15 años viene aprovechando su extraordinario crecimiento económico y su emergencia como superpotencia para elevar sus partidas de defensa y dotar a su Ejército de las más avanzadas tecnologías y material de combate. Necesitamos una mejor compresión de lo que China tiene en mente sobre su modernización militar y cuáles son sus verdaderas intenciones demandó Negroponte, quien se entrevistó con el ministro de Asuntos Exteriores chino, Li Un Ejército de 2,3 millones de soldados Durante los últimos quince años, China ha elevado sus gastos militares más de un 10 por ciento, destacando el incremento del 14,7 por ciento del ejercicio anterior y del 12,6 registrado en 2005. Debido a su emergencia como superpotencia, China está modernizando el Ejército de Liberación Popular, el más numeroso del mundo con 2,3 millones de soldados pero con graves carencias tecnológicas. El Ejército de Tierra tiene 8.000 tanques, 4.000 vehículos armados, 25.000 piezas de artillería, mientras que las Fuerzas Aéreas disponen de más de 2.600 aparatos de combate y la Armada cuenta con 35.000 barcos. John Negroponte saluda a Li Zhaoxing, ministro de Asuntos Exteriores, ayer en Pekín Zhaoxing, y con el consejero de Estado Tang Jiaxuan. Para rebatir estas críticas, el portavoz de la Asamblea Nacional Popular recalcó que los gastos militares chinos son muy inferiores al presupuesto del Pentágono y otras potencias occidentales. En 2005, nuestras partidas en defensa suponían sólo el 1,35 por ciento del Producto Interior Bruto y el 7,3 por ciento de los gastos totales, mientras que en EE. UU. representaban el 4,03 por cien- AP John Negroponte, de visita en Pekín, pide a las autoridades chinas más transparencia en su gasto de Defensa China solicita a Estados Unidos que cancele la venta de 450 misiles tierra- aire a Taiwán Visita oficial de Negroponte to del PIB y el 20,04 por ciento de los gastos totales aseguró Jiang Enzhu. Pese a sus argumentos, numerosos analistas internacionales desconfían de la veracidad de los datos oficiales chinos y elevan el presupuesto militar del dragón rojo hasta dos y tres veces. Unas cifras que, de todas maneras, se hallan todavía bastante lejos de los 334.434 millones de euros que la Casa Blanca destinará este año al Pentágono sin in- cluir las costosísimas guerras de Irak y Afganistán. Pero las discrepancias entre los dos gigantes no se acaban sólo ahí, ya que el viceministro de Exteriores chino, Yang Jiechi, pidió a Negroponte que anule la venta de 450 misiles tierra- aire norteamericanos a Taiwán, la isla que permanece separada de Pekín desde el fin de la guerra civil en 1949 y cuya soberanía reclama el régimen comunista. Aunque el vicesecretario de Estado norteamericano se comprometió a respetar la política de una sola China que propugna Pekín y resaltó el carácter defensivo de dichos cohetes, la operación, valorada en unos 319 millones de euros, recrudece la tensión que se vive en el Estrecho de Formosa, uno de los tradicionales focos calientes del planeta. No en vano, el régimen comunista tiene más de 700 misiles apuntando a Taiwán y en 2005 aprobó una ley antisecesión que le autoriza a usar la fuerza militar en caso de que esta ínsula de 23 millones de habitantes declare formalmente una independencia de la que ya goza de facto pero que sólo reconocen una veintena de países en todo el mundo. Como en años anteriores, las advertencias contra el independentismo del que hace gala el presidente de la isla, Chen Shui- bian, estarán presentes en la Asamblea Nacional, por lo que su portavoz dejó claro que China nunca tolerará la independencia de Taiwán ni su escisión de la madre patria Misiles apuntando a Taiwán Un Parlamento en el que la pluralidad política brilla por su ausencia P. M. DIEZ PEKÍN. Durante los próximos once días, 2.987 diputados venidos de todas las provincias chinas, algunos con sus trajes más típicos, se reunirán en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín, enclavado junto a la Ciudad Prohibida en plena plaza de Tiananmen, para participar en la reunión anual de la Asamblea Nacional Popular, el máximo órgano legislativo del régimen comunista. Como en las ocasiones anteriores, la sesión leguislativa del Parlamento chino arrancará con el informe sobre la labor del Gobierno que corresponderá leer al primer ministro Wen Discurso del primer ministro Jiabao, quien también fijará los objetivos políticos y económicos para 2007. Además, los diputados discutirán medidas como la reducción de las diferencias sociales entre ricos y pobres, la lucha contra la contaminación, la reforma de los campos para la reeducación mediante el trabajo, la protección de los derechos de propiedad intelectual y la revisión de los impuestos. A pesar del elevado número de diputados, la pluralidad política brilla por su ausencia porque la inmensa mayoría pertenece al Partido Comunista.