Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 5- -3- -2007 Investigan un brote infeccioso que mata a tres bebés prematuros en el 12 de Octubre 11 Extrema benevolencia Jueces de la Audiencia Nacional creen que la decisión del Gobierno es ajena a la ley s La estricta aplicación del Reglamento Penitenciario impedía la progresión de grado de De Juana y la prisión atenuada POR N. COLLI MADRID. La concesión de la prisión atenuada a José Ignacio de Juana Chaos no es, según varios magistrados de la Audiencia Nacional, un ejemplo de estricto cumplimiento de la legalidad sino un caso de extrema benevolencia de la Administración con el sanguinario etarra. En medios de este Tribunal- -que ha impuesto a De Juana condenas milenarias por los 25 asesinatos que cometió como miembro del comando Madrid y de los que el etarra aún no se ha arrepentido- se señala que el tratamiento dispensado al terrorista se ha producido en claro fraude de ley pues en la práctica no se cumplen los requisitos para la progresión de grado ni para la concesión de un trato especial por razones humanitarias. Las fuentes consultadas señalan que hay que partir de los criterios y variables de clasificación que el Reglamento Penitenciario establece en el artículo 102. En su apartado 5, el precepto señala en qué casos se podrá clasificar a un interno en primer grado. Tres son los supuestos que justifican esta clasificación, y no otra, en De Juana: la naturaleza de los delitos cometidos a lo largo de su historial delictivo denota una personalidad agresiva, violenta y antisocial (apartado a del citado artículo) ha sido condenado por pertenencia a banda armada y no ha mostrado signos inequívocos de haberse sustraído a la disciplina interna de ETA (apartado c y, finalmente, ha participado de manera activa en plantes y ha cometido infracciones disciplinarias calificadas de muy graves o graves de manera reiterada y sostenida en el tiempo (apartado d Su huelga de hambre encaja en estos dos últimos supuestos. Por tanto, de los siete factores que contempla el reglamento para clasificar (y mantener) a un interno en primer grado penitenciario, De Juana encajaría en tres cuando uno solo basta para impedir la progresión. Sentada la premisa de que el perfil de De Juana es el del interno clasificado en primer grado (por su peligrosidad, su historial delictivo y su comportamiento) los medios judiciales citados rechazan que, Reglamento en mano, se le pudiera progresar a segundo grado. De hecho, la huelga de hambre mantenida por el etarra se entiende como un plante como una desobediencia a los funcionarios y, en consecuencia, debe considerarse como un acto de indisciplina grave que a su vez constituye una falta muy grave En la Audiencia Nacional se recuerda que el mero hecho de rechazar la comida un día (forma de protesta habitual entre el colectivo etarra) ya se considera como un acto de indisciplina. Respecto a las razones humanitarias alegadas por la Administración Penitenciaria para conceder la libertad atenuada, las fuentes mencionadas recuerdan los argumentos esgrimidos recientemente por la mayoría del Pleno de la Sala Penal de la Audiencia Nacional: la vida del terrorista corre peligro no como consecuencia de una enfermedad sobrevenida, sino por su propia voluntad de mantener una huelga de hambre indefinida como protesta por la última condena que le ha sido impuesta y de la que aún le queda un año por cumplir. Indisciplina grave EFE que explica la presencia de la novia junto al terrorista La decisión de excarcelar a De Juana fue tomada en la mañana del pasado miércoles, cuando la directora de Prisiones recibió el informe de la Junta de Tratamiento de la cárcel de Aranjuez en el que se proponía conceder la prisión atenuada al terrorista. Por la tarde, Instituciones Penitenciarias comunicó a la Audiencia Nacional su propuesta y sólo 24 horas después el Juzgado Central de Vigilan- cia Penitenciaria accedía a esa medida, en un auto en el que no sólo hacía consideraciones técnicas sobre el asunto, sino que realizaba apelaciones a la grandeza del Estado de Derecho o la conquista de nuestra civilización Dos de los autores de la matanza de Hipercor pueden salir este año ABC MADRID. Los etarras Domingo Troitiño Arranz y Josefa Ernaga Esnoz, condenados a cientos de años de cárcel por su participación en el atentado de Hipercor de Barcelona, perpetrado en 1987, pueden quedar en libertad este año, ya que en su momento fueron condenados por el Código Penal de 1973. Fuentes del colectivo de víctimas consultadas por Servimedia explicaron que esta circunstancia hace que a estos terroristas se les aplicasen las redenciones de forma automática, por lo que cumplirían unos 20 años de cárcel. Esto implica que podrían quedar en libertad este año, según han venido denunciando en el pasado entidades de víctimas relacionada con los afectados de Hipercor, atentado en el que fueron asesinadas 21 personas. Las fuentes consultadas explicaron que la situación de Troitiño Arranz y Ernaga Esnoz es similar a la del también etarra José Ignacio de Juana Chaos, al que el Gobierno concedió el pasado jueves la prisión atenuada. De Juana Chaos, al que se condenó a más de 3.000 años de cárcel por su participación en 25 atentados mortales, iba a quedar en libertad cuando se le abrió un procedimiento por haber publicado en 2004 en el diario Gara dos artículos en los que arremetía contra cargos públicos, entre ellos la directora de prisiones. Algunos magistrados consideran que el tratamiento dispensado al terrorista y la concesión de la prisión atenuada se han producido en claro fraude de ley