Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 MADRID DOMINGO 4 s 3 s 2007 ABC Condenados por pegar a sus padres Un total de 14 menores están internos en El Laurel único centro específico en la Comunidad de Madrid para hijos que maltratan a sus progenitores s Aquí cumplen su sentencia su medida judicial, durante una media aproximada de un año POR MARÍA ISABEL SERRANO FOTOS SIGEFREDO MADRID. Imaginemos a esa madre que se llevó golpes de su hijo y que cuando viene a este centro, a visitar al chico, lo que recibe es un tomate que el muchacho ha cultivado en nuestro huerto. ¡No sería fantástico! Esta posibilidad- -no muy lejana porque el huerto crece a buen ritmo- -es una de las cosas que más feliz haría a Manuel Córdoba, director del Centro de Menores El Laurel situado en el municipio madrileño de Guadarrama. Ellos- -autoridades, psicólogos y responsables del centro- -lo denominan de menores Vale. Nada que objetar. Es verdad que se trata de un centro con chicos y chicas de entre 14 y 18 años. Pero El Laurel está para reformar a menores delincuentes que han infringido las leyes, que han sido juzgados y para los que, al final, el juez ha acordado (con los adultos se diría ha sentenciado una medida, eso que todos conocemos como condena. Y no pasa nada. No hay de qué avergonzarse. El centro está llevado con un cariño y un mimo que hacen presagiar los mejores resultados de reinserción social. Eso sí: todos- -monitores y guardas- -llevan un manojo de llaves para ir abriendo y cerrando puertas y los walkietalkie siempre activados y a mano. Hay vigilantes en todas las plantas, incluida la zona de los dormitorios. Las habitaciones, con unas contundentes puertas pintadas de azul, se cierran también con llave. Aquí hay internos 22 menores. De ellos, 14 cumplen medidas judiciales por maltrato familiar: han agredido a sus padres. Eso es lo especial de El Laurel desde el pasado mes de enero, la Consejería de Interior y Justicia ha querido que este recinto esté especializado en ese tipo de delito. Como es un delito relativamente nuevo pero que crece de forma alarmante, los expertos lo han bautizado como maltrato familiar ascendente El 8 por ciento de los menores internados en la Comunidad de Madrid lo están por pegar a sus padres o familiares y este de El Laurel es el centro específico y de referencia para su reforma y rehabilitación. Es de régimen semi- abierto y sólo un muchacho permanece en régimen cerrado. El director, Manuel Córdoba, un joven entusiasta de su trabajo, nos recibe con un nunca hemos tenido problemas con el pueblo pero, de inmediato, reconoce entristecido que en cuanto hay el mínimo problema en Guadarrama, la Guardia Civil pasa por El Laurel para ver qué tal van las cosas. Ya lo tenemos asumido dice. Muchos de estos chavales maltratadores de sus padres han sido denunciados por sus propios progenitores. También se actúa de oficio ante las agre- Remordimientos Jardín y piscina ABC ha traspasado los muros de El Laurel No hay verjas pero sí se intuyen medidas de seguridad. Choca, de entrada, no ver grandes vallas ni alambradas. El seto que rodea la finca no tiene más de metro y medio de altura. En cuanto el vigilante nos abre el portalón, vemos un coqueto jardín, el aparcamiento y la piscina, para el verano. El mayor castigo para un menor es formarle y rehabilitarle. Y que sepa que no tiene otra opción. Es sí o sí Hay terapias conjuntas para lograr que las familias recuperen el rol de autoridad que han perdido