Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4- -3- -2007 En portada s Geopolítica de una opa ECONOMÍAyNEGOCIOS 47 un año valía 18 euros, y en la actualidad ronda los 38) para sus accionistas, ahora se quedan en el limbo. Con el nuevo acuerdo Zapatero- Prodi, también queda en evidencia el reglamento español sobre opas. La toma de participación hasta un 25 es libre en España sin tener que lanzar una oferta pública de adquisición de acciones. Es lo que en su momento hizo Acciona y es lo que acaba de hacer Enel. Hasta ahí, es lo que se conoce como caballero blanco que viene a entorpecer el éxito de la opa. Lo que ocurre es que ese caballero blanco lo busca habitualmente la empresa opada y, en este caso, parece que lo ha buscado el Gobierno apunta el profesor Sanz, que añade no creo que Prodi haya pedido que Telefónica, Abertis, y los bancos españoles se olviden del mercado italiano. Más bien, tiene pinta de que si Zapatero le arregla a Prodi la posibilidad de que Enel (que ya lo intentó ofreciéndose a ayudar a Gas Natural en esta misma operación) entre por la puerta grande en Endesa y, por tanto, se expanda en España (cosa que tenía limitadita a través de su participación en Viesgo) y después en Iberoamérica, Prodi le arreglará a Zapatero los temas de Abertis y los bancos españoles en Italia El caso es que a la fortaleza real en Europa del eje políticoempresarial franco- alemán, le ha nacido un frente común italo- español, pero ¿con qué objetivo? Puede ser que al igual que España ha buscado aliarse con Italia, al cerrársele el mercado eléctrico francés, Italia haya querido encontrar en España igualmente un aliado donde expandirse, ya que Francia también le cerró las puerta energéticas cuando le frenó un intento de opa sobre Suez afirma un profesor de una escuela de negocios en Madrid. La misma fuente cree ver en el acuerdo entre los Gobiernos español e italiano un frente común que busque el equilibrio entre multinacionales del sur del Mediterráneo con el eje franco- alemán: con Enel en el accionariado de Endesa, se crearía una eléctrica de mayor tamaño que la alemana E. ON y similar a la francesa EDF, mientras que Telefónica, si hubiera conseguido hacerse con el control de Telecom Italia, se convertiría en la primera compañía de telecomunicaciones del mundo. Varias preguntas quedan en el aire, al margen de si los alemanes finalmente se retirarán o no, pero una es prioritaria: ¿Es mejor para España una alianza empresarial de este calibre con Italia a costa de enemistarse con los alemanes? El tiempo le dará o no la razón a Rodríguez Zapatero. Acciona vuelve a sonreír Entró en Endesa como alternativa española pero no encontró apoyos suficientes. La llegada de Enel cambia el panorama MIGUEL LARRAÑAGA MADRID. Al grupo empresarial de la familia Entrecanales le gusta arriesgar. Lo hizo cuando entró en la antigua Cubiertas y tuvo que esperar diez años para llevar a cabo la deseada fusión. Intentó repetir la jugada con su irrupción en FCC y deshizo tres años después la operación con unas gigantescas plusvalías. Nada de esto, sin embargo, es comparable con la apuesta por Endesa. Acciona entró en Endesa con la ambición de ser su accionista de referencia, con la idea de influir decisivamente en su gestión y de aglutinar en torno a su opción la resistencia accionarial a la opa de E. ON. Pero algo falló y los Entrecanales se quedaron con la miel en los labios y más de un 20 de las acciones de Endesa que, llegado el momento, podrían suponer más un lastre que un activo. Lejos de formalizarse en torno a Acciona una alternativa española, a la que podría haberse sumado Caja Madrid, Acciona encontró el rechazo absoluto de la dirección de Endesa, decantada hacia la opa de E. ON y una posición tan hermética desde Caja Madrid que a día de hoy aún no se sabe si la caja acudirá a la opa alemana o no. En estas condiciones, Acciona pasó de un optimismo sin límites, presentando por doquier sus planes de futuro para Endesa y su giro estratégico ha- José Manuel Entrecanales vuelve a tener un as de Endesa en la manga cia las energías limpias, a una cautela total. A tal punto que los Entrecanales admitían públicamente la posibilidad de vender en la opa de E. ON. No hubiera sido una mala jugada. Entraron a 32 euros por título en una acción sorpresiva a mercado cerrado y podían vender a 38,75 euros. Una vez más, un fracaso no hubiera sido tal. Cientos de millones de euros en plusvalías nunca son el resultado de un fracaso. Pero ahora, a pesar de que desde Acciona se guarda un escrupuloso silencio, los Entrecanales han vuelto a sonreír. Su 21 de Endesa vuelve a valer un potosí. La situación ha cambiado radicalmente con la entrada en escena de la italiana Enel comprando un 24,9 en el mercado a 39 euros por acción. Enel ha negado toda posibilidad de concertación con Acciona, pero nadie compra por encima del precio de una opa para vender en dicha opa. Por tanto, aunque ni siquiera hayan hablado, Acciona y Enel son, de hecho, aliados. La italiana ni siquiera tiene el as en la manga de poder retirarse de la batalla con plusvalías. La suma del 24,9 de Enel y del 21 de Acciona supone de facto una minoría de control en el capital de Endesa. Si a esa posición se le suma el 2,9 que aún mantiene la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi) el éxito en el primer asalto está garantizado. Y la primera batalla se producirá en la junta de accionistas de Endesa y se dirimirá sobre una cuestión clave: la supresión de los límites a los derechos de voto. La cuestión no es REUTERS Objetivo, equilibrar ejes E. ON estudia comprar hasta un 25 de Enel para canjeárselo por Endesa ABC BERLÍN. El grupo energético alemán E. ON estudia actualmente la posibilidad de realizar una compra masiva de acciones de su rival italiano Enel para forzar a este último a ceder en la pugna por el control de la empresa eléctrica española Endesa. El semanario alemán Der Spiegel afirma en su edición de hoy que el banco de inversiones Goldmann Sachs, al servicio del grupo energético alemán, ha propuesto a este último un espectacular plan de rescate para recuperar la iniciativa en la dura lucha que desde hace meses mantiene para logra el dominio sobre Endesa. Según dicho plan, E. ON podría, en los próximos días, adquirir en los mercados internacionales paquetes multimillonarios de acciones de la empresa italiana Enel, hasta asegurarse cerca del 25 de su capital. Con esa baza en la mano, E. ON podría forzar a su rival italiano a retirarse del mercado español, afirma Der Spiegel o el grupo alemán podría ofrecer a Enel un intercambio de sus acciones por su participación del 22 de Endesa, informa Efe. El consorcio germano es consciente de que sin el paquete de acciones de Endesa en poder de Enel, adquiridas por este último de manera sorpresiva, no podrá llegar a controlar la empresa española. El semanario comenta que aun no esta claro si la dirección de E. ON estará dispuesta a secundar el plan de Goldmann Sachs o si se conformará con una participación minoritaria en Endesa y asegura que una decisión al respecto se tomará la próxima semana. baladí, puesto que la opa de E. ON establece de antemano dos razones por las que no seguir adelante: no obtener más del 50 del capital o que Endesa no logre cambiar sus estatutos para volver a la filosofía de una acción, un voto La elétrica limitó los derechos políticos de voto al 10 del total, con independencia del porcentaje que se controle. Así, Acciona sólo puede votar por el 10 lo mismo que Enel. El problema es que para cambiar los estatutos, cuestión que apoya sin reservas la dirección de Endesa, se necesita el apoyo del 50,01 de los votos. Acciona votará no, Enel, previsiblemente, tomará la misma decisión (es la única que tiene cierto sentido por el precio al que ha comprado) y la Sepi también se pronunciará en contra. Un 23 del capital en contra y, además, un 25 en poder de Acciona y Enel que no contabilizará a efectos de voto. Del 52 restante, Pizarro y E. ON necesitan la práctica totalidad de los votos, lo que técnicamente es inviable porque siempre hay un porcentaje que ni acude a la junta (pese a la jugosa prima de asistencia) ni delega su voto. La aritmética indica que E. ON perderá el primer asalto y que tiene muy complicado comprar en la opa más del 50 del capital de Endesa. Estamisma aritmética refleja que Caja Madrid, cuyo apoyo era fundamental para decantar la balanza a uno u otro lado, ha pasado a ser un convidado de piedra que a lo más que puede aspirar es a realizar sus jugosas plusvalías siempre que E, ON continúe. Y mientras, Acciona desempolva sus planes para Endesa. Y vuelve a sonreír.