Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M CULMINA LA PRIMERA FASE DE LA VISTA ORAL DOMINGO 4 s 3 s 2007 ABC Uno de los procesados vio a El Chino manipular un artefacto con cables en la casa de Morata de Tajuña (Viene de la página anterior) no sin cierto desprecio, como la película de los medicamentos y las cucarachas Autores materiales. Los tres presuntos autores materiales de la matanza que son juzgados- -Jamal Zougam, Abdelmajid Bouchar y Basel Ghalyoun- -negaron cualquier relación con la matanza de Madrid pero no fueron capaces de aportar una coartada convincente. Zougam dijo que cuando ocurrieron los atentados dormía en su casa y que su madre lo puede confirmar porque fue quien le despertó; Bouchar- -la persona que avisó al resto de sus compañeros que estaban en el piso de Leganés de que la Policía los había encontrado y huyó a la carrera- no supo explicar por qué su ADN aparece tanto en ese piso como en la finca de Morata, y justificó su fuga de España por el miedo a la tortura Ghalyoun, finalmente, dijo que él no pudo cometer los atentados porque a las seis y media o siete de esa mañana despertó a su compañero de piso y también procesado Fouad El Morabit para rezar. Sobre la aparición de un gorro con su ADN en el piso de Leganés, aseguró que debió llevárselo otro de los autores materiales, Rifaat Anouar, quien el 11- M durmió con ellos en el local de la calle Virgen del Coro. Anouar es otro de los suicidas de la calle Carmen Martín Gaite. Ghalyoun, además, y en contra de lo que declaró ante el instructor, dio una visión mucho más light de El Tunecino Ante Del Omo, aseguró que este individuo quería atentar contra España por la guerra de Irak. En el juicio explicó que cuando dijo atentar se refería a un atentado contra la propiedad privada No convenció. Integración en organización terrorista. Es el cargo principal con- de su radicalidad, pero no participaban de sus actividades. Y todo ello, además, aderezado con contradicciones. Entre este grupo de procesados, sin embargo, hubo algunos de especial interés. Así, Mohannad Almallah y Fouad El Morabit situaron a Serhane El Tunecino como líder espiritual de los criminales. El primero, incluso, aseguró que ese individuo no sólo era un radical, sino que también realizaba labores de captación de muyahidines para enviarlos a Irak. Lo intentó, dijo, con él y con Basel Ghalyoun. Tenía ansias de liderazgo remachó. La declaración de Fouad El Morabit también fue muy significativa tanto por la forma- -mostró una cierta desconsideración hacia la fiscal Olga Sánchez- como por el fondo. De un plumazo se cargó la coartada de su amigo Basel Ghalyoun, al afirmar en la sesión de la mañana que el 11 de marzo éste le despertó a las once y media y no a las siete, como había declarado el día anterior el supuesto autor material. Ya por la tarde, a preguntas de su abogado trató de matizar este aspecto, pero la rectificación no sonó convincente. También por la mañana dijo que Ghalyoun le trasladó un comentario de El Tunecino según el cual iba a pasar algo fuerte en Madrid, si bien por la tarde sostuvo que Serhane no era una persona violenta aunque sí radical, y que se tomó ese comentario a broma. Sobre sus llamadas a algunos de los suicidas de Leganés, aseguró que las habrían hecho otras personas. Y acabó con una reflexión: Para un terrorista el juicio es la mejor oportunidad de defender su ideología Rafa Zouhier, durante una de las jornadas del juicio que se sigue en la Audiencia Nacional ABC El cruce de acusaciones hunde coartadas en la trama asturiana Trashorras queda en evidencia, lo mismo que su cuñado Antonio Toro y el confidente Rafa Zouhier N. V. D. M. P. M. MADRID. Lo habitual en las tramas de delincuencia como la de los explosivos de Asturias es que cuando alguien se siente amenazado no tiene el menor inconveniente en implicar al que hasta entonces era su compañero. Una vez más se ha demostrado en el juicio del 11- M, donde el cruce de acusaciones, en lugar de exculpar a alguien, ha lanzado una sombra de sospecha sobre todos ellos. El peor parado, es cierto, ha sido el ex minero José Emilio Suárez Trashorras; pero tampoco puede decirse que Rafa Zouhier o Antonio Toro han salido beneficiados. Rafa Zouhier ofreció un testimonio desordenado, poco convincente y contradictorio en el que se esforzó por demostrar que si puso en contacto a El Chino con los asturianos no fue para preparar una operación de explosivos, sino de tráfico de hachís. Admitió que no informó a la Guardia Civil de las dos reuniones clave para la compra de la dinamita, a las que asistió, y dijo que fue Antonio Toro quien le contó tras el 11- M que había sido su cuñado quien, a sus espaldas, había vendido la Goma 2 ECO a los moritos Antonio Toro, por su parte, que también participó en las reuniones, hizo un flaco favor a su cuñado y al propio Zouhier, al reconocer que puso en contacto a éste con Suárez Trashorras porque le había preguntado por cómo conseguir explosivos. Sí confirmó, para intentar salvarse de la quema, que en las reuniones de Madrid sólo se habló de hachís. Por su parte, Trashorras dejó en evidencia a los dos anteriores al admitir que los islamistas le habían pedido explosivos en las reuniones de Madrid. No obstante, se desvinculó de la dinamita de los trenes y afirmó: No he estado en las instalaciones de Mina Conchita desde 2002, y además no lo podéis probar Probablemente Trashorras no podía imaginar que uno de los acusados de la trama asturiana, Iván Granados, iba a declarar que buscaba gente para bajar explosivos a Madrid, e incluso contó que el menor apodado El Gitanillo -ya condenado en sentencia firme por suministrar Goma 2 ECO a los islamistas- -le había dicho que él había aceptado esa proposición y realizado el viaje. Otros miembros de la trama asturiana también admitieron haber bajado bolsas a Madrid, aunque aseguraron que nunca supieron que lo que transportaban era dinamita. Esas bolsas las recogía en la estación de autobuses de Madrid Jamal Ahmidan, El Chino que se perfila cada día más como el jefe operativo de la célula islamista. Pero sin duda, en cuanto a los explosivos las mayores novedades se produjeron fuera de la sala. Al primer informe preliminar, conocido pocas horas antes del comienzo de la vista oral y que ya apuntaba claramente a que los terroristas emplearon Goma 2 ECO en los atentados, se unió un segundo documento que demostraba que los restos de DNT encontrados en la dinamita recuperada en los escenarios de la matanza eran consecuencia de una contaminación, bien durante el proceso de fabricación- -la hipótesis más probable- o bien durante su almacenamiento en Mina Conchita tra ocho de los acusados- -Mohannad Almallah, Otmam el Gnaoui, Rachid Aglif, Abdelilah El Fadual El Akil, Fouad El Morabit, Mohamed Bouharrat, Saed El Harrak y Mohamed Larbi Ben Sellam- y si algo une sus testimonios es, de nuevo, su declaración exculpatoria. Conocen a los principales responsables de la matanza- -los muertos en Leganés- pero no formaban parte de su célula; en algunos casos sabían Colaboradores. Este es el cargo principal contra cuatro de los islamistas- -Hamid Ahmidan, Mamoud Slimane, Mohamed y Brahim Moussatem- Especialmente significativo fue el testimonio de Hamid Ahimidan, primo de El Chino que asegura haberlo visto manipular en la casa de Morata un artefacto del que salían unos cables Además, vio allí a varios de los individuos que se suicidaron en Leganés y sitúa también el coche de Trashorras utilizado para el transporte de los explosivos en esa finca. Los hermanos Moussatem, por su parte, aseguraron que si acusaron a su tío Youssef Belhadj de formar parte de Al Qaida fue por la presión de la Policía, que los amenazó con muchos años de cárcel. Pero una vez más, su cambio de testimonio no resultó convincente. ABC. es Siga todas las sesiones del juicio por el 11- M en abc. es Los informes preliminares de los explosivos confirman la investigación policial y judicial