Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4 s 3 s 2007 El Gobierno cede al chantaje de De Juana s El cerco a Navarra ESPAÑA 17 El PSN se resigna a entregar Navarra al nacionalismo La reacción de Rodríguez Zapatero a la oferta de Otegi de renuncia a las armas a cambio de Navarra demuestra que puede ser la gran moneda de cambio MANUEL ERICE MADRID. Si el llamado proceso de paz había dado motivos al navarrismo político y social, ampliamente mayoritario en el sentir de los 600.000 habitantes de la Comunidad Foral, para preocuparse por las maniobras de nacionalistas y socialistas- -las segundas más inesperadas que las primeras- -hacia un futuro vuelco al frente del Gobierno navarro, los últimos acontecimientos han disparado todas las alarmas. No sólo por la percepción de que la polémica decisión del Gobierno de atenuar la prisión de De Juana Chaos- -autor del asesinato que más conmovió a la sociedad navarra, el del concejal de UPN Tomás Caballero- -va a reabrir las puertas de la negociación con ETA, sino porque los últimos guiños entre Otegi y Zapatero elevan ya a categoría de certeza lo que eran temores: que Navarra va a ser el desatascador de lo que la izquierda abertzale llama salida al conflicto La inquietud no suele ser irracional. Más bien, la despiertan los hechos. Que la Comunidad Foral es la gran aspiración del vasquismo- -y del radical en particular, que considera a Iruña (Pamplona) la capital de Euskal Herria, la Jerusalén vasca en palabra de Otegi- -lo han demostrado los múltiples asesinatos en territorio navarro, lo constatan los escoltas que aún acompañan a cargos regionalistas y socialistas, y lo corroboran los muchos años de torpedeo nacionalista a todos los proyectos de desarrollo de Navarra, que, aunque han ido fracasando, han constituido una amenaza constante sobre la labor política en la Comunidad Foral. dente Miguel Sanz, y a su socio de gobierno, Convergencia de Demócratas Navarros (CDN) de Juan Cruz Alli- -en dificultades para renovar la mayoría absoluta por puro desgaste de gobierno- ha sido la reacción de Zapatero y del candidato del PSN- PSOE a la presidencia del Gobierno navarro, Fernando Puras- -de perfil moderado pero que de momento ha demostrado menos rebeldía que el secretario general del PSN, Carlos Chivite- para quienes hay un cambio de posición política por el hecho de que Otegi acepta el modelo del Estado español aunque mantenga su ansia de fagocitar Navarra. Declaraciones que apuntan en una dirección cada vez menos errónea: que la ilegalizada Batasuna- -o su futura marca, Izquierda Abertzale- -tiene muchas opciones de acudir a las elecciones y que los socialistas no rechazarían gobernar con ellos. De hecho, en todas sus declaraciones, Puras no ha querido descartar nunca un posible pacto poselectoral con el nacionalismo vasco, ni siquiera con una Batasuna relegalizada. Ahora, las cañas se han tornado lanzas. Para los expertos, el reciente mensaje de Otegi a Zapatero desde La Vanguardia a modo de renuncia a la lucha armada para conseguir la independencia a cambio de una sola comunidad vasco- navarra, ofrece la auténtica realidad. Respondiendo al compromiso que adquirió Jesús Eguiguren (PSE) en sus originales conversaciones con Batasuna ETA, que avanzó este periódico ya en agosto de 2006, el líder batasuno recuerda el compromiso mutuo de facilitar la creación de un órgano común previo paso a la conformación de una única comunidad autónoma. Lo que realmente ha preocupado ahora al partido hegemónico, Unión del Pueblo Navarro (UPN) que lidera el presi- La invitación de Otegi Miguel Sanz, presidente de Navarra COMPOSICIÓN DEL PARLAMENTO DE NAVARRA Autonómicas 2003 Número de escaños IU EBN 4 PSN- PSOE 11 UPN 23 Aralar 4 CDN 4 ABC Pelos en la gatera Las encuestas no aclaran si UPN y CDN llegarán a la mayoría, pero sí apuntan que el PSN sigue estancado Algún éxito habrá logrado la persistencia del PSE en los laboratorios de Moncloa y de Ferraz de que en una comunidad vasca que incluya a Navarra, los socialistas podrían ser el partido más votado. Lo que no tiene en cuenta esa (pre) visión es que el PSN se puede dejar demasiados pelos en la gatera, como apuntan todas las encuestas. Su fuerte desgaste por la corrupción que afectó a los gobiernos de Urralburu y Otano, sus enfrentamientos internos y sus más recientes dudas ante la presión nacionalista le mantienen desde 1999 en el peor resultado de su historia, 11 esca- EA PNV 4 Escisión de Batasuna, entonces ilegalizada ños, y sin visos de mejorar. Los mismos sondeos parecen hacer buena la máxima de que flirtear con el nacionalismo no es ganarle votos sino reforzarlo: Nafarroa Bai- -alianza de PNV EA, Aralar y otros partidos menores- -tiene serias opciones de superar a los socialistas. Quizá para Rodríguez Zapatero el proceso bien valga ese sacrificio, pero en cuestión de asaltos, Navarra ha dado muchos ejemplos históricos de rebeldía. Puede que el 27 de mayo la Comunidad Foral empiece a afrontar otra encrucijada.