Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LA ENTREVISTA www. abc. es la entrevista DOMINGO 4- -3- -2007 ABC El Gobierno no parece reparar en que le otorga la condición de héroe moral al asesino De Juana Chaos Félix Ovejero Lucas s Filósofo político y de la ciencia Profesor titular de la Universidad de Barcelona, y uno de los introductores de las tesis del republicanismo cívico sostiene que aquí sí había una estrategia de aislamiento del Partido Popular, al que se quiere colocar la etiqueta de franquista POR ANTONIO ASTORGA FOTO SIGEFREDO MADRID. Doctor en Economía, investigador invitado en diversas universidades norteamericanas, autor de obras imprescindibles como La quimera fértil La libertad inhóspita Proceso abierto. Socialismo después del socialismo Nuevas ideas republicanas o Las razones del socialismo Félix Ovejero construye una impecable e inmejorable crítica intelectual al nacionalismo en Contra Cromagnon. Nacionalismo, democracia y ciudadanía (Montesinos) -En el afán de Zapatero de sela condición de héroe moral al asesino, el único que saca pecho. Quizá no estaría de más que nos acordáramos de la- -atinada- -inflexibilidad moral de la izquierda ni olvido ni perdón con los milicos argentinos o con Pinochet, quienes, en todo caso, volvían a sus casas sin hacer ruido, esperando que nadie se acordará de ellos, sabiendo que, perdonados o no, habían sido derrotados, formaban parte de la lista de los miserables. Lo preocupante de todo esto es que, me temo, éste será el tono general de la negociación. El Gobierno sin poder justificar sus acciones, sin creer en lo que hace, y los terroristas presentando los resultados, los que sean, como conquistas ante el pueblo Vasco como demostración de la justificación de la violencia y a ellos mismos como libertadores. discutir los problemas de reinserción a la agenda política de ETA. No se ven salidas sencillas a este embrollo: si se cede, por lo que se cede, y lo que acaso es peor, porque ETA se atribuirá- -no sin razones- -los méritos, y no volverá calladita a su casa como los franquistas al final de la dictadura, sino sacando pecho; y si no, volvemos diez años atrás, o peor, porque en el camino hemos perdido muchas cosas. Tendríamos que recuperar elsentido cabaldelas palabras. Seguramente la mayor derrota que el PSOE seha infligido a sí mismo ha sido aceptar la tramposa descripción nacionalista. Costará muchos años recuperarse de esa corrupción intelectual, si es que es posible. gia en la que podía coincidir con sus aliados nacionalistas, interesados en edificar sus mitos, entre ellos, por cierto, la fantasía de que la Guerra Civil fue una guerra contra Cataluña o el País Vasco. Pero, claro, a estos, en realidad, la verdad les incomoda: las traiciones nacionalistas a la República, antes y durante la guerra; la resistencia de Madrid y la brutal represión, sin equivalentes, en un Extremadura que algunos quieren presentar ahora como explotadora de los catalanes. ¿A qué se debe ese empeño de Zapatero en que nos arrojemos a la cara los muertos de la guerra? ¿La devoción de Zapatero por Cromagnon es, pues, una estrategia electoral de poder para marginar a la derecha competidora: para esquinar al Partido Popular? guir negociando con los hombres de Cromagnon, la excarcelación del etarra De Juana supone la humillación del Estado ante el chantaje de un asesino de 25 seres humanos. A la indignada opinión pública se le esgrimen razones humanitarias para liberarlo. ¿Qué pensarán de esas razones los familiares de las 25 personas que no pudieron disfrutar de razones humanitarias cuando el criminal las asesinaba? -No creo que haya que darles muchas vueltas a las razones de De Juana. Sobre lo único que no caben dudas es que él ha conseguido su objetivo; no sólo se va a su casa, sino que además con la conciencia de que lo consigue sin debililitar su causa, al revés, reforzándola y sintiéndose reforzado en ella. Lo llamativo es el caso del Gobierno. Es notorio que se avergüenza de las razones de su actuación. No cree que sean defendibles. Las que alega (también lo hizo Aznar, las humanitarias, no hay que convertirlo en un mártir) son falsas o falaces y le falta convicción al invocarlas, sabe que no funcionan. En esas condiciones el resultado final es el peor. El Gobierno no cree que su punto de vista sea defendible y, con sus balbuceos, no parece reparar en que le otorga -Está en un camino sin salida y, cada vez peor, sin retorno. La reforma territorial se le descose por todas partes, con unas poblaciones indiferentes, y unas clases políticas en una carrera sin tregua que nadie quiere. Sólo le queda la negociación con ETA. ETA lo sabe y lo explota. En poco más de un año hemos pasado de ¿Zapatero se cava su fosa electoral al negociar con ETA? -No se puede ignorar que, con todas sus sombras, la República encarnaba un ideal democrático que el franquismo truncó. Pero eso ya lo sabíamos todos. Nadie puede engañarse: la historiografía en España se había hecho desde ese punto de vista. Otra cosa es que queramos administrar la verdad histórica. La verdad no se decide por decreto. En Francia y en Italia la izquierda académica lo tiene bastante claro y, menos servil y sectaria, se ha rebelado frente a intentos parecidos. Como la gente más sensata aquí, también el PSOE. Otra cosa son los cortesanos. Conjeturo que, aquí sí, había una estrategia de aislamiento del PP, al que se quiere colocar la etiqueta de franquista una estrate- -Seguramente ese es un efecto, aunque no sé si la intención. Las estrategias de aislamiento de la oposición, o de división, forman parte del juego político normal, pero a veces resultan peligrosas. El problema con los nacionalistas es que constituyen un aliado imposible porque no comparten la comunidad política de referencia. A ellos, el interés general de los ciudadanos les trae sin cuidado, y como no tienen que responder políticamente frente al conjunto de la población- -sino solamente frente a su parte del electorado- -siempre son caballo ganador. No olvidemos que los presupuestos generales del pasado año dependieron de si el catalán o el valenciano se llamaban lo mismo, es decir que lo que se iba a gastar en Sanidad en determinados sitios dependía de la reivindicación ¿El supuesto republicanismo de Zapatero es contradictorio con el nacionalismo? -Para el republicanismo los de alguien a quien sólo le preocupaba una parte del territorio. Para que la democracia apunte en sus decisiones a la Justicia es importante que se esté de acuerdo en la comunidad de referencia, en que todos los intereses se consideren igualmente atendibles. La consecuencia es que, seguramente en contra de lo que quisiera, Zapatero está debilitando la realización de principios de Justicia, los que la izquierda siempre había defendido. García es el apellido más común en las comarcas catalanas, y la lengua mayoritaria, el castellano ¿Para las élites del socialismo, Galicia, País Vasco, Cataluña son naciones? -En Cataluña sí, pero eso es su problema, cuando no su trampa. Desde cualquier definición inteligible de nación resulta difícil sostener que son naciones. Si nos atenemos a definiciones objetivas, que apelan a la identidad, ahí están los datos: García es el apellido más común en todas las comarcas catalanas; la lengua común y mayoritaria es el castellano. Si nos atenemos a definiciones subjetivas, a la existencia de conciencia nacional, una mayoría de catalanes no cree que Cataluña sea una nación. Pero no nos engañemos, se imponen las palabras porque llevan implícitas las conclusiones. Importa calificarse como nación porque la nación, según los nacionalistas, supone soberanía. Por supuesto, es más que discutible que haya identidades compartidas y que de ahí se siga un derecho especial al autogobierno. Pero ellos siguen los pasos, como si nada: primero, -Hablando de la perversión del lenguaje- proceso de paz diálogo con terroristas... muchas de las víctimas del terrorismo no entienden que un presidente de Gobierno ande en tratos con una banda de asesinos encapuchados. ¿Es otra perversión? -La perversión del lenguaje es asombrosa, y es asombroso que se entreguen ingenuamente a ello. Esa es una derrota política, intelectual, ideológica. El diálogo requiere un reconocimiento mutuo, lo que es difícil que se dé cuando alguien dice que si no le gusta cómo va la conversación me pegará un tiro. se inventan la identidad; después, se reclama el derecho.