Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID SÁBADO 3 s 3 s 2007 ABC La cocina del restaurante El Chaflán ha sido una de las últimas creaciones de la empresa madrileña Flores Valles ABC De hogar de leña a cocina moderna Han realizado las cocinas del hotel Ritz, de los restaurantes Zalacaín y El Chaflán, del Palacio Real... Pero antes, mucho antes, también montaron los hogares de numerosas casas del Madrid del siglo XIX POR MABEL AMADO MADRID. Año 1830. En pleno barrio de Delicias, cerca de Atocha, Manuel Valles abría una pequeña fumistería. Hoy, 175 años después, la sexta generación continúa fabricando cocinas industriales y ya ha dejado su centenaria marca en hoteles como el Ritz y Meliá Castilla, en restaurantes como Zalacaín y El Chaflán, en el Palacio Real, en la Asamblea de Madrid y en importantes laboratorios como el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas y el Centro Tecnológico Repsol YPF. Hablamos de Flores Valles, una empresa madrileña que lleva a gala ser una de las industrias más antiguas que aún pervive en la ciudad. De la mano de su actual vicepresidente, José Luis Flores Anguita, recordaremos su historia. Para ello nos remontamos de nuevo al artesano de la fumistería y los fogones Manuel Valles, ya instalado en un pequeño taller de la calle Vizcaya donde construía pequeños hogares junto a sus 20 o 40 empleados. Años después, su hijo Clemente deja atrás las cocinas de leña para desarrollar las de carbón, aunque sería un nuevo vástago, nieto del fundador, Enrique Flores Valles, quien diera el primer empuje a lo que hoy es esta empresa, además de compaginar actividades políticas como concejal del Ayuntamiento de Madrid en 1931. De los nueve hijos que tuvo sólo el menor de ellos, José Luis, padre del actual vicepresidente, continuó la tradición familiar. En esa quinta generación ya eran 115 los empleados de Flores Valles y atrás quedaban las antiguas cocinas de un sólo cajón de hierro que servían tanto para calentar el agua de aseo como para cocinar. Es el momento de viajar, emplear nuevos materiales y diversificar el negocio. Y es que José Luis Flores López fue el impulsor de la utilización del acero y de la construcción de laboratorios, otra seña de identidad junto a las cocinas. Desde entonces muchas son las cocinas y laboratorios que han diseñado e instalado en toda España. Por ello, la actual generación ha alcanzado ya la cifra de 250 empleados y una facturación de 30 millones de euros desde su nuevo emplaza- Desde hace 175 años, Flores Valles desarrolla su actividad industrial en Madrid Quinta generación miento en el distrito de Fuencarral- El Pardo. ¿El secreto? José Luis Flores Anguita es categórico: la transmisión de la empresa de padres a hijos sin grandes ramificaciones familiares y la creación a la medida de las necesidades del cliente No en vano, cuando instalan una cocina en un restaurante se incluye una pla- ca con el logo y el nombre, porque se ha hecho específicamente para ese cliente. Con esta seña de identidad que les caracteriza, no es de extrañar que todos los trabajos sean especiales, bien en hoteles, restaurantes, hospitales o laboratorios. Sin embargo, Flores Anguita destacada uno en particular: el Centro Tecnológico Repsol YPF en Móstoles. Es un centro de investigación muy importante y tuvimos que seguir una línea especial marcada por los arquitectos y diseñadores americanos afirma. En estos últimos diez años Flores Valles ha dado el salto internacional, con presencia en 35 países. Sin embargo, no se plantean la deslocalización de la empresa. Continuarán en Madrid, apostando por la innovación y la mejora de la calidad. aunque, eso sí, le gustaría que al igual que en el extranjero se relaciona a España con el jabugo, el sol y el Real Madrid, también se hiciera con la creación de muebles en áreas científicas y tecnológicas Quizá ese nivel llegue con la séptima generación, Ingrid y Sandra, aunque todavía están estudiando. Su padre es directo con ellas, primero tendrán que especializarse y después que les guste y tengan capacidad. Sólo así se harán cargo de la empresa Salto internacional Frente a la modernidad, una antigua cocina de carbón ABC