Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL www. abc. es internacional SÁBADO 3- -3- -2007 ABC Escritores y editores denuncian los ataques oficiales a la libertad de expresión en Irán La Premio Nobel de la Paz, Shirin Ebadi, lidera la campaña s Carta abierta donde se critica la pena de muerte, la prisión de los disidentes y la censura MARTIN HAYAT SERVICIO ESPECIAL TEHERÁN. La décima edición de Sahme Man (Lo que la vida me ha dado) de la escritora Pari noosh Saniee, no ha obtenido el permiso de reedición por parte del Ministerio de Cultura y Guía Islámica de Irán. Una de las novelas más famosas y vendidas de la literatura moderna en el país no volverá a estar en las librerías porque las nuevas autoridades no le dan el visto bueno. Los críticos nacionales comparan esta novela con Cien Años de Soledad y en sus páginas se puede seguir la vida de una generación de iraníes que ha ido perdiendo la esperanza desde el inicio de la revolución hasta nuestros días. El caso Saniee es sólo un ejemplo de los muchos que se dan en Irán desde que el presidente Ahmadineyad alcanzara el poder en agosto de 2005. Su llegada provocó el desembarco de una serie de políticos ultraconservadores a los ministerios y su trabajo ya empieza a dejarse notar. La censura y la presión sobre los intelectuales han llegado a tal punto que en la última semana un grupo de editores y escritores del país han denunciado al Ministerio de Cultura y Guía Islámica por violar el derecho fundamental a la libertad de expresión y retirar el permiso de reedición a libros que ya lo tenían con anterioridad La Premio Nobel de la Paz de 2003, Shirin Ebadi, es la abogada de este grupo y encabeza la protesta. Para Ebadi, es necesario hablar en voz alta contra este Ministerio porque toma medidas ilegales. Un libro que ya ha sido editado en nueve ocasiones no puede ser peligroso para la población La principal crítica por parte de la abogada teheraní es que el Ministerio no argumenta la negación de los permisos y se está poniendo problemas a todo tipo de libros. Los responsables de Cultura de Irán han respondido a las acusaciones lanzadas por Ebadi asegurando que se trata de imaginaciones de la abogada. El Ministerio asegura que a cada autor que se acerca a preguntar por el permiso de edición de su libro, se le responde a tiempo y con argumentos. Por otro lado, el sindicato de escritores- -asociación ilegal integrada por autores veteranos, entre ellos los más reconocidos- -ha publicado una carta abierta para protestar por la situación actual en el país. Diferentes portales no gubernamentales de internet, como Rooz Online, publican este documento donde los escritores protestan contra la pena de muerte, los activistas políticos que permanecen en la prisión y los filtros a los que están sujetas sus web en internet. El último punto denuncia la situación en las universidades, y los escritores lamentan el cierre de los periódicos estudiantiles Contra los periódicos oficiales Un caso claro En la carta también se critica que los periódicos oficiales, como Kayhan nos amenazan directamente, nos señalan con el dedo e intentan politizar todos nuestros escritos como acciones contra el Gobierno. Por culpa de este ambiente nos pegan en las callejuelas y cada vez recibimos más amenazas Ali Ashraf Darvishian es uno de los firmantes de la carta abierta de protesta. Este escritor ha probado las cárceles del Sha y de los ayatolás, y algunos de sus libros están prohibidos en Irán. Sólo se pueden leer en alemán, francés, turco y noruego, no en farsi. En este país no hay manera de Ahmadineyad se dispone a leer un discurso de crítica a Israel, el pasado jueves en Sudán enterarse realmente de lo que ocurre porque no existe la libertad de expresión. Yo, a mi edad, ya he decidido escribir lo que me da la gana y, si no me dan el permiso de publicación, los envío al extranjero. Jatami o Ahmadineyad hacen el mismo trabajo denuncia Darvishian. La presión sobre escritores y editores también alcanza a las organizaciones no gubernamentales. Las principales asociaciones feministas llevaron a cabo durante la mañana de ayer un acto de reparto de panfletos en las montañas de Teherán, el único acto previsto para celebrar el Día Internacional de la Mujer, que se celebra el próximo jueves. El año pasado las mujeres se manifestaron, sin el permiso oficial, en el céntrico parque Dane- AFP Organizaciones feministas repartieron ayer panfletos en Teherán desafiando la prohibición oficial syoo de la capital, y la concentración acabó dispersada a palos por las fuerzas del orden. Ante el incremento de la tensión, las asociaciones han decidido no concentrarse en las calles por temor a la respuesta policial. Las protestas internas coinciden con la denuncia por parte de Amnistía Internacional (AI) dela ejecución de 177 personas en 2006 en Irán, varias de